La evolución de los espacios de trabajo

Nuestra manera de ver el mundo laboral ha cambiado drásticamente con respecto a hace 20 años: no trabajamos sólo para ganarnos la vida y obtener un sustento económico mensual, también lo hacemos para sentirnos realizados. De hecho, cada vez son más los que deciden apostar por sus ideas y se lanzan a emprender un proyecto profesional propio y motivador. Las extensas jornadas laborales, las eternas comidas de negocios, las reuniones que duraban horas y horas… todo esto ha quedado obsoleto porque los nuevos emprendedores se han dado cuenta de que ser más productivo no implica trabajar más tiempo, sino trabajar mejor y de manera flexible. Y esta nueva filosofía del trabajo se ve reflejada también en las oficinas actuales.

Tradicionalmente, se tendía a separar los departamentos de cada empresa en cubículos diferenciados; además, los directores y altos cargos trabajaban en despachos individuales, que eran espacios cerrados y opacos. Esta distribución favorecía la jerarquía en una empresa y marcaba una clara diferenciación entre ‘jefe’ y ‘empleados’. Pero la llegada de las nuevas tecnologías al mundo laboral, la innovación y la economía colaborativa han cambiado la forma de desempeñar un trabajo, y han hecho que las oficinas sufran una transformación profunda: poco a poco se han ido eliminando las barreras interdepartamentales, favoreciendo la conexión entre diferentes profesionales de una misma empresa y el trabajo colaborativo y transversal dentro de una misma compañía.

Pero la última tendencia no sólo elimina barreras entre departamentos, sino que también busca acabar con las barreras entre empresas, lo que favorece la interacción entre profesionales y emprendedores de diferentes empresas y sectores. En este sentido, los espacios amplios, abiertos y bien iluminados están ganado protagonismo, pues generan un ecosistema de innovación y crecimiento en el que cada empleado puede aprender y colaborar para ser más productivo, al estar en contacto con sus compañeros de trabajo, además de con otras personas que pueden ayudarle a ver el mundo desde un nuevo ángulo.

¿Hacia dónde tienden los espacios de trabajo del futuro? Las líneas que separan nuestra vida personal de nuestra profesión son cada vez más difusas. Por un lado, las nuevas tecnologías permiten que trabajemos desde cualquier lugar del mundo y de forma flexible; por otro lado, los nuevos conceptos de espacios de trabajo combinan la actividad laboral con la posibilidad de realizar actividades de ocio o deporte, como la posibilidad de ir a la peluquería o de dar una clase de yoga. Por tanto, en un futuro muy cercano buscaremos lugares abiertos en los que podamos trabajar sin un puesto fijo, con horarios flexibles y rodeados de una comunidad de profesionales que nos inspiren para dar lo mejor de nosotros mismos.

Pero lo más importante es que este tipo de espacios nos permitirán combinar nuestra carrera profesional con actividades de ocio y con el cuidado de nuestra familia. Por tanto, es posible que estemos cada vez más cerca de lograr una conciliación familiar y laboral plena gracias a la evolución de los espacios de trabajo.

Philippe Jiménez

Country Manager de Spaces en España

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo