“El vidrio es el héroe en este proyecto”

Špela Videčnik es arquitecta de OFIS Arquitectura, experta en entornos medioambientales extremos y profesora invitada en la Universidad de Harvard.

Desde el punto de vista arquitectónico, ¿cuál es el objetivo principal que uno se plantea a la hora de ejecutar un proyecto de estas características?

Hay muchos aspectos. Lo más importantes es alcanzar el mejor rendimiento del edificio en las condiciones más extremas, a la vez que se mantiene la relación entre el interior y el bonito entorno natural del exterior. Es importante proyectar vistas abiertas y panorámicas e impulsar el contacto entre los habitantes y el entorno. Por otro lado, también tenemos que tener en cuenta la resistencia estructural frente al viento fuerte y todas las fuerzas verticales, así como, por supuesto, las características térmicas de la construcción que deben funcionar muy bien en el clima tan extremo de la región.

En el momento en que Guardian Glass les planteó el reto, ¿cuál fue su reacción? ¿les pareció viable?

El proyecto despertó mucho interés en nosotros. Por supuesto, en el estudio lidiamos con proyectos duros, pero diría que con lo que más disfrutamos es con el diseño y la proyección de objetos pequeños, como este, en entornos extremos. En los últimos años hemos construido tres refugios alpinos en montañas muy altas, con mucha nieve, y estamos probando su resistencia y la satisfacción de los montañeros que los están usando. “La casa del desierto” es parte de esta investigación, aunque en un contexto, clima y con un material muy diferentes.

Como arquitectos especializados en entornos adversos, ¿qué requisitos deben cumplir este tipo de construcciones para que resulten habitables y confortables? ¿Qué es lo que un arquitecto debe contemplar primero en estos casos?

En primer lugar, la cuestión del clima. Los veranos de Gorafe son muy calurosos, apenas llueve y, tanto el sol como el viento, pegan fuerte. En invierno, por contra, el tiempo es muy frío e incluso nieva. También hemos tenido que tener en cuenta que hay una gran diferencia de temperaturas entre el día y la noche. La vivienda tiene que hacer frente a este clima y proteger el interior del sol, a la vez que conseguíamos que el vidrio fuera lo más traslúcido y transparente posible. Esto lo hemos logrado con la ayuda de los expertos de Guardian, que han prescrito varias capas en el triple acristalamiento. Sin ser éstas visibles, han logrado el aislamiento térmico del interior.

También hemos explorado aspectos estructurales del vidrio con el objetivo de contar con paredes acristaladas que formasen parte de la estructura en sí. No hay columnas ni de acero ni de madera en la vivienda. El techo, con todos los pesados elementos fotovoltaicos sobre él, es soportado únicamente por el vidrio.

Además, “La casa del desierto” es una vivienda eficiente energéticamente y autosuficiente, de consumo casi nulo… ¿Qué papel juega el vidrio en esto?

El vidrio juega un papel importante en la construcción. En nuestros proyectos nos gusta investigar y probar diferentes tipos de materiales. El vidrio es el héroe en este proyecto y hemos disfrutado retándolo hasta sus límites. Crear una vivienda de vidrio es jugar con las transparencias y los reflejos.

Luego se trata de probar sus características térmicas, de proteger el interior para que no se sobrecaliente en verano y de mantener una temperatura cálida en invierno.

El tercer reto ha sido crear una vivienda sin ninguna otra estructura que el vidrio. Sin columnas, sin hierro… transparencia pura.

Más allá del uso del vidrio Guardian en entornos climáticamente tan adversos, ¿qué aportan estos en una vivienda convencional?

El vidrio, y la conexión directa entre interior y exterior, juega un papel significante en el sector de la arquitectura. Cada vez que diseñamos la vivienda de alguien, ya sea una casa familiar o un apartamento en el interior de un edifico, intentamos establecer una conexión fuerte entre los espacios y la naturaleza, los alrededores. Es importante que cada hogar tenga algo de fuera. A través de una ventana grande, por ejemplo, podemos hacer que las personas accedan a una terraza, un balcón, jardín o, simplemente, conseguir que conecte con el mundo exterior.

Siempre creamos ventanas a modo de paredes de vidrio grandes, incluso en proyectos de bajo presupuesto, porque creemos que es esencial borrar las fronteras entre interior-exterior en las viviendas, que éstas sean invisibles y que entre mucha luz natural. Esto lo podemos lograr con vidrio de alta calidad.

¿Cómo ha resultado el trabajo en un emplazamiento como el desierto de Gorafe de Granada? Arquitectónicamente hablando, ¿cómo valorarían este territorio de España?

Es un entorno salvaje precioso, un parque natural. Nos ha impresionado por su paisaje diverso y rico, así como por su interesante arquitectura vernácula, las casas cueva. Esta era la forma en la que sus gentes se adaptaban al duro clima de la zona y, ahora, “La casa del desierto” es exactamente lo contrario.

¿En qué medida, para un proyecto como este, es de vital importancia contar con una buena coordinación entre los diferentes profesionales implicados?

Es extremadamente importante. Hemos colaborado intensamente junto a nuestros ingenieros en sostenibilidad, la compañía Transsolar de Alemania, y nuestros ingenieros de estructuras, AKT II de Londres, para explorar el potencial de vivir en una casa de vidrio en un clima extremo.

También hemos contado con un estupendo apoyo profesional de los técnicos de Guardian, sobre todo de Tamás Kovács, que venía una y otra vez con cálculos sobre el grosor más apropiado del vidrio para conseguir que funcionase como soporte estructural y seleccionando los diferentes tipos de vidrio de altas prestaciones para dar con la combinación que nos permitiera no dejar pasar el calor del sol dentro de la casa, manteniendo, eso sí, el efecto de máxima transparencia.

¿Cómo ha sido su experiencia de trabajo con Guardian Glass y sus expertos y técnicos?

Hemos trabajado con Guardian Glass varios años en edificios muy diferentes. Menciono sólo dos, por su diversidad.

Acabamos de terminar una torre de vidrio en el centro de la ciudad de Liubliana, el Hotel Intercontinental. No hay sombreamiento exterior debido al viento y en Liubliana, además, tenemos un clima duro con veranos calurosos y soleados e inviernos fríos, por lo que contar con aspectos térmicos adecuados es esencial. Hemos tenido que proteger el interior de la torre del sol directo, pero aún así queríamos una fachada trasparente y sin capas verdes o grises. Por eso hemos utilizado el vidrio de Guardian, el llamado vidrio “invisible”, y con él la frontera entre el interior y el exterior ha desaparecido.

Un proyecto completamente diferente es el refugio de la montaña Skuta, un pico de 2.200 metros de alto, dónde hemos diseñado ese objeto pequeño junto con nuestros estudiantes de la Graduate School of Design de la Universidad de Harvard. Las dos fachadas principales del refugio son completamente de vidrio y funcionan perfectamente, tanto térmica como estructuralmente.

¿Qué ha sido lo más complejo de todo el proyecto?

Con honestidad diría que la parte más complicada de todas ha sido la burocrática, el resolver todo el papeleo ha sido un proceso largo.

Y ahora en serio: la parte más difícil a nivel arquitectónico ha surgido porque de verdad queríamos hacer una casa sin columnas. La cubierta y el suelo son de madera contrachapada, pero entre ambos la única conexión es el vidrio. La conexión entre estos dos materiales tenía que ser estructural y estar diseñada de forma muy precisa. Ha sido duro, pero la casa ya está montada y creemos que está funcionando bien. Así que, con suerte, eso será todo.

¿Satisfechos desde el estudio con el resultado obtenido?

Por ahora estamos muy contentos, muy emocionados y con ganas de ver cómo se comportará la casa sobre terreno en cada una de las estaciones del año. Y, por supuesto, también estamos ansiosos por pasar nuestra primera noche en ella.

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo