Elena Pisonero, HISPASAT

“Es una reflexión y un análisis estar observando la realidad siempre en un enfoque muy abierto para conseguir transformar el entorno”

“Una mujer inquieta, que intenta canalizar esa inquietud en hechos que aporten algo a los demás, en resolver los retos que nos afectan a todos”. Así es Elena Pisonero, presidenta del gestor de satélites Hispasat desde 2012, además de consejera de Hisdesat y de Bruegel, consejera independiente del Grupo PRISA, presidenta del Consejo Asesor de la consultora estratégica digital RocaSalvatella, directora del Proyecto para la Empresa Mediana del Círculo de Empresarios y miembro del Consejo Científico del Real Instituto Elcano.

Al hablar de su juventud, Pisonero comenta que una de sus pasiones desde muy joven fue estudiar económicas. “Me Hispasat_ElenaPisonero_04_06_14encanta la economía como una disciplina o como una manera de ver la realidad que intenta sacar el máximo jugo a los recursos que son escasos, teniendo en cuenta que el principal recurso que tenemos son las personas”, revela. Con esa referencia profesional confiesa que ha intentado ir combinando a lo largo de su carrera profesional actividades que le alimentaran en el análisis (a través de diferentes Think Tank). “Es una reflexión y un análisis estar observando la realidad siempre en un enfoque muy abierto para conseguir transformar el entorno en el que nos movemos”, explica. De hecho, ha indicado que eso es lo que le llevó en un momento de su vida a la práctica política “siempre desde el ángulo de la acción, en puestos de responsabilidad en el Gobierno Español y en el extranjero”. Y es que, entre los diversos puestos que ha ocupado, se encuentra el de embajadora de España en la OCDE, un organismo que describe como “un foro de reflexión para la acción del máximo nivel”.

Pisonero también ha estado en empresas privadas de corte multinacional con un enfoque internacional, empezando por Siemens pero pasando por firmas globales también como KPMG. Y, desde hace cinco años, es la presidenta de Hispasat, una compañía que inicialmente era pública y, por lo tanto, indica: “cuadra mucho con mi carrera personal de combinar elementos de iniciativa pública con una gestión privada en un ámbito internacional”, ya que, como concreta, “esas son las claves que han ido formando mi vida”.

Un proyecto en transformación

En este punto, Pisonero ha aclarado que Hispasat es “un proyecto en transformación. Los primeros 25 años se consolidó como una infraestructura estratégica del máximo nivel, y la filosofía que estamos transformando es el ser capaces de adaptarnos a unos tiempos que son muy diferentes a los que existían en el origen y que nos llevan a no ser una infraestructura sin más que está en el espacio y que otros utilizan, sino a ser capaces de vislumbrar cómo podemos ofrecer un mejor servicio a las personas al ofrecerles la capacidad o el acceso a la red, a la conectividad y, a través de eso, al mundo digital”.

En este sentido, ha indicado que la filosofía fundamental de Hispasat es la de estar cerca de las personas para facilitar esa red que resuelva sus problemas reales y que les permita estar en conexión con los demás. “Ese es el gran reto que ocupa a muchas empresas, ser capaces de innovar y de ofrecer mejores servicios estando con los que al final lo utilizan y no esperar a que utilicen nuestra infraestructura”, comenta.

Como presidenta de Hispasat, Pisonero vela cada día porque se tomen adecuadamente las decisiones que afectan a la compañía y, sobre todo, en su futuro. “Desde el Consejo de Administración y desde la presidencia en particular, en una compañía como Hispasat, es muy importante el ir informando y conformando un acuerdo sobre lo que debe ser la Hispasat en los próximos años y cómo somos capaces de ir tomando las decisiones concretas en el día a día, acompañando al equipo ejecutivo, velando porque las cosas se cumplan adecuadamente e informando y alimentando los debates para construir la empresa del futuro”, ha declarado.

El sector

DSC01910Con respecto a la situación de España, Pisonero opina que se está haciendo un esfuerzo muy grande por tener las mejores infraestructuras, en general, y las de telecomunicaciones, en particular. “Nuestro país ha hecho una apuesta muy fuerte que han liderado grandes operadoras -en concreto Telefónica en España- que han optado por la fibra óptica. La fibra óptica es sin duda, de las tecnologías actuales, la que puede ofrecer una mayor calidad y versatilidad, pero es verdad que no puede llegar al conjunto del territorio español. Tenemos que buscar redes complementarias y España está haciendo esa apuesta por estar entre los primeros dentro de Europa en ofrecer la mejor conectividad. Los satélites juegan un papel fundamental para cubrir toda esa red en la que los españoles tengan un acceso a una conectividad de calidad”, ha especificado.

Además, ha recalcado que en España somos punteros en ese acceso a las mejores infraestructuras. “La asignatura pendiente de las empresas es el ser capaces de construir sobre esas infraestructuras los mejores desarrollos que también nos hagan liderar en esta nueva economía que estamos conformando, la economía digital”, apostilla.

Propósitos

Con respecto a sus objetivos, Pisonero ha comentado que, a corto plazo, intenta poner en su agenda aquellos proyectos que quiere que acaben ocurriendo en el medio/largo plazo. “Tengo proyectos de largo recorrido que van desde mis sueños más íntimos (que espero que los puedan ver en breve) a los proyectos profesionales que están sobre la mesa y en los que estoy trabajando. Llevo ya cinco años en Hispasat y el compromiso es plantear cómo queremos que sea en los próximos años”, confiesa.

Por otra parte, ha indicado que también hay un proyecto que le apasiona y en el que lleva ya invirtiendo más de tres años: lanzar un grupo digital que intente ayudar a las empresas a transitar en un mundo en transformación y cambio, “utilizando las herramientas que nos ofrece el mundo digital, que es una manera de comportarnos y de evolucionar”. Por otra parte, también ha concretado que, como consejera en PRISA, está en medio de una gran transformación como son los medios de comunicación y la educación. “Son parte también de mis inquietudes”, afirma.

Pisonero también es la directora del Proyecto para la empresa mediana del Círculo de Empresarios, desde donde proponen que es muy importante tener una actitud emprendedora para la mediana empresa, pero es preciso que ese emprendimiento se canalice a través de proyectos, de empresas con ambición. “Eso requiere una dimensión que no es la que tenemos habitualmente”, explica. “Valorando cuál es el emprendimiento en general, yo diría que hay ganas, y es verdad que tenemos pequeñas empresas de emprendedores -y en España hay muchas porque tenemos esa inquietud-, pero tenemos un déficit a la hora de transformarlo en un proyecto profesional con cierta dimensión, y que sea articulado (que son los únicos proyectos que tienen claras probabilidades de éxito)”, concreta.

Respecto al caso concreto de las mujeres, opina que se tiene que hacer el mismo proceso que el conjunto. “Puede haber -y las hay- iniciativas estupendas de mujeres individuales, pero creo que adolece del mismo problema que los demás, y es esa necesidad de organizarse, de funcionar más en red organizando proyectos de mayor envergadura”, afirma. “Valoraría el emprendimiento como algo claramente positivo y las mujeres tenemos mucho que ofrecer y animaría a que hubiera más, pero que tuviéramos la ambición de poder transformar las cosas, y eso requiere hacer las cosas en equipo y en compañía. No nos planteemos ser lideresas en solitario, eso no funciona”, ha proseguido.

Finalmente, Pisonero ha comentado que para desconectar del intenso ritmo de su vida profesional, trabaja ocupándose de otro tipo de actividades. “Todos los proyectos que tengo sobre la mesa están ahí y se van construyendo y transformando, no hay una desconexión total, pero sí que soy capaz de dejarlo en una parte de atrás de mi cerebro para que vaya evolucionando y dedicarme a otro tipo de actividades que me reporten y me enriquezcan”, revela, “como estar en una buena compañía, pasear, la música, el campo, la fotografía… En general, hacer otro tipo de actividades que le permitan bajar el ritmo de pensamiento en los proyectos cotidianos de trabajo”.

María Cano Rico

Tags:
0 shares
Periodismo
Constructivo