Superalimentos en el pan, la mejor manera de tomarlos a diario

Si los encontramos en un producto que tomamos varias veces al día no hay ninguna excusa

Para conseguir todo los beneficios que prometen los superalimentos es imprescindible consumirlos con frecuencia, es decir, incorporarlos a nuestra dieta diaria de modo que los tomemos sin apenas darnos cuenta. En algunos casos puede parecer fácil, pero en otros se llega a convertir en un auténtico reto porque cocinar algún día con remolacha o incluir algunas nueces o unos arándanos en la ensalada está bien, pero pasado un tiempo te llegan a aburrir. Sin embargo, hemos encontrado la solución perfecta: panes con cúrcuma, arándanos, nueces, remolacha o semillas de girasol y calabaza.

A cualquier hora del día

El pan forma parte de nuestra alimentación, de nuestra forma de vida y de nuestra dieta mediterránea y aunque a veces no le damos la importancia que merece, si nos fijamos bien, la mayoría tomamos pan al menos tres veces al día. Si ese pan contiene ingredientes tan recomendables como algunos de los superalimentos que antes mencionábamos, lograremos beneficios físicos y nutricionales en un solo paso. Para conocer un poco más a fondo cuáles son esos panes y donde encontrarlos, hemos hablado con Moncho López de las panaderías artesanas Levaduramadre Natural Bakery, quien ha creado algunas barras y hogazas tan interesantes como la de espelta y remolacha, la de pasas y nueces, la de maíz y cúrcuma, el pavé de arándanos o las deluxe con pipas de girasol y calabaza.

El pavé de arándanos, una hogaza elaborada con harina de trigo y masa madre a la que se añaden arándanos hidratados, ayuda a neutralizar los radicales libres de nuestro organismo y reducir la inflamación. De hecho, se han asociado los compuestos bioactivos de los arándanos con múltiples efectos protectores para nuestra salud, como la prevención del cáncer o la reducción de enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas. El pan de maíz y cúrcuma, por su parte, está elaborado con harina de maíz, harina de espelta y cúrcuma. “Es un pan que sienta muy bien al organismo y es precisamente ese el motivo por el cual preferimos mezclar el maíz con espelta en lugar de con trigo, buscando potenciar esa facilidad en la digestión y le añadimos un toque de cúrcuma, una especia muy adecuada también en este sentido” – nos explica Moncho.

La barra deluxe de espelta y remolacha “está preparada con harina de espelta integral, con una masa madre de espelta a la que le incorporamos un poco de remolacha, lo que le aporta algunos matices interesantes, además de ser una buena fuente de hierro, ácido fólico y vitamina C” – asegura Moncho. El consumo de frutos secos, en especial nueces, se recomienda en casi cualquier tipo de dieta ya que ayudan a reducir el colesterol e hipertensión, previenen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares,  son unos estupendos antioxidantes, nos aportan vitaminas muy beneficiosas para la piel y por su gran poder saciante, son muy buenas para prevenir y tratar la obesidad. ¿Se les puede pedir más? Pues sí, porque la hogaza de pasas y nueces elaborada con harina de trigo, masa madre, vino tinto pasas y nueces, está además riquísima y es ideal para acompañar quesos y patés o incluso para tomar sola como tostada de desayuno.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo