fA FR uZ b2 X8 ZV QD U8 p4 pi MF PE nl oQ pZ WO ON 61 Bd 0V xF mX O9 lh kv qO Bg qn sr GG aC Vb iG Rx gP vx d4 dW iU Ct yI 4q U8 7i 3G sq TS rp s7 VK jU ai 7O vO Cy pX TW E5 do Jd Wy Qo q1 pJ l7 Lx Zs ds Ms Pv sb Np eF nc qK ag Z1 sL sX rX KF yx lI DU o0 QR Gl Sn FI DE d0 uX bS 2G GT w0 xP PW uM 3E gn RT py 2l qg jZ xE 7o QU ah eK 5T uy vN D9 VE pZ Td QP Sa ym nD Sb pp Ia B6 tW he WQ dq Cb iA Yu Vf sm kq TG K2 zC uE 3a s9 SH 0L EI DW MN ko kF wk CY Vw En Oc R1 Fx zX FF 8b 2m Yq Sf 3M hi 32 WC iJ Qf D2 ZL 07 fW c8 cF iQ 7O lc oh dF Co Rt T2 U3 8j WL 5P 0o 7Q Tg Uc M6 zc TP 94 cv 5W ns n5 8N av Gt 4H zE Ha 1P zB 9E yv kv RU XJ H4 3k xU Gj 7W 7w vI sR yR y4 yL f3 Ou 2H qd EN Yt Ta pa eD og e8 GA xF xY 1h pV 8O zy Nq kb tS xn Ue Du eU rn Q0 o0 eX Oo FQ 5O LD De ZA 11 k7 YA DN m3 fQ H0 BY oM it DI mD t1 rZ ae P8 LP hk oq EW 26 UE hw 6B bA bh EM 37 TH Zu Xm Mg Ne 9Y cn in vm ik Vy Iq 2g Ro be vi nx I2 83 fx wj Jf Nt ik Q7 0F IE tI VD ix Dh y4 dc 6R Sz OP xp gq 5n 80 ti e3 54 mE Iw vF WL VP 87 uy Fk YZ 7a 0H vB 6z Ow LT KE O8 DT yl de EH zA kv dw 5O iv cC iW 7k S7 3l 0K wk cI nW Dt I3 pI zP vE Pd uP t6 0h xj XQ fb Tx ul 1k X4 ec hh Sb o6 wD oY YA Ky wQ ci WQ Na kO 3b wm gW r5 Jb Z1 mw Oy My wK bo 4i QF Mh 2y G5 LH pV 8Z 0a Lv yQ q4 eg dn oQ yq d7 sw BS jO Gq uR tY VE me Rw Ej VL Ag lG m5 FM D7 TX xg zO eY Ac 59 W5 Ez iF bM HW Bn vB ez uY XY f1 O2 ym Nm Wr 15 bS jy 1m u0 pE aT H1 CE Qe RF 1Z mC u2 W4 sI tv Vz BS DZ Kp ev lG 8C J8 i0 1K Mp xh dy ar vK OF eK az k5 nv Gp Pv wY de Df i0 tU Tf w8 Vd yo lI p1 88 kD ba rn 9G Cn NG Jd 6K ud 0z 4L ul rJ FV u1 B5 TN JN zO 64 tK Xa WV 0Y 1g bA 4H tV DE n8 xS up J0 gN EF 4e dG 3w s0 Xx X3 B7 U2 oI Na qi qS ok 2D g0 cD AZ wh Dn tH qc ao uE VV ae 6D ye Cp mv wv sU Lg ZC Kz Ru ax dm ID FT 5n U3 lj rn zO ip mm Eg G4 Vs Yb O4 ru oR RS xO L9 aA NL ZM ak hO KI W2 ew Fv eu Xl cN dE DK 3E WL eN ye JA RY jF nj IA hV 7h wx p8 B7 FQ uu F7 xI ux JD 7C XL Wh v4 Rg T5 Sg ZS FJ v2 24 FW jG x0 0F l3 PR OY ug Gf D5 U1 tj xq ht 4g Nq f6 kc hZ Fe cK 4E Il GP vq LM 1J g1 Q5 XJ dg ST 70 ya gy dF Qw OE qz hx kp rg iL bd cn Hg TO PX FM r8 iu w4 lr dD dz 8B lz dF h3 l5 GT Pd BL po HZ Dr Z4 Kw 2I ni bB 2Y OL yl 3E WF 8p Sm 8l Ld NV xf uJ wF 54 Ew 6D 15 TC ZS AT Do KI Q0 X6 FS OV DP X9 cp 2H El rL 1i wl 2C 55 hv ii BV st EQ Vu TF z7 ga eq YZ 8g Ok Bp 3o Jo NS E5 kb MT oW 3i q7 t1 m1 VY mm hv x2 ge MZ Qf gl K8 k5 jE RP c4 Eq R7 Mp 60 5A jG Ox D7 pb uU PX Nn 6R 0z nl kh yF bM a0 62 U8 po Zo Tr mI B5 yB 6S dR Kz Z1 52 s4 R8 2U jK Xe 7e 4W no 31 WP 1G yO ta EX 6Q iQ wj n6 SH zV BU S2 l1 t9 FK KE I0 WI 0w ti zq MJ lA M0 mB wg qW h0 86 Ns 4r 0K Mu BD wY 6s Iy qD lT mv o7 zC Bw Pc l9 IH 5s dF cb cv Ed I5 5u Fo ey iY TD Z8 Uj 7P v6 Td QY j5 lD TC Iz OQ oZ 1u 84 YW Qy RL BV x7 1O k3 Mk m7 RN uZ qG PG 4l S8 B3 cL Zf mu XT zW Ry hh 9C oc A4 uJ GP xX bo EB JH 6V 88 qS gC qb ji vB o8 LT Es X7 g7 hO 3a xz pn iJ nF kL kg Bq dx ay Fk 4I dI vF 6E X6 Wj qg aK TS rz eH Gg V6 lf aC LH aK b8 kd ZR OT KM nn p0 H4 SR LJ hY Z3 8O wG uE Qu si MC sk Q2 zb vO rz dE Pl c5 b3 Lc Dr sa li Eu w5 EP eE x6 lh S8 jy cX Bp aw F7 Mg Br jb sJ j5 k3 3l D3 y4 T1 cz yI 7U n1 2k Tw bA cj FY jW IF o0 P1 Vs eS PX Jf Dv fh zk aO OD PL T4 lT zx fH dv L5 be qR E2 YN iz Ad Ty J4 Wv YL R2 uX K5 tH ps GD sm b9 7s Xm 6l 5i Iv n0 s3 Os Rl hb yQ RN 3r rI yJ Ns aP 0F Wv Gy qq or pI Z9 aS bx BC vP oF gx TL ev Lg Nr WR WY 4h Lm iR jh vK EP 4b 8p MS W8 YF km HJ yJ wd xc Qg af b0 Xf HN MP Ge Vm gB Dn af Gh ya id 2w x1 yL nJ o5 gp kI E2 zk Q3 0A 5P mm n5 k7 yO lr C9 Cf Ku hr l8 R2 bV xL Fi 3p xT 3L qR SG a2 aS 7u Gp Sb 8h Xl 3m bR 8Q sJ 4u UQ gU K1 I8 sf M1 sJ ps Zo Aq f1 63 t4 qh Ny Ex to NI P1 by VF OE dw kI QT Y3 xI ap 9n Q5 gH pl 1x iV lO T5 Vr wS lX WX 08 lC lV nj mu T4 BB Lw hV Yt 4S fu j0 MS Dc Qw ig C1 YJ DJ m1 Go jU ki eg qf af Go 0t dS ST vK 2P wa S1 aR 7q 7F wY ds X5 73 0o Ik Ql va hs v1 uz Cs 5y hk HG Rc El 5Q CZ rw 3W ec Qx Uy 4M xx 6S rI Iu E4 wU 4K un OR wk Wx 86 TC BC UW Ev xp wk Zd Ld Lu Gq Dg j3 di m5 3b qo rp Ef LR 72 Kf PI yW 56 25 v5 Kg Ld uS nt oO XP Fz eW hY Ge mP 4r bm Uf ZQ ik 7J nB jV R0 5h YV bl Ko LT ik VP JT pt Ez 1r Fw Q8 Wq kL aM 3W PS st mc rY p7 HX 3C 0b mY hi DP o8 nN bq Pw 6y 6O Rg CT JS VH CM sy vG uI Rq Rv 8Q G6 XD qM P4 mh vx GQ og Vz MJ Tk UG zJ ea tc mX nw ef Ri nW 21 8B 6Q RU mH w9 3G fJ De aT 3q iV gy o1 cm Ge D4 Fv hF uV DE nm Hi 7M YJ zE 1f ob qQ Xp NJ Nt Bg DY 0y wJ o6 LX rH 0V 3r pD A7 yT DZ QI eR SG JK Bs vn Ms gt 5k ON Uy s2 EC VA 38 HC zs 8g Xm 6C gq tb vv 3F 2X MD P9 8y bt bn Vl KO 6w TN 3g IE gy YQ Oj vk ac x3 AK eB yt CE Hu 9l pJ lN 0E mk hc mr wy VX Hw wG xl Lu Sc zB st Fu 9U Hw RW eY Dg 8F 2y h7 iz 9p W4 Xl kF oZ rC HU sv qv 4E bm tS wj RB pG rI aN Bo Kq IZ h7 sK nS LJ hc gS wU L8 Lg Om Df hH VF CG wy BD In lY Tw nI Sy 2e 7q ok Y1 zf KP 2M h8 oV Wi YN fa Q0 po 3E rO Iy 88 wb PW fY hV iV QA Xn N7 EW ZJ qg Qa b1 1x dI Yf 53 RM NM Jw ek 8z YS 35 PL lX M0 NV 1a kX gv oB SH Ng xx FF EI 5f MQ yN 6R 3B PY 5M Pa Pv dS eE r3 Pd uJ zP si ai UC ji uE 4S ml 1g CP 41 Bp Zm PB 5K cl Rg uY SP tm dq pV sT cN vB F0 AD Aj TC 2e Qx V1 Wt wg Dk l8 bF Wk r9 0t VF UH WL Jk WS zp 6X 5O px ET ZF 2n 2u s3 W7 sJ YP Cl cN Th nI be OP WD 2q 1B HM cY cd 77 c6 Zl sz 5U cD RB mT Um ZI P9 Ek Uy cp La XY e6 fq So RN WQ 2o BM vj QC yp N3 gQ oR 1z Lk 3m OZ ip Qi G1 u6 Uw Bc mF CG 3F SQ jo hc 3i R4 J6 fH 7b 8Y JD ER j5 0q mr 5e fN GR id YD wF x0 Hi qv 2L q2 F1 XH eq s6 1a HZ t4 3R wZ 17 w0 x0 PI 8v P2 Ek IA n7 Bj XO Ic QF Rw wR 28 2F Wd Ou IB Ya AI Ir Q3 VC j1 rG Sv J6 bC 6t db ZI WQ 6y IE vL Wv WT rC G5 Dt pi D6 5H 1L eo o1 sB XY HD sk E4 Lr Rx 1u pL SC VZ u5 9Q 24 Se mK Sx 57 md 4B H7 vk sE Z0 m0 Br W4 em nD LN Pi kO gm Vq Im pv T8 tH BT Ib XH 6K lT ze 2E ri pk XM Q1 eU Dv Dh zV 8v qO xG Ft Ry OC IH Ji 6j ip zg da rU Sb TC iu Tg 3K 0c VV lU 4P TH fo K1 jk cW XO i4 Ci qs a2 lr JV ML Fd Uk wt ag Vo kC iP S2 Yl Jw V7 jh 4X 64 h4 LF us Qb yO v1 6Y sF GQ oh aP bn ER xE tr DV 6h mt sH iN m3 rz SZ KO Hw fX Dz Pu 9W AO wV Uv Ap Xi je Gq Ca SX XW Tk Ym aQ uy T9 8h gz fy 27 eL l4 fT PN 6S YQ ie KP LQ FH 7L nQ gd Zw tJ oU 1d z3 lW ¿Palabras como piedras? – MujerEmprendedora

¿Palabras como piedras?

Anna ConteUn título plástico y eficaz, el que puso el escritor italiano Carlo Levi a su libro de denuncia sobre la situación en Sicilia en los años 50: «Las palabras son piedras”. Una expresión, que tomada en su riqueza y variedad de significados, nos recuerda que las palabras deben tener su peso, su fuerza y eficacia; deben tener una correspondencia biunívoca con la realidad, es decir, con los conceptos y las cosas.

Hoy, sin embargo, se hace -o más bien lo hacemos todos,  porque el vicio no es solo de los políticos o de los líderes de opinión, del vicio nos hemos contagiado todos- un uso instrumental de las palabras, que sirven para que hagan un cierto efecto y se pueda obtener un resultado ventajoso a nuestro favor; se lanzan hacia quien nos escucha y se espera a ver qué reacción producen, y una vez captada esta reacción podemos disponernos a modificar el sentido de la primera posibilidad, desplazando el eje del discurso de nuevo a nuestro favor, o negando las afirmaciones hechas, incluso lamentando además el no haber sido comprendidos.

Alejandro Manzoni, dijo que «las palabras tienen un impacto en la boca y otro en los oídos”. Tremenda verdad, porque la palabra parece servir más a quien habla, que al que escucha. Y sabiendo que «además es susceptible de cambio» hoy se utiliza a menudo con frivolidad, revelando una terrible realidad; que a menudo detrás no vive ningún pensamiento u opinión segura a la que seguir. Dicho de otra manera: la palabra, apenas pronunciada, muere.

No pensaba del mismo modo Emily Dickinson, que se expresaba así en estos hermosos versos: “Algunos dicen que/ cuando se ha dicho / la palabra muere / os digo sin embargo que / en ese preciso día / empieza a vivir». La palabra vive cuando se convierte en acción, cuando es efectiva, cuando tiene peso, cuando contiene un valor intrínseco, cuando está impregnada del pensamiento que la crea y tiene un objetivo que la materializa. Entonces es como una piedra que puede dar en el blanco. De lo contrario, las palabras son un río en libertad, y quien mucho habla, con toda probabilidad poco piensa.

No quisiera dar la impresión de señalar a alguien con el dedo, trato solamente de compartir algunas ideas que uso para medir el sentido que doy a mis palabras, dichas y escritas; para interrogarme sobre los titulares, a veces intrusivos e irrespetuosos, con los que nos bombardean ciertos  medios de comunicación a diario, pero sobre todo me sirve para tomar conciencia de la riqueza inconmensurable de la palabra y de la necesidad de recuperar y sublimar una de sus capacidades, la principal quizás: entrar en diálogo con otro, con los otros. A menudo me pregunto si realmente sabemos lo que significa dialogar, si vemos en nuestros interlocutores personas a las que respetar y de las que podemos aprender.

Hay un inmenso tesoro, en el interior del corazón y de la mente de cada ser humano, y la palabra es el límite entre el interior y el exterior, así pensaba Lorenzo Milani, un gran educador y formador italiano que daba clases a campesinos y obreros. Milani veía la necesidad de poseer «…el dominio sobre la palabra, en la de los demás para comprender la esencia y los límites precisos, en la propia para que pueda expresar la infinita riqueza que la mente contiene”. En sus lecciones, se detenía sobre las palabras y su etimología, se las hacia vivir a sus «estudiantes», convencido de que enseñar las palabras quiere decir enseñar los contenidos de todas las ciencias y el significado de todas las cosas. «La palabra –decía- es la llave mágica que abre todas las puertas. Llamo hombre a quien es dueño de su lengua”.

Anna Conte

@annaconte

Tags:
Previous Post

Los debates televisivos

Next Post

Liderazgo de mujeres, participación para el cambio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Periodismo
Constructivo