GeneradorES: 25 jóvenes, cinco retos

25 jóvenes han participado en GeneradorES, un programa puesto en marcha por Coca-Cola en España en el que 15 chicos y 10 chicas, que sobresalen en sus respectivos ámbitos y disciplinas, de todas partes de España y con formación y recorridos muy diversos, han convivido durante 65 horas con el fin de dialogar y debatir sobre los cinco grandes retos que afectan al futuro de España. Un grupo diverso cuyo denominador común son las ganas de repercutir positivamente en la sociedad. Entre los participantes se encuentran varias mujeres emprendedoras, quienes han destacado que el cambio climático, la política, la educación, los nuevos modelos de negocio y la igualdad e inclusión social, son, entre otros, algunos los retos de la sociedad.

Retos globales

Así, Silvia Fernández indica que “son muchos los retos de diversos ámbitos, los que deberíamos abordar. Los cinco retos escogidos son solo una representación de los tantísimos otros que, día a día, se nos cruzan en el contexto social en el cuál vivimos. Quizás, personalmente el que nos tocó como grupo, favorecer la inclusión social sin caer en la discriminación positiva, puede extrapolarse a muchos colectivos vulnerables y en riesgo, así como en la sociedad en general. Es, por esto, que, desde mi opinión, uno de los grandes retos del país es dejar atrás el paradigma del asistencialismo y la beneficencia. Debemos cambiar la concepción del tercer sector (el social) y valorarlo como se merece, tanto a los profesionales como a los usuarios. Porque un país sano socialmente y emocionalmente, necesita de una red de servicios sociales que no se base en voluntariado, además de que asegure unas condiciones laborales a estos profesionales para velar por unos recursos humanos que no caigan en el “burnout”.

Por su parte, Ana García ha afirmado que el mayor reto de los españoles hoy en día es “que no se ha regulado ni potenciado las nuevas tecnologías. El progreso continuo de los nuevos medios de comunicación, administración y nuevas formas de trabajo no está llegando a los trabajos españoles provocando un “primitivismo” en las relaciones laborales y retraso respecto a nuestros vecinos europeos”.

Asimismo, Jennifer Farah ha señalado que desde su experiencia después de haber vivido en tres países tan diferentes, “pienso que España pierde a diario a muchos jóvenes brillantes que no encuentran su lugar en el país porque no tienen las oportunidades y herramientas necesarias para potenciar su talento y crecer a nivel profesional”.

June Arrieta ha indicado que “como en todo país hay muchísimos retos, pero me gustaría recalcar dos, que aprendamos a trabajar en equipo y por un bien común, tratando de incluir a todos los sectores de la sociedad, buscando una repartición de la riqueza de forma ordenada, justa y transparente; y un acceso a la información veraz, transparente y objetiva. Una igualdad de oportunidades basada en la meritocracia. Ver en la diversidad una forma de complementarnos mejor y fomentar las múltiples inteligencias que hay en nuestra sociedad. Cada uno somos un pequeño mundo y esta diversidad es la que tiene que imponerse frente a una sociedad que muchas veces nos etiqueta bajo un mismo concepto. Fomentar una sociedad culta e informada”.

Por su parte, Virginia Huidobro, ha destacado como principal reto “el cambio de mentalidad. Los avances tecnológicos van a una velocidad que no nos permite asimilar si quiera si nos interesan algunos de ellos. En solo 50 años, España ha vivido -al igual que otros países- una evolución brutal, pasando incluso por una de las peores crisis de su historia y parece que no nos da tiempo a aprenderlo todo. Ahora el cambio climático, la política, la educación, la inclusión, los nuevos modelos de negocio nos piden un cambio social. Más involucración por parte de las nuevas generaciones, más flexibilidad y nuevas formas de hacer las cosas. Usar las nuevas herramientas para mejorar las cosas que ya tenemos. España y el consumo han cambiado, ahora buscamos experiencias antes que comprar posesiones, buscamos la “movilidad” antes que plantearnos comprar un coche, y, para todo ello, lo que debe cambiar es la mentalidad de la sociedad buscándole un sentido práctico y de uso a todas las nuevas corrientes de innovación que van llegando y se van implantando”.

GeneradorES, una oportunidad

Esta ha sido la opinión generalizada de las participantes. Así, Huidobro ha indicado que cuando le propusieron participar “no tenía muy claro cómo iba a ser y a dónde me aventuraba, pero es cierto que la posibilidad de debatir, conversar y conocer los puntos de vista y opiniones que jóvenes como yo tenían sobre estos temas de conversación que están al orden del día me parecía una oportunidad increíble.

En esta línea, Jennifer Farah ha subrayado que “GeneradorES es de esas oportunidades que solo te pasan una vez en la vida. Desde que supe sobre la iniciativa pensé que tenía que estar allí con otros 24 locos generando ideas y soluciones durante 65 horas. Soy una persona que aprovecha cada oportunidad, no me gusta dejar pasar un tren y luego arrepentirme de ello.  Supe desde el comienzo que GeneradorES sería algo grande y así ha sido”.

Por su parte, Silvia Fernández explica que lleva toda su vida laboral trabajando con personas, investigando y estudiando cómo poder mejorar los servicios y recursos que atienden a la sociedad. “Yo misma por una historia personal, emprendí un proyecto llamado Arte Paliativo, una asociación sin ánimo de lucro en la cual acompañamos día a día la dimensión emocional de personas que padecen enfermedades avanzadas a través de la expresión artística. Creo que no podía decir que no a tener la oportunidad de poder dar voz a colectivos excluidos y poder visibilizar problemáticas que, al fin y al cabo, nos preocupan a todos con más o menos intensidad. En definitiva, no podía dejar pasar la oportunidad de aprender y de aportar mi humilde experiencia, se lo debo a todas las personas usuarias con las que me he encontrado… todas ellas forman mi discurso y de algún modo, era como si estuvieran allí”.

Diversidad, la clave del programa

Y, con respecto al grupo seleccionado, Andrea Martos ha señalado que “una de las principales características de la coyuntura global de nuestros días es la incipiente intolerancia hacia lo distinto. Si algo ha hecho próspero a España históricamente, y en el presente no es una excepción, es la promoción de la sociedad diversa, la sociedad abierta. En Generadores tuvimos la oportunidad de aprender a integrar la diversidad en nuestros equipos; diversidad a todos los niveles: de perfiles educativos, de intereses, de relaciones, de ideología, de procedencia, en definitiva, de historias vitales. Y funcionó. No hay gracias suficientes al equipo que seleccionó y creyó en estos perfiles tan distintos porque han conseguido demostrar, una vez más y de cara al futuro que nos viene, que la diversidad es la mejor herramienta”.

También Jennifer Farah cree que la diversidad enriquece cualquier iniciativa y entre más diferentes sean los participantes mejor es la experiencia.  “En GeneradorES cada uno era un mundo, pero al juntarnos creamos un ecosistema único en donde nos enriquecíamos de las diferencias de los demás.  Si todos hubiéramos tenido el mismo perfil, habrían sido cuatro días aburridos sin debates profundos, en un ambiente plano.  El ambiente que creamos en la casa era perfecto, pero sobre todo muy real: energía desbordante, debates, discusiones, risas y, sobre todo, muchísimo compañerismo. Cuando un equipo estaba bloqueado alguien de otro equipo iba a ayudar e intentaba sanear las diferencias, en definitiva, esa diversidad se convirtió en el complemento perfecto del programa”.

En esta línea, June Arrieta ha señalado que “la Magia del programa no se encontraba ni en la metodología, ni en los retos, ni en el espacio si no precisamente en la diversidad de los participantes, ahí estaba la Magia. Cada cual venía de una situación personal y profesional muy diferente pero reunidos en un mismo espacio por un objetivo en común. Todas las posibles diferencias que podría haber entre nosotros desaparecen en cuento entramos por esa puerta convirtiéndonos en un grupo de jóvenes motivados a poder cambiar las cosas”.

Lorena Díaz ha señalado que la diversidad generaba “una retroalimentación constante que potenció las propuestas, el ambiente de grupo y la convivencia. Desde mi punto de vista, me he sentido totalmente en onda, disfrutando de los momentos, aprendiendo de cada uno de ellos y ellas y mostrándome tal y como soy”.

Y Sara Rodriguez también ha incidido en que “lo mejor de toda la experiencia fue, sin duda, el intercambio con mis compañeros. Creo que el punto fuerte de Coca-Cola con este programa fue precisamente la selección de un grupo tan diverso, con tanta inquietud y tantas ganas de aprender y cocrear. De esta forma, consiguieron que tuviésemos en cuenta numerosos puntos de vista y realidades a la hora de generar nuestras propuestas”.

Balance positivo

Las participantes han hecho un balance muy positivo del programa. Por un lado, Lorena Díaz ha afirmado que con GeneradorES “aprendes a gestionar ciertos aspectos de ti misma, como puede ser la frustración, ceder para avanzar, utilizar la escucha activa, tener en cuenta los puntos de vista y opiniones del grupo, entre otras cualidades”. Por otro lado, -señala “la convivencia con personas que aún no conoces, extrae rasgos de ti que desconocías, exponiéndose la necesidad de la adaptación a los cambios y tolerancia. Puede que resulte ser una oportunidad única para conocer a personas referentes, que más adelante ampliarán tu red de contactos”.

Por su parte, Marina Rico ha subrayado que “ha sido una experiencia fantástica que ha creado unos lazos muy fuertes entre nosotros. Tenemos muchas ganas de seguir luchando por iniciativas con propósito y porque se oigan nuestras voces lo más alto posible”.

Sara Rodríguez también ha hecho un balance muy positivo, “lo cierto es que ha superado mis expectativas en todos los sentidos. El despliegue logístico y las instalaciones eran espectaculares, la metodología utilizada nos ayudó a indagar a más fondo en los retos y el ambiente generado entre todos los participantes, tanto en las horas de trabajo como en nuestros ratos libres, fue muy enriquecedor”.

Asimismo, Ana Santiago ha recalcado que “al verte en situaciones de frustración salen actitudes o que desconoces o que no se manifiestan siempre. Saber gestionar esas actitudes y con gente que no conoces es un reto. También la dinámica de llegar a conclusiones y ponernos todos de acuerdo en un tiempo muy corto, la capacidad de adaptación. El escuchar ideas de otras personas que ni te habías planteado. Esto es parte de lo que nos hace crecer tanto como personas como profesionales”.

Grandes objetivos

Tras su participación en GeneradorES, las emprendedoras han consolidado sus retos y objetivos. De hecho, Ana Santiago ha comentado que después de haber conocido a gente con perfiles tan distintos, “he podido darme cuenta de muchas de las cosas que carezco que no daba importancia. Como la importancia de comunicar, no solamente el habla en público, sino el transmitir bien las ideas y conclusiones que tienes en la cabeza para que lo entienda cualquier persona”.

Por su parte, June Arrieta ha subrayado que ha “he salido con motivación extra para no soñar en pequeño. Personalmente, salgo con un extra de ganas de disfrutar, de conocer gente que me aporte y complemente, de compartir momentos, seguir tratando de vivir experiencias distintas, de aprender de otros entornos y personas. Porque así es como creces y te surgen nuevos intereses”.

Marina Rico ha perfilado como su gran reto “el conseguir que la ciudad de Madrid decida incluir diseño a la hora de construir sus políticas públicas. Trabajo como Diseñadora de Servicios y nada me gustaría más que ver crecer un Laboratorio de Innovación de la Ciudad de Madrid donde poder diseñar para el ciudadano. Traer todos esos retos que hemos estado trabajando en GeneradorES y tratar de sacar adelante soluciones que mejoren la vida de las personas”.

Finalmente, Ana García ha señalado que sus objetivos se han vuelto más grandes gracias a esta experiencia, pero ello implica mayor esfuerzo. “Voy a aplicar lo aprendido en este programa a todas las facetas aprendidas y sobre todo a mis proyectos personales para que terminen siendo tan fantásticos como lo fue el proyecto de generadores”.

María Cano Rico

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo