5 hábitos para comer sano en el trabajo

restaurant-690569_640Ya  sea  por  el  horario  laboral,  la  distancia  hacia  el trabajo o los quehaceres  domésticos  y familiares, en España hay muchos trabajadores que suelen  comer  en restaurantes cada día. Según  un estudio para conocer los hábitos alimenticios de los consumidores en  relación con su jornada laboral elaborado por la Federación de Usuarios y  Consumidores  Independientes  (FUCI),  seis de cada diez españoles comen fuera de casa.

En  esta  línea, cada vez son más las empresas que, conscientes de la falta de  tiempo de sus trabajadores, apuestan por ofrecerles cheques de comida y así hacer más cómoda su jornada. Una rutina, la de salir a comer fuera, que puede  aumentar  nuestro  bienestar pero también se puede volver en nuestra contra  si  no tenemos en cuenta estas recomendaciones de Up SPAIN, empresa dedicada a la emisión de cheques y tarjetas de servicio:

1)   Mantener una dieta sana

No  es tarea fácil guardar la línea comiendo fuera, pero se puede conseguir cuidando lo que se pide en los restaurantes. El  primer  consejo  de  Up  SPAIN  es planificar tus menús con antelación: piensa  qué  te  gustaría  comer  en  casa cada día y adáptalo a tu menú de trabajo.  Para ello, es clave elegir un restaurante con opciones variadas y así  tener libertad para escoger los platos. Es aconsejable ir cambiando el tipo de cocina y menús, priorizando dietas saludables como la mediterránea.

Otra  recomendación  pasa  por no ser tímidos en pedir que nos personalicen nuestra  comida  en  los  restaurantes según nuestros gustos y necesidades, ayudarse de semillas tostadas y condimentos para mejorar el sabor, así como terminar con un té que ayude a la digestión.

2)   Reducción de gastos

Comer de restaurante no siempre es sinónimo de aumentar gastos. Si  alguna  vez has comparado los menús de la comida y la cena habrás visto que,  aun  ofreciendo los mismos platos, los precios del almuerzo son mucho más  bajos  dada  la  competencia  entre  restaurantes cercanos a oficinas.

Además,  la prisa de los clientes para volver al trabajo les permite servir más comandas y ofrecer precios más competitivos.

3)   Ahorro de tiempo

No tener que cocinar nuestra comida de cada día y no tener que desplazarnos nos  ahorra  una  gran  cantidad  de  tiempo  que podemos invertir en otros ámbitos  como  la  familia,  el  ocio  o  el  trabajo.  Basta  conocer  los restaurantes  cercanos  a  la  oficina  y reservar una mesa con antelación.

Empezar  por  variar de establecimiento te ayudará a conocer cuáles son más rápidos en el servicio y por tanto podrás tomar la decisión más adecuada en función del tiempo del que dispongas.

4)   Tiempo de descanso

La  hora  de  la  comida  no puede ser una extensión de tu jornada. Haz del mediodía tu pequeño oasis de descanso y opta por desconectar del móvil, del correo  electrónico  y de las conversaciones de trabajo. Se trata de un muy buen momento para descansar tu mente y reducir el estrés disfrutando de una buena  comida en compañía de tus compañeros, familiares o de ti mismo y tus propios pensamientos.

5)    Ventajas fiscales

Además  del ahorro en nuestros bolsillos, apostar por los cheques de comida garantiza  ventajas  fiscales  para  la  organización  y  sus  empleados  y facilidad en la gestión.

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo