Síndromes “de película”

Actualmente existen alrededor de 7.000 enfermedades raras en el mundo. Muchas de ellas han inspirado, en parte o totalmente, obras literarias y cinematográficas y, de la misma forma, muchos nombres de película y novelas han terminado usándose para hacer referencia a este tipo de síndromes muy poco frecuentes.  Top Doctors®, la plataforma digital líder en la identificación de doctores y centros médicos, hace un recorrido por los síndromes de “película” más raros del mundo.

  1. Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas

mad-hatter-2319321_640La conocida historia de Alicia y su mundo de fantasía ha servido de inspiración para denominar un espectro de alteraciones neurológicas conocidas como micropsia (si los objetos se perciben más pequeños de lo normal) y macropsia (si los objetos se perciben más grandes). Varios científicos creen que el autor de este popular cuento, Lewis Carroll, pudo padecer esta enfermedad y se pudo inspirar en ella para crear el personaje de Alicia, quien aumenta y disminuye de tamaño en varias ocasiones y percibe los elementos de su entorno más pequeños o más grandes de lo normal. Aunque los expertos siguen investigando el origen de estos trastornos, entre algunas de las causas podemos encontrar: problemas neurológicos, migrañas, alteraciones de la retina, infecciones por virus, ansiedad o intoxicación por drogas, entre otros.

  1. Síndrome de Madame Bovary

El bovarismo hace referencia a una patología que denominada insatisfacción afectiva crónica, que padecen las personas que viven en un mundo de ilusiones e ideales constante. El contraste con la realidad les lleva frecuentemente a la frustración y un inconformismo continuo con la vida diaria. Así le pasaba a la protagonista de la novela de Flaubert, Emma, quien creía ver el amor ideal en sus diferentes relaciones amorosas, pero siempre acababan provocando su decepción al no ajustarse a su concreta visión romántica e inquietudes.

  1. Síndrome de Rapunzel

La protagonista de larga melena del cuento de los Hermanos Grimm hace referencia a un problema intestinal conocido como tricofagia. Esta patología afecta a mujeres y niñas con un trastorno de personalidad que las conduce a la ingesta compulsiva del cabello. Como el sistema digestivo es incapaz de digerir la queratina, el componente principal de la capa externa del pelo, éste se va acumulando en una bola de pelo que va desde el estómago hacia el intestino. El bloqueo gástrico o intestinal que produce el cabello junto a los restos de comida y mucosidades provoca un problema que solo puede ser resuelto quirúrgicamente.

  1. Síndrome de la Cenicienta

El término que da nombre a este síndrome fue estudiado en 1981 por Collette Downing quien escribió El complejo de Cenicienta: El miedo oculto de la Mujer de la Independencia. Este complejo afecta a las mujeres que inconscientemente sienten la necesidad de estar protegidas y cuidadas, algo que podría derivarse de la cultura social vivida y que la autora cree que es consecuencia del miedo a vivir de forma independiente. Se trataría de mujeres que, a pesar de poder tener una fuerte personalidad, son idealistas, románticas y fantasiosas, y normalmente no saben vivir o resolver sus problemas sin una figura a su lado, normalmente la del hombre. Tal como le pasó a Cenicienta, que no fue sin ayuda de su príncipe azul que pudo finalmente salir de su situación de pobreza y esclavitud.

  1. Síndrome Benjamin Button

La oscarizada película “El curioso caso de Benjamín Button”, protagonizada por Brad Pitt, describe el caso de un joven que nace con los rasgos de un anciano de 80 años y va rejuveneciendo según cumple años, hasta finalizar sus días como un recién nacido. David Fincher hizo en esta obra una versión personal de una extraña enfermedad genética de la infancia que afecta a uno de cada siete millones de recién nacidos en el mundo llamada progeria. Estos niños tienen una esperanza de media de vida de 13 años y presentan un envejecimiento brusco y prematuro en sus primeros dos años de vida.

  1. Síndrome de Peter Pan y Wendy

Toda Wendy tiene un Peter Pan cerca. El denominado síndrome o complejo de Wendy lo padecen fundamentalmente las mujeres que presentan una preocupación excesiva por el bienestar del otro, comportándose como una madre con todo aquel que le rodea. Este sentimiento de amor proteccionista va acompañado por una continua sensación de rechazo e inseguridad en las relaciones. Esta patología, favorece la existencia de la inmadurez masculina que da pie al síndrome de Peter Pan, patología acuñada en los años 80 por el psicólogo Dan Kiley y que afecta fundamentalmente a los hombres que contando con el respaldo de Wendy, tienen problemas para aceptar las obligaciones propias de la edad adulta.

*   Según el Registro Nacional de Enfermedades Raras del Instituto de Salud Carlos III

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo