UGT Andalucía contra los paraísos fiscales y contra todo tipo de economía sumergida

El 3 de abril se celebra la Jornada Mundial de Acción contra los Paraísos Fiscales. Sin duda, no son más que la punta del iceberg de todo un entramado de economía sumergida que supone una lacra inasumible para cualquier tipo de economía moderna y, más especialmente, para toda aquella que intente construirse bajo los pilares básicos de la justicia social.

carmen-Castilla-1-2Podemos entender por economía sumergida el conjunto de actividades económicas que permanecen ocultas. Desgraciadamente, el término “oculto” es bastante ambiguo e incluiría a todas aquellas actividades que permanecen fuera del control estadístico, fiscal, laboral e incluso legal.

Son varias las causas motivadoras que explican la existencia de estos paraísos fiscales: la complejidad del sistema impositivo, el bajo riesgo de detección, la escasa eficiencia en la aplicación de las regulaciones, la débil moralidad de los más pudientes frente al fraude, el deseo de ahorro de costes, la voluntad de incremento de los beneficios, la facilidad de ocultación, la debilidad de las sanciones e incluso la permisibilidad y la aceptación social.

Estos paraísos fiscales introducen unos niveles de desigualdad y de injusticia social al conjunto de la economía que hacen poner en jaque cualquier intento de redistribución de la riqueza y de mejora en la calidad y el grado de cobertura de las principales políticas básicas para el Estado del Bienestar.

Los paraísos fiscales favorecen la competencia desleal, disminuyen los ingresos públicos, retroalimentan el propio proceso de ocultación de bienes, dificulta la redistribución de la renta e implica el diseño erróneo de muchas de las más importantes políticas públicas.

Aunque cualquier intento de medir la economía sumergida no puede ser más que una estimación, las más fiables suelen cifrar la misma, para el conjunto de la economía española, en un valor entre el 20 y el 25% del PIB estatal.

Este dato tristemente situaría a España en las posiciones más destacadas del conjunto de la OCDE, únicamente superada por Grecia e Italia (entre un 25 y un 30% de sus respectivos PIBs).

Por el contrario de lo que desde muchos sectores se intenta hacer creer, las estimaciones de economía sumergida para Andalucía, aunque levemente, nos sitúan por debajo de la media estatal, con valores que, en ninguno de los casos, alcanzarían el 22% de nuestra producción y, por ello, muy lejos de regiones como Extremadura, Asturias o las dos Castillas (35-40%).

Es imperante llevar a cabo un importante esfuerzo en la lucha contra el fraude fiscal, especialmente en momentos de dificultades económicas y presupuestarias como en los que estamos inmersos.

Para ello, tenemos que poner en marcha toda una estrategia integral mucho más eficaz, moderna y especializada que las prácticas puntuales que en la actualidad se llevan a cabo.

Es el momento de poner en marcha nuevas formas de lucha contra la economía sumergida, dotándola de una serie de instrumentos y procedimientos eficaces que erradiquen, por completo, la misma y haciendo que las AA. PP. dediquen a este apartado cuantos recursos, financieros y humanos, sean necesarios.

La celebración de esta Jornada Mundial contra los Paraísos Fiscales no es más que una forma de hacer ver, al conjunto de la sociedad, las graves consecuencias que los mismos tienen para toda la sociedad por lo que, una vez más, animamos a participar activamente en la misma.

Carmen Castilla

Secretaria General de UGT-A

@mc_castilla

 

Tags:
0 shares
Periodismo
Constructivo