“Gran parte de lo que hacemos como coreógrafas es liderar”

Crystal Pite y Khoudira Touré son mentora y discípula en la disciplina de danza de la presente convocatoria de Rolex

 – Los Premios Rolex para Mentores y Discípulos 2018-2019 es una iniciativa filantrópica que Rolex inició en 2002 con el objetivo de unir a jóvenes talentos de todo el mundo con grandes maestros de su misma disciplina para que, durante un año, puedan colaborar creativamente, inspirarse el uno al otro y, sobre todo, aprender, crear y crecer para garantizar la transmisión del arte al más alto nivel a través de generaciones.

Crystal Pite y Khoudira Touré son mentora y discípula, respectivamente, en la disciplina de danza de esta convocatoria 2018-2019. Crystal es una coreógrafa canadiense que ha sido reconocida mundialmente gracias a la pasión con la que comunica sus ideas, emociones e historias. Su trabajo se caracteriza por su fuerte sensibilidad teatral y por el cuidado de cada detalle que hace que sus obras sean casi poéticas. Con cada coreografía, Pite trata de crear una conexión emocional con el público, algo que considera vital ya que plantea que solo así se logra enganchar al espectador. Coreógrafa en algunos de los mejores ballets del mundo, Crystal ha pisado los escenarios de la Ópera de París y el Royal Opera House en Londres, entre otros, consolidándose en 2015 como una de las figuras líder de su generación mediante la creación de Betroffenheit.

Crystal Pite ha reconocido a Mujeremprendedora que le encanta la iniciativa de Rolex. “El proyecto es muy bonito y me siento muy emocionada de que me pidieran que formara parte. Ver a todas las personas que han sido mentores a lo largo de los años y poder estar entre ellos, es muy emocionante, e incluso abrumador. Son personas increíbles”, ha indicado.

Al preguntarle qué cualidades cree que debería tener una persona para alcanzar una importante trayectoria en la danza, Crystal ha señalado que, actualmente, para alcanzar el éxito como coreógrafa es fundamental tener la capacidad de dirigir una empresa y tomar el control de una sala, inspirar a la gente y liderar. “Una gran parte de lo que hacemos como coreógrafos es liderar. Y, para ello, hay estilos muy diferentes”, ha afirmado.

Por su parte, la bailarina senegalesa Khoudia Touré es pionera en danza urbana. Touré ha logrado enriquecer la danza africana de su natal Dakar con coreografías basada en el hip-hop. Junto a su compañía de danza, Compagnie La Mer Noire, ha creado proyectos de danza africana contemporánea en los que la figura de la mujer destaca a través del baile y apoyando a la juventud en riesgo de exclusión. También, trabaja en programas como  “SUNU Street”, financiado por la Unión Europea, para proporcionar instalaciones y entrenamiento profesional a los bailarines senegaleses, y “She poems”, dirigido por la coreógrafa española Aida Colmenero Diaz, para fomentar a las coreógrafas en África.

Con respecto a la elección, Crystal ha declarado que “tener un viaje de dos años con Khoudia les permitirá trabajar con mucha más profundidad y complejidad. Rolex hizo un trabajo increíble al traerme personas maravillosas. Concretamente, Khoudia está fuera de mi ámbito habitual y es emocionante ser presentado a nuevas personas y nuevos mundos. Khoudia viene de Dakar (Senegal) y nunca he estado en África, de manera que es una oportunidad para poder conectar con una comunidad y una cultura de personas que normalmente nunca tendría la oportunidad de conocer. La forma en que está creando y produciendo su propio trabajo y las formas en que conecta con su propia comunidad son realmente inspiradoras para mí”, ha confesado Crystal.

Finalmente, ha señalado que este tiempo con Khoudia les permitirá compartir experiencias, no solo con ella, sino con los bailarines de su compañía.

María Cano Rico

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo