Eva Serrano ASEME 8 marzo 2019

Eva Serrano. ASEME. Empresarias de Madrid

“No se trata de una lucha de géneros o de roles, sino de la responsabilidad compartida, de la igualdad de oportunidades”

Como solemos reivindicar en la Asociación Española de Mujeres Empresarias de Madrid (ASEME), todos los días son importantes y necesarios para visibilizar el trabajo de las mujeres en general, y de las empresarias en particular. Celebramos por todas las mujeres trabajadoras, sin distinción:  empresarias, autónomas, directivas, mandos intermedios y trabajadoras. También deberíamos incluir a las amas de casa y cuidadoras de personas dependientes, que, aunque no reciben remuneración en el ámbito familiar, también trabajan y, sin cuya dedicación, la economía no podría desarrollarse. En situaciones de desamparo, solo la voluntariosa dedicación de los cuidadores (y la gran mayoría son mujeres), hace posible que otros miembros de la familia “salgan” a producir. Las empresarias somos muy conscientes de ello y tenemos mucho que agradecer a ese rol puesto que, sin esas personas que han cuidado de nuestros hogares y de nuestros hijos o padres mayores, es muy posible que no hubiéramos podido desarrollar nuestras empresas.

Pero, sobre todo, el 8 de marzo es un día especial porque es la jornada en la que tenemos que estar unidos (hombres y mujeres) por una igualdad real. En ASEME creemos que ese momento no será posible si no vivimos “de verdad” la corresponsabilidad. Y no se trata de una lucha de géneros o de roles, sino de la responsabilidad compartida, de la igualdad de oportunidades.

Convocamos a todas las empresarias de la Comunidad de Madrid a un evento institucional e inclusivo en la sede de CEIM a las 10.00 horas de la mañana del día 8, en el que hablaremos de forma positiva de lo que supone la plena incorporación de la mujer al mercado laboral, tanto para la mejora de la economía de un país como para su desarrollo social. Elegir como escenario de dicho acto la sede de CEIM, la casa de los empresarios de Madrid, también ejemplifica el compromiso que los empresarios (hombres) asumen en materia de igualdad. Es imposible lograrla si no trabajamos unidos. Es un llamamiento a los empresarios y empresarias y a su capacidad para cambiar las cosas, desde las decisiones que pueden tomar en sus propias empresas con respecto a las condiciones del empleo de sus trabajadores.

Por último, tenemos tres importantes llamamientos a toda la sociedad: los empresarios podemos hacer mucho, y estamos, cada uno en sus posibilidades, haciendo mucho por la igualdad, pero no podemos olvidar que la igualdad real solo llegará con la corresponsabilidad y que eso es una tarea en casa. Las empresas no pueden ser las únicas que soporten los costes de las medidas de conciliación, por ejemplo. En segundo lugar, no queremos que se instrumentalice la causa de la igualdad por ningún grupo político, porque esta no es una cuestión de ideologías o colores partidistas, sino de justicia y derechos universales. Y, en tercer lugar, a la igualdad real no se llega con el enfrentamiento, sino con la comprensión y el diálogo. No se logrará la igualdad sin la otra mitad de la población. Tenemos que trabajar hombres y mujeres comprometidos por la igualdad.

Las tendencias son muy positivas, aunque va todo más lento de lo que nos gustaría. Pero hay cifras esperanzadoras e irrebatibles: el último informe GEM pone de manifiesto la considerable reducción de la brecha salarial gracias al emprendimiento femenino. Es decir, que la brecha salarial disminuye en la medida de que las mujeres crean sus propias empresas.

La segunda cifra positiva es que se ha igualado el emprendimiento. De las nuevas empresas que se crean cada año, ya un 49% son de mujeres y un 51% de hombres. Pero la cifra más esperanzadora para el cambio es que de cada 100 empresas que las mujeres crean cada año, después de cinco años se mantienen 90, mientras que, de 100 empresas creadas por hombres, solo un 75% llegan a cumplir los cinco años.

La tercera cifra positiva es que en España podemos estar muy orgullosos, ya que estamos dos puntos por encima de la media europea en emprendimiento femenino. Esto, unido a las cifras de consolidación antes mencionadas, nos deja entrever un futuro muy esperanzador.

Al haber igualdad en el emprendimiento, pero mayores ratios de continuidad en las empresas lideradas por mujeres, supondrá que, dentro de algunos años, habrá tantas empresarias como empresarios. Y esto es muy importante, porque tendrán la capacidad de elegir las decisiones que lleven a una sociedad más igualitaria.

Otra noticia positiva es que cada vez compartimos más experiencias, estamos más unidos en lobbies y asociaciones. Esto nos lleva a un mayor entendimiento, a aprender de los errores y aciertos de otros, a contribuir con una inteligencia colectiva que hasta ahora ha sido nula. En ASEME tenemos muy buenas expectativas porque, aprovechando este nuevo movimiento de mujer, hemos dado un paso adelante para integrarse en asociaciones, hacer valer los derechos y llevar a cabo relaciones de colaboración.

Nosotras, todos los días estamos trabajando, cada una desde su organización, para llegar a la igualdad real.

Eva Serrano Clavero

 Presidenta de ASEME (Asociación Española de Mujeres Empresarias de Madrid)

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo