“Mi objetivo es lograr el pleno desarrollo internacional de la agencia”

Kirsten Haack, Head of Business de la agencia creativa independiente &Rosàs, acaba de llegar de un rodaje publicitario de 10 días en Oriente Medio y está a punto de salir para Londres para defender la propuesta de su agencia de publicidad en un concurso internacional.

Con este ritmo se entiende que la movilidad no es algo nuevo para ella. Nacida en Taiwan -de padres argentino-danés, él, y británico-sudafricana, ella-, su familia se mudaba constantemente con lo que la Head of Business de la agencia creativa independiente ha vivido en ciudades como Buenos Aires, Caracas, Boston o Londres.

Kirsten se licenció en Literatura Inglesa y Ciencias Políticas en la Northesatern University de Boston con un EMBA de IESE. Su intención era dedicarse “al periodismo de guerra o trabajar para Naciones Unidas”, pero su primera experiencia profesional fue en Nueva York, en el departamento de comunicación de la NBA.

¿Qué le hizo pasar de querer ser corresponsal de guerra a trabajar en la NBA?

No es tan extraño si eliminamos el concepto “guerra” y si tenemos en cuenta que en la NBA se combinan dos de mis pasiones, la comunicación en un sentido amplio y el deporte. Fue entre 2000 y 2003. Conocer el deporte de élite fue una experiencia profesional única. Veía ahí mi futuro… hasta que llegaron los atentados del 11S.

¿Vivió los atentados 11S?

Estaba en la Zona Cero. Fue un impacto muy duro para los que por entonces vivíamos en Nueva York. Un trauma, nos convirtió en vulnerables. Mucha gente se mudó, otros dejamos la ciudad. Pasado poco más de un año de los atentados yo decidí cambiar y me fui a impulsar unos viñedos al sur de Francia. Estuve un año porque el campo, pese a que el vino es otra de mis pasiones, no satisfacía todas mis inquietudes.

¿Cuándo empezó a trabajar en el ámbito de la publicidad?

Cuando llegué a Barcelona en 2004. Estuve trabajando tres años en una agencia internacional hasta que el deporte de élite profesional se cruzó de nuevo en mi camino y me convertí en la Directora de Comunicación de la Euroliga de Baloncesto, cuya sede está en Barcelona, cargo en el que estuve seis años, hasta 2012.

¿Qué experiencia o bagaje le ha supuesto esa internacionalidad personal y profesional?

Yo creo que me ha dado dos capacidades.  La primera es que puedo conectar de forma rápida con profesionales y empresas de todo el mundo, soy más empática con lo que nos piden en sus proyectos, cultural y lingüísticamente mas cercana. Y la segunda tiene que ver con las oportunidades profesionales que se generan cuando tu mercado es el mundo. El bagaje internacional me permite, y le permite a nuestra agencia, dar servicios en cualquier región, más aún con la facilidad de conexión que ofrece la  tecnología. Eso me hace ser más optimista. No hay límites.

¿Cómo se describe?

Soy una casco azul… pero me describiría como muy ambiciosa, no en el sentido de adquirir bienes, sino en el de tener una mayor cuota de felicidad y no tener miedo a proyectos que te hagan crecer, que sean motivadores. Aunque sepas que haya veces que te frustre. Para mi eso es ambición. Veo mi rol en aquí es poder traer proyectos que no hubiesen entrado si no por mi experiencia o insistencia. Por ejemplo dirigir durante 10 días un equipo de grabación por Oriente Medio, en algo que ha sido más un safari que un rodaje, eso es ambición para mi y para todos los que hemos estado involucrados en algo extraordinario, en el sentido estricto de la palabra, algo fuera de lo normal.

¿Sin embargo habrá encontrado alguna traba?

Sí claro, no ha sido fácil. Me ha costado porque, por ejemplo, el concepto de emprendedor aquí es diferente. En Estado Unidos, puede sonar tópico, pero es cierto que un fracaso es en realidad un éxito y mayor experiencia para el próximo proyecto, aquí es diferente. Aquí se entierra a los que fracasan, es un vergüenza y un cataclismo. Cuando tenía menos experiencia y estaba en procesos de admisión la gente no sabía interpretar mi currículum.

¿A qué se refiere?

Algunas entrevistas eran cómicas. Me preguntaban cómo una licenciada en Literatura Inglesa y Ciencias Políticas, con un posgrado en estudios afroamericanos, y que había trabajado en la NBA, quería entrar en publicidad. Yo ahora cuando estoy entrevistando a posibles candidatos para la agencia, siempre intento usar el currículo como una base de conversación sobre las capacidades blandas o duras que te da la experiencia vital y profesional. Creo que experiencias alternativas siempre te puede dar un punto de vista más fresco sobre una problemática. Es importante ver e interpretar capacidades que son transversales a cualquier sector.

¿Qué experiencias laborales destacaría?

Euroliga y &Rosàs, dónde llevo siete años, son los dos proyectos en los que más he podido aplicar todas mis potencialidades. Aquí como Head of Business soy el vínculo entre el cliente internacional y el equipo nacional aportando conocimiento sobre los touchpoints culturales y generando la confianza del cliente en la gestión de cada campaña. Soy el puente entre estrategia, creatividad y cliente internacional. Nos han nombrado “best place to work” tres años consecutivamente. Y en parte es porque hay una gestión que permite que la gente pueda desarrollarse -y cometer errores si es necesario.

¿Podría hablarnos de sus clientes?

&Rosàs mantiene una media del 50% del margen bruto procedente de proyectos internacionales. Lo que es un gran dato a pesar de no formar parte de ningún Network Internacional. Somos una agencia creativa independiente. Te puedo citar como clientes nacionales e internacionales Decathlon, Seagram´s, Obra Social La Caixa, Carbonell, Bertolli, Bwin, SEAT, El Almendro, Edreams, Samson &Surrey. En total gestionamos campañas para unos 16 clientes.

¿Qué objetivos se marca como Head Business de &Rosàs a medio y largo plazo?

No me voy tan lejos, yo creo que siempre hay que tener un ojo delante del pie y el otro en el camino.  Hay datos de &Rosàs que motivan mucho, como por ejemplo, no hemos perdido ni un solo cliente desde nuestra fundación en 2003 por servicio, creatividad o estrategia en un mercado donde la rotación media de cliente se sitúa sobre los cinco años de media. Mi objetivo es establecer el marco para que la agencia pueda ser una referencia no solamente en su mercado natural -España- sino que también sea un atractivo para talento internacional. Ese sería uno de mis objetivos más allá de puramente atraer clientes (que siempre…). Yo me creo que la agencia puede ser ese referente y quiero que mi equipo también lo haga. Y es verdad, cuando visitamos a clientes de fuera y ven nuestro book de trabajo, se quedan sorprendidos y alucinan por su altísima calidad.

¿Cómo piensan hacerlo?

A partir de cuatro elementos. El primero es la calidad de nuestro talento y el retorno real que nuestro trabajo supone para los clientes. En segundo lugar nuestra operatividad y agilidad, somos muchos más eficientes y ágiles que los grandes grupos. En tercer lugar, lo que nos ha llevado hasta aquí que es no haber renunciado a nuestros principios y forma de entender este oficio que pasa por portar valor tangible a las marcas desde la transparencia y honestidad. Y, por último, nuestra competitividad en la relación calidad precio.

Cambiando de tema, ¿ser mujer ha complicado su trabajo en sus cargos ejecutivos?

A veces me cuesta contenerme cuando veo, oigo y siento ciertas cosas. Estoy agradecida de que ahora salgan a la luz muchas reivindicaciones de la mujer que comparto totalmente y quiero formar parte de ese cambio, que creo que va a requerir generaciones. Personalmente he tenido momentos, sobretodo en Europa, donde ser mujer me ha penalizado personal y profesionalmente de manera fulminante. Lo triste es que seguimos en un momento que el debate no es solamente si hay suficientes mujeres en puestos de dirección -que por supuesto no las hay- pero que partimos de una base que sigue fomentando una cierta actitud hacia la mujer.

En EE. UU., cualquier atisbo de machismo o sexismo, se liquidaba de forma inmediata. Los protocolos de actuación están más establecidos. Lamento no poder decir lo mismo de mi experiencia en Europa, cuando ocurre te ves, como mínimo, desarmada. Los departamentos de RR. HH. no lo contemplan, al menos en algunas de las empresas en las que he trabajado y la respuesta “no será para tanto” a veces era la única explicación que te daban.

Por último, ha ganado torneos internacionales de San Shou, deporte nacional militar chino… ¿Qué le ha aportado para su actividad profesional?

En una mezcla entre kick boxing y lucha libre, lo practiqué en Boston y Nueva York, y ahora boxeo que es mi deporte favorito. Entrar en un cuadrilátero ha sido una de las mejores experiencias de mi vida.  Me ha enseñado a ser paciente, a ganar por puntos  y que no debería tener miedo al dolor. Relativizar el miedo, sea a dolor, o algo menos concreto y ver un poco más allá te cambia. En el boxeo, por ejemplo, el gran miedo es el dolor, y si tienes miedo al dolor te paralizas y pues te pegan. Si aprendes a entender esto, y entender a como gestionar tu miedo en tu vida cotidiana (sea profesional o personal) te moviliza y te conviertes en una persona valiente.

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo