Vuelvo al mercado de trabajo, ¿qué hago?

Si estás en desempleo o tienes un empleo precario y tu foco está en encontrar una nueva oportunidad, existen en tu entorno excelentes profesionales de la orientación que te facilitan y acompañan en esta tarea. Estoy convencida de que si transitas por las redes sociales y tienes una buena red de contactos, esto te será familiar.

Sin embargo, hoy me dirijo a aquellas personas que hace tiempo no se mueven de su cómodo/incómodo puesto de trabajo y ahora lo ven como posible; a aquellos trabajadores que hasta ahora no se habían planteado el cambio; a aquellos que ocupan una posición directiva, técnica, con un cierto grado de mando o dirección de equipos, a todos aquellos que han visto la posibilidad de abrir una puerta al cambio. Compruebo que este grupo de personas compiten en un mercado que desconocen, donde se habla de marca personal, competencias digitales, entornos VUCA -un acrónimo del inglés Volatility, Uncertatinty, Complexity y Ambiguity– y la disrupción en sus diferentes manifestaciones, tecnológica, educativa, empresarial. Una vez más, hay que comenzar por el principio y aplicar la autoevaluación como método a utilizar para medir logros, capacidades y conocimientos propios. A nivel profesional, es un ejercicio de reflexión y autoconocimiento que tiene como objetivo identificar las competencias y aptitudes laborales y personales. Gracias a esta herramienta, serás capaz de crear un mapa de tus destrezas y habilidades que, enlazadas con tus preferencias y tu situación actual, te resultarán de gran ayuda a la hora de enfrentarte a un proceso de selección de personal, ya que podrás ajustar y adaptar mejor tu perfil a las necesidades de la organización y a la competitividad del mercado.

Podéis ver que expresado en esos términos queda bonito y ajustado técnicamente, sin embargo, detrás de la autoevaluación hay un gran trabajo previo personal que lo llena de contenido. He aquí algunas de las pautas a seguir:

  • Actualizar y adaptar tu currículum. De esta forma, podrás establecer las relaciones precisas entre el puesto de trabajo al que optas y tus intereses, habilidades y valores.
  • Prepara un argumentario sobre tu vida profesional. Identificar tus puntos fuertes y aprender a potenciarlos es básico para superar un proceso de selección. De hecho, este momento es uno de los puntos claves de una autoevaluación. Recuerda que tu vida profesional es una prolongación de ti mismo y que tus comportamientos son el resultado de tus pensamientos y de tus emociones. Es importante que le des un repaso a tu yo, a tu ego y a tu gestión emocional. Tienes varias herramientas, el DAFO, la Ventana de Yohari y el Triángulo de Karpman. Repasa el modelo de la Inteligencia Emocional de Goleman.
  • Postúlate como candidato. Tras este ejercicio de reflexión, podrás determinar cuáles son las características que te diferencian frente al resto de candidatos e incrementarás tu valor como profesional. Además, establecerás hasta qué punto tu perfil cubre los requisitos del puesto de trabajo al que aspiras.
  • Elabora tu discurso. Una vez tengas claras tus habilidades, tus puntos fuertes/débiles y tu valor frente a otros candidatos, es el momento de preparar la respuesta para algunas de las preguntas a las que te enfrentarás durante la entrevista. Te sugerimos que reflexiones e investigues sobre estos aspectos:
  • El perfil de competencias y valores que busca la empresa.
  • Ejemplos de tu trayectoria profesional en los que hayas puesto de manifiesto estas competencias.
  • Ejemplos tanto de “éxito” como de objetivos “no cumplidos” a lo largo de tu experiencia laboral.
  • Ejemplos de test de habilidad y cuestionarios de personalidad para tener claro cómo funcionan.
  • Por último, simula una entrevista de selección donde podrás detectar tus errores, y tendrás tiempo de corregirlos. Utiliza la técnica del juego de roles con alguna persona que pueda orientarte en tu entrenamiento de la seguridad personal, la naturalidad y fluidez, la comunicación no verbal y la forma de expresar los contenidos de las preguntas.

Es todo un reto llegar a sentirte un buen candidato. ¡Atrévete a dar el paso! Muchos profesionales estamos para acompañarte.

Ana Herrero | Directora en Andalucía de Montaner & Asociados

@AnaHerrero

Artículo incluido en el número de mayo de la revista Agenda de la Empresa

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo