Habilidades para 2020: el liderazgo emocional

Susana ZancajoEl incremento brutal de los cambios, su velocidad y su volumen hace que apenas tengamos tiempo para ponernos al día de las últimas tendencias en el mercado laboral. Estar en lo último es todo un reto que requiere tiempo, esfuerzo y buen olfato.

Este entorno en el que nos ha tocado trabajar, denominado por algunos como entorno VUCA (volátil, incierto, complejo yambiguo, en sus siglas en inglés) requiere a profesionales capaces de desarrollarse en ámbitos impredecibles, colaboradores capaces de desenvolverse en un entorno donde hay ausencia de conexión clara entre las causas y los efectos y en donde es realmente complejo que las personas seamos capaces de identificar las amenazas y oportunidades a nivel empresarial.

En este incómodo escenario, las organizaciones requirieren profesionales con grandes habilidades personales. Según el documento “Future of job”, del World Economic Forum, para el año 2020, las 10 principales habilidades de un trabajador serán:

  1. Resolución de problemas complejos.
  2. Pensamiento crítico.
  3. Creatividad.
  4. Gestión de personas.
  5. Coordinación.
  6. Inteligencia Emocional.
  7. Toma de decisiones.
  8. Orientación al servicio.
  9. Negociación.
  10. Flexibilidad cognitiva.

En este listado, destaca en tercera posición, la creatividad, que crece siete puestos respecto al mismo listado de
habilidades de 2015, donde ocupaba la décima posición. Además, para el año 2020, aparece con gran impacto la competencia calificada como inteligencia emocional, en sexta posición. Nunca antes esta competencia había formado parte del Top 10 de habilidades.

Pero, ¿están nuestros directivos preparados para liderar con inteligencia emocional?, Sin duda, los departamentos de RRHH y formación tienen una gran tarea y deberán poner en marcha nuevas iniciativas para ayudar a nuestros profesionales a desarrollar un liderazgo emocional, capaz de desarrollar equipos de éxito en las organizaciones.

El liderazgo emocional se basa fundamentalmente en el manejo de cinco herramientas capaces de sacar lo mejor de las personas: las habilidades sociales, el control emocional, el estado psicológico, la motivación y la empatía. Estos son los cinco ingredientes básicos que un líder emocional ha de saber poner en marcha para la consecución de los objetivos organizacionales y personales.

Cada día más, el desarrollo de habilidades vinculadas a la inteligencia emocional va a ser crítico, no solo porque lo indique el World Economic Forum, sino porque es la base para construir relaciones profesionales sanas, entornos motivantes, retadores, basados en el intercambio de experiencias y el crecimiento personal.

En pocos años un líder sin inteligencia emocional estará condenado a la más estricta ruina profesional.

Susana Zancajo

Responsable de Servicios y Soluciones de Adecco Training

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo