Nuevos modelos de compensación y retribución

VICTORIA BENLLOCH. ADECCO TRAINING

Adaptados a las necesidades de los empleados

Actualmente nos encontramos en España con un tejido empresarial diferente al de años anteriores que se mueve en entornos complejos y muy cambiantes.

Son muchos los factores que están influyendo en este cambio y diferenciación de la empresa española actual a la de los años 80-90, pero todos ellos apuntan a unas características que las hace comunes, como son:

  • Cambio del perfil del cliente en cuanto a sus intereses y prioridades, lo que se traduce en una apuesta por la constante innovación, regeneración, adaptación y profesionalización de la empresa.
  • La evolución de la digitalización, lo que conlleva tanto a la existencia de un tipo de perfil laboral concreto con sus peculiaridades, forma de trabajo y necesidades… Como a una mayor flexibilidad en el empleo: relacionado con la existencia de condiciones laborales diferentes como la posibilidad de teletrabajo, entre otras.
  • Las características y peculiaridades de los empleados actuales, con motivaciones, intereses y propósitos muy concretos. Esto se ve agravado debido a la coexistencia de distintas generaciones bajo la misma organización, con perfiles divergentes para cada una de ellas.
  • Necesidad y orientación por parte de las empresas hacia el “Talento”: contar con talento interno y propio, al que ir desarrollando y asegurar el valor diferencial necesario para ser competitivo. En este sentido es importante contar con proyectos encaminados a trabajar sobre la “marca de la empresa como empleador” y, consecuentemente, con la definición y aplicación de herramientas que aseguren cubrir el llamado ciclo del empleado en la empresa: desde el proceso de reclutamiento, selección y fidelización del empleado con medidas de formación y desarrollo y, por supuesto, de una política retributiva, de compensación adecuada y alineada.

En este contexto es clave la necesidad de aplicar un modelo de compensación y retribución alineado a la estrategia de cada empresa, una política que responda a los objetivos y plan establecido por la organización y, por supuesto, a los intereses y necesidades de los empleados que la componen respondiendo a la pirámide poblacional existente en cada caso y cubriendo tanto a nivel retributivo como emocional. Solo así se puede asegurar el éxito.

Lejos nos encontramos de las políticas de retribución y compensación generales de aplicación universal, que valen para todas las empresas, sectores o tipología de empleados, sino con modelos retributivos “a la carta” que responden a necesidades y el momento en el que la empresa se encuentre y con foco en el perfil y el empleado concreto. Con este objetivo siempre se debe iniciar el modelo de retribución preguntando a los empleados acerca de sus motivaciones, de forma periódica (mínimo anualmente) y midiendo posteriormente el nivel de satisfacción con el plan aplicado por la empresa.

Actualmente existen muchas buenas prácticas de aplicación tanto a nivel salarial como emocional que están aportando buenos resultados. Estos varían desde los más tradicionales a los más novedosos, como son:

  • Paquetes de conciliación familiar (flexibilidad horaria, teletrabajo).
  • Desarrollo de los empleados a través de planes de formación generales a nivel técnico y competencial y de planes adaptados que ayudan a los empleados a promocionar en su puesto.
  • Establecimientos de objetivos salariales vinculados a su consecución y con porcentajes correctores que incrementen el nivel salarial en cuantías importantes y que son aplicables únicamente en algunas posiciones críticas de la organización.
  • Aplicación de bonus salariales temporales aplicables únicamente en momentos y en posiciones concretas alineados con el objetivo empresarial a nivel estratégico.
  • Utilización de aplicaciones que proporcionan a los empleados ventajas a nivel salarial: petición de anticipos de nóminas, de pagas extras, descubiertos… con comisiones mínimas.
  • Formaciones a los empleados a nivel financiero para ayudar a gestionar su economía y nivel de previsión de ahorro a futuro.
  • Creación de espacios y soluciones que propician la prevención y mantenimiento de la salud: espacios para practicar ejercicio físico, fomento de la alimentación sana y descanso en los empleados…
  • Plataformas de retribución flexible, mediante las cuales el empleado puede ver en cualquier momento, a través de una app interna, todos los beneficios de los que dispone y de ellos los que están utilizando, el ahorro o beneficios de los mismos a nivel individual y la gestión de los mismos. Con este sistema el empleado tiene una mayor conciencia de las ventajas que se tienen y que le está proporcionando la empresa.

El éxito y el resultado de cada uno de ellos depende del empleado y la situación tanto personal como laboral en la que se encuentre en cada momento.

Victoria Benlloch

Directora de Consultoría y Estrategia Comercial de Adecco Training

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo