Tres ventajas que aporta un ERP a las pymes para incrementar sus ventas

Isabel Pomar, directora comercial y de marketing de Datisa, desgrana esta cuestión

Desde Datisa se apunta a la información y al conocimiento para mejorar la planificación comercial y también las cifras de ventas. Su argumento se centra en que cuantos más datos disponga la organización sobre lo que vende, a quién vende, los márgenes que obtiene o los productos/servicios que son, más o menos, rentables, más capacidad tendrá para tomar decisiones sobre lo que debe vender, a quien o en qué condiciones.

El sistema es bidireccional, apuntan los expertos de la firma española de ERP para pymes y aseguran que, disponer de información también sobre los productos y/o servicios que la compañía adquiere también es determinante para mejorar sus condiciones de compra y, por supuesto, para presentar propuestas más justas y sostenibles.

Isabel Pomar, directora comercial y de marketing de Datisa dice que “un software de gestión para pymes toma siempre como referencia la optimización de los procesos de compra y venta o, lo que es lo mismo, la mejora de la relación con el cliente, pero también con los proveedores. Ambos están estrechamente relacionados y, lo que suceda en un entorno impacta directamente sobre el otro.”

Según Datisa, las tres principales ventajas que aporta un ERP comercial en el entorno de las pequeñas y medianas empresas son:

Seguridad

Un ERP es un sistema dinámico que proporciona información interactiva y que aporta el nivel de fiabilidad necesario para garantizar que todos los datos que se manejan sean precisos y estén actualizados, lo que facilita la toma de decisiones solventes. Estos sistemas de gestión comercial facilitan el seguimiento de los clientes -también de los proveedores- y permiten guardar sus preferencias para abordar futuras operaciones. Es decir que, con la información que se maneja en un ERP es posible que las pymes puedan elaborar un perfil de ventas bastante ajustado sobre el que poder trabajar. No tanto para generar nuevas propuestas más personalizadas -aclara Isabel Pomar– porque eso sería una tarea más propia de un CRM, sino para controlar de una manera más eficiente los pedidos, stocks, precios, etc. o, incluso para planificar mejor que es algo estratégico para hacer que las cuentas salgan al final del ejercicio.

Por lo tanto: cuánta más información y más conocimiento se tiene del cliente, más y mejor se podrá ajustar el trabajo en otras áreas de la organización -compras, pedidos, proveedores, reposición, …)

Rapidez

Automatizar tareas del área comercial proporciona una mayor velocidad a los procesos. Es decir, permite que el proceso comercial sea más fluido y, además de responder a las peticiones de los clientes de una manera más rápida, también se mejora la calidad de los servicios que se prestan.

En cierto modo, apunta Pomar, todo vuelve a lo mismo. A la información de la que se disponga y del modo en el que la organización sea capaz de transformar esos datos en conocimiento.

Un sistema de gestión comercial proporciona -en tiempo real- toda la información que se necesita para acometer cualquier tarea relacionada con el ámbito de las compras y/o ventas (consultar albaranes, presupuestos, pedidos, histórico de operaciones relacionadas con clientes y/o proveedores, artículos y/o servicios, etc.). También se pueden ver y analizar los descuentos que se han aplicado en operaciones anteriores, precios de compra o de venta o tarifas y es posible establecer diferentes fórmulas para calcular márgenes, el estado de las existencias, se puede acceder a la ficha de cliente y, por supuesto, analizar qué condiciones de ventas se establecieron y cuándo.

Una de las ventajas más relevantes en este aspecto que cabe destacar de un ERP para el entorno comercial es que, además de acceder de una manera sencilla e intuitiva a la información que se necesita, el posible establecer el punto de acceso en el mismo momento en el que se da de alta cualquier documento, lo que hace que el dato fluya a nivel interdepartamental de manera ordenada y segura.

“Acceder inmediatamente a la información es estratégico para llevar a cabo cualquier otra tarea relacionada con el entorno comercial, tanto a nivel interno (control de almacén o integración con otras áreas como facturación, contabilidad o tesorería), como desde el punto de vista de los proveedores (condiciones de pago, servicio, entrega, …) o como desde el punto de vista de los propios clientes”, asegura Isabel Pomar.

Eficiencia

Es evidente que una pyme que implemento procesos ágiles, flexibles y veloces, es una empresa orientada a la eficiencia. Primero, porque libera recursos para dedicarlos a otras tareas más eficientes y segundo porque ahorra tiempo y minimiza -con la automatización de sus procesos- el margen de error, lo que supone, un evidente ahorro de costes.

Un ERP comercial proporciona eficiencia a las pymes porque, además de ahorrar tiempo y recursos, permite poner en valor, no solo el compromiso para con sus clientes, sino también, para con sus empleados, sus proveedores y, en términos generales, con todos aquellos que, directa o indirectamente, están implicados en el desarrollo de la actividad empresarial. Por eso, Isabel Pomar recomienda a las pymes que apoyen su gestión comercial en soluciones que les permitan optimizar la seguridad en sus planificaciones de compras y ventas, fluidez en sus procesos comerciales, control óptimo de sus stocks pero, además, y, muy importante, aplicativos que les ayuden a mejorar el día a día de sus usuarios -empleados- y que garanticen relaciones de confianza entre clientes y proveedores para poner el foco en lo que realmente importa a unos y a otros que es la rentabilidad y el crecimiento.

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo