“Objetivo: reducir el consumo de productos animales en un 50% para 2040”

CRISTINA RODRIGO. PROVEG

Cristina Rodrigo estudió Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad Complutense de Madrid y desde los 20 años empezó a trabajar en el campo de la comunicación, especialmente relacionado con el tercer sector. “Un sector que me apasionaba ya desde adolescente, pues empecé a hacer voluntariado a los 14 años”, comenta.

Estuvo un año en París, donde trabajó en una agencia de comunicación especializada en comunicación corporativa y política. Al regresar a Madrid, continuó su trayectoria en los departamentos de Campañas y Fundraising de dos organizaciones sin ánimo de lucro. Posteriormente, estuvo en una agencia de comunicación especializada en redes sociales hasta que dejó este empleo para perseguir su sueño: dedicarse de manera profesional a difundir el veganismo. Fundó la comunidad de Vegans of Spain, que hoy cuenta con casi 70.000 seguidores en Instagram y trabajó en una organización animalista durante un tiempo. Tras un viaje “revelador” haciendo voluntariado con elefantes en Tailandia, llegó hace dos años y medio a ProVeg, una organización internacional por la conciencia alimentaria que trabaja para ayudar a que los gobiernos, las empresas privadas, las instituciones públicas, los profesionales de la salud y el público general opten por alternativas vegetales. Actualmente, Cristina es la directora en España de la entidad.

 ¿Podría hablarnos de ProVeg?

ProVeg a nivel internacional nace en 2016 y llega a España en 2017. Surge de la Unión Vegetariana Alemana, una organización sin ánimo de lucro con más de 100 años de historia. La visión de ProVeg es la de un mundo en el que todo el mundo pueda escoger comida deliciosa, saludable y sostenible. Valoramos y apoyamos cada paso que las personas, instituciones y empresas dan hacia este nuevo modelo alimentario más basado en plantas. Nuestro objetivo es reducir el consumo de productos animales en un 50% para 2040.

 ProVeg promueve una alimentación 100% vegetal. Descríbanos: ¿en qué consiste esta alimentación?

Una alimentación 100% vegetal es una alimentación basada en cereales, legumbres, verduras, frutas, frutos secos, semillas… En definitiva, en aquellos alimentos que deberían suponer la base de cualquier alimentación saludable. La alimentación 100% vegetal prescinde del uso de cualquier producto animal o derivado (carne, pescado, lácteos, huevos, miel…) en favor de los alimentos de origen vegetal. En definitiva, es una alimentación más respetuosa con los animales, con el medioambiente y nuestra salud.

 ¿De qué forma impulsan esta alimentación?

En ProVeg hablamos de cinco razones principales por las que escoger una alimentación “más” vegetal. Las llamamos los cinco “pros” y son los animales, el medioambiente, la salud, la justicia alimentaria y el sabor. Hoy en día se sacrifican más de 76.000 millones de animales para consumo humano, lo cual implica métodos de crianza intensiva que hacen que la industria ganadera se convierta en una de las más contaminantes del mundo. Además, es una gran despilfarradora de recursos y fomenta la desigualdad alimentaria. Hay muchos prejuicios sobre el sabor de la alimentación vegetal, pero esta no solo es variada, sabrosa y divertida, sino que, además, contribuye a no perpetuar ninguno de los problemas causados por la ganadería.

La manera en la que impulsamos una alimentación vegetal es mediante campañas de concienciación social, incidencia política y corporativa. Es decir, no solo trabajamos para fomentar el consumo de proteína vegetal entre los ciudadanos y ciudadanas, sino que también trabajamos con empresas e instituciones para hacer que la proteína vegetal sea cada vez más asequible y accesible.

 Por otra parte, facilitan a las personas que lo deseen un cambio en sus hábitos de consumo. ¿Cómo?

A nivel social, tenemos diversos “retos” gracias a los cuales facilitamos a las personas las herramientas necesarias para aprender a adoptar una alimentación vegetal. En España hemos realizado con éxito ‘Dos semanas sin carne’, con más de 10.000 participantes en el total de las dos ediciones. También ‘Dos semanas sin lácteos’, con cerca de 6.000 participantes. Además, a nivel internacional hemos lanzado ya el Veggie Challenge, un reto de mayor duración que, al contrario de los anteriores, no solo se centra en un producto sino en toda la alimentación. Esperamos poder incorporarlo en España a finales de este año. Además, trabajamos por facilitar que comedores como los de las escuelas, no solo ofrezcan alternativas 100% vegetales sino que además trabajen activamente en la reducción del consumo de productos animales y creen menús más sostenibles. Por otro lado, también colaboramos con diversas empresas tanto para ayudarlas a desarrollar su negocio, gracias a nuestra incubadora de startups en Berlín, como a crear alternativas vegetales a productos animales o sustituir los productos animales por otros de origen vegetal.

¿En qué países están presentes?

En la actualidad ya estamos trabajando activamente en España, Alemania, Reino Unido, Polonia, Países Bajos y Sudáfrica. Recientemente hemos empezado a trabajar en China y pronto lo haremos en EE. UU.

 Desde ProVeg organizan Veggie World, la feria vegana más antigua de Europa que este año ha tenido su tercera edición en Madrid. ¿Podría hablarnos de esta edición así como de la evolución desde los inicios de esta iniciativa?

Desde 2017 hemos visto no solo un creciente interés por parte de los visitantes, sino también (y sobre todo) por parte de los expositores. De 60 expositores hemos pasado a 80. También en Barcelona hemos podido ver la evolución comparada con la primera edición en cuanto al número de visitantes: de 5.000 a 7.000. En Madrid, la primera edición fue un éxito de convocatoria, así como de atención mediática, apareciendo en todas las noticias de las cadenas de televisión nacionales y algunos de las principales publicaciones diarias del país.

 ¿Cuáles son sus objetivos a corto y largo plazo?

Nuestro principal objetivo es reducir el consumo de productos animales en un 50% para 2040. Para ello no trabajamos solos, sino en colaboración con otras organizaciones, así como con instituciones y empresas. A corto plazo nos hemos marcado metas que nos ayudarán a lograr nuestro objetivo, como conseguir que se priorice la ganadería en las agendas de protección del clima, empezando por la de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y un modelo alimentario más sostenible, por ejemplo reformando la Política Agrícola Común de la Unión Europea para que apueste por la producción y consumo de proteína vegetal.

Por otra parte, desde ProVeg, ¿de qué forma contribuyen a la Agenda 2030?

La visión y los objetivos de ProVeg nos permiten abordar al mismo tiempo muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. Destacaríamos la urgencia de incluir dietas sostenibles y un cambio a sistemas alimentarios menos despilfarradores de recursos si queremos lograr el ODS 12 (Producción y consumo responsable), el ODS 13 (Acción por el clima), el ODS 14 (Vida submarina), el ODS 15 (Vida de ecosistemas terrestres) y el ODS 3 (Salud y bienestar). En definitiva, apoyamos la Agenda 2030, pero creemos que será difícil (por no decir imposible) para los gobiernos cumplirla sin tener en cuenta los sistemas alimentarios en su conjunto y sin implementar políticas que promuevan el ODS 12, facilitando el acceso a los alimentos de origen vegetal.

María Cano Rico

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo