“La igualdad supone la participación de ambos, hombres y mujeres, en todos los aspectos y niveles de la compañía”

Una persona comprometida, apasionada y con constantes ganas de aprender e innovar. Así es Ana Valdivielso, directora de Recursos Humanos de GSK España, compañía cuya misión es “mejorar la calidad de vida de las personas para que puedan hacer más, sentirse mejor y vivir más tiempo”.

Licenciada en Administración de Empresas y Máster en Relaciones Laborales, Valdivielso se incorporó a GSK en 2008 y desde entonces ha ocupado diferentes posiciones de responsabilidad en el área de RR.HH., hasta su anterior posición de HR Generalist Head donde tuvo la oportunidad de trabajar estrechamente con todas las áreas del negocio y muy especialmente con el área comercial. Todo ello ha hecho que Ana tenga un gran conocimiento del negocio de forma global y su aportación a proyectos llevados a cabo, tales como Talent Development, Cultural Engagement o Change Management, haya sido muy importante para el desarrollo de la organización.

Como directora de RR.HH dirige los Recursos Humanos de GSK en España que incluyen los dos centros de producción, en Aranda de Duero y Alcalá de Henares, los dos centros de I+D en Tres Cantos, la División de Consumer Health Care y la División de Pharma.

Valdivieso ha explicado que GSK lleva tiempo trabajando en el terreno de la innovación responsable, no solo en procesos de producción e investigación, sino también en la gestión de equipos para fomentar la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres.

Además, Ana ha señalado que GSK tiene una cultura corporativa caracterizada por creer en las personas, sin tener en cuenta el género, quienes, en su diversidad, son el motor de una empresa. Para ella, los equipos en los que existe diversidad, en el amplio sentido del término, y equilibrio entre hombres y mujeres, son más competitivos y completos en su ejecución. Además, la compañía es pionera en este sentido ya que es la primera empresa farmacéutica que cuenta con una mujer como CEO mundial, Emma Walmsley, quien ostenta desde abril de 2017 la presidencia de GSK.

En GSK España, el 46% de los directivos o mandos intermedios son mujeres

Valdivieso ha señalado que la situación de GSK diferencia a la compañía del contexto actual del mercado farmacéutico. “Podemos decir con orgullo que en una plantilla de 2.000 empleados, la presencia de hombres y mujeres se muestra muy equilibrada en todas las categorías profesionales, ya que más de un 53% de los empleados son mujeres y un 46% de los puestos directivos o mandos intermedios están cubiertos por ellas”.

Además, ha recalcado que “el buen hacer de la compañía en este ámbito nos ha servido el reconocimiento por parte del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad con el Distintivo Igualdad en la Empresa, desde el año 2011, renovado en 2015 por otros tres años”.

Una apuesta por el talento femenino

Para GSK, “el cuidado de nuestros empleados es fundamental, así como su desarrollo profesional. En línea con nuestra constante por crear, atraer y mantener el talento, apostamos por el talento femenino y mantenemos un compromiso con la incorporación de las mujeres a todas las categorías profesionales, especialmente a los puestos de responsabilidad, donde tradicionalmente las cuotas femeninas han sido muy bajas”, señala Ana.

De hecho, en GSK se cree que la presencia equilibrada de mujeres y hombres en la empresa no implica únicamente alcanzar un número paritario en puestos de responsabilidad, sino también fomentar la presencia femenina en cargos o profesiones que tradicionalmente han sido ocupados por hombres. “Es conveniente aclarar que el hecho de que una compañía tenga un alto porcentaje de mujeres entre sus empleados no implica que se haya alcanzado la paridad. La igualdad de oportunidades supone la participación de ambos, hombres y mujeres, en todos los aspectos y niveles de la compañía”, destaca Valdivieso.

Así, por ejemplo, “en los equipos comerciales, posición tradicionalmente masculina, se ha logrado revertir la cifra pasando del 34% de mujeres como delegadas comerciales en 2007, al 47% en 2016. De una forma similar, está el caso de la Dirección de Fábrica, tradicionalmente ostentada por profesionales masculinos, pero que en la planta de producción de GSK en Alcalá de Henares (Madrid) lo ocupa una mujer desde hace muchos años, o incluso en las posiciones en la cadena de producción, en las que se ha promovido la inclusión femenina a través de un programa específico en la planta de Aranda de Duero (Burgos) que tiene como objetivo acercar el mundo de la mecánica y el mantenimiento industrial a las mujeres. Se trata del certificado de Planificación, Gestión y Realización del mantenimiento y supervisión del montaje de maquinaria, equipo industrial y líneas automatizadas de producción” detalla Valdivieso.

Pero, en palabras de la directora de Recursos Humanos: “a pesar de que compañías como la nuestra apuestan firmemente por la igualdad en el ámbito laboral, la realidad de nuestro mercado es que existe un desequilibrio, especialmente en los puestos de responsabilidad, donde se mantiene una presencia mayoritaria de hombres”.

Redes de cooperación

Finalmente, Valdivieso ha concluido indicando que el éxito de GSK se encuentra en las personas que forman parte de la compañía y en el valor que ellas aportan en el día a día a la empresa. “Por nuestra parte, consideramos fundamental el impulso de proyectos que fomenten el liderazgo de las mujeres en el ámbito empresarial y la colaboración entre ellas a un nivel intersectorial y transversal, tejiendo redes de cooperación que nos conduzcan hacia una sociedad más igualitaria a todos los niveles”.

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo