Mutua Madrileña refuerza el liderazgo femenino

Jornada ‘El desarrollo de la mujer en la empresa: el reto de la igualdad’

 Seis de cada diez mujeres en España renuncian a su carrera profesional por ser madres. Esta cifra pone de manifiesto que, a pesar de avanzar en el terreno de la conciliación y la corresponsabilidad, “sigue habiendo mujeres con miedo a entrar en el despacho de sus jefes y decir que están embarazadas”, tal y como puso de manifiesto la creadora del Club de Malasmadres, Laura Baena, durante su participación en la jornada ‘El desarrollo de la mujer en la empresa: el reto de la igualdad’, organizada este martes por Mutua Madrileña, en colaboración con Soziable.es.

El acto, que se celebró en la sede de Torre ILUNION, abordó, entre otras cuestiones, el desarrollo profesional de las mujeres en general, así como las trabas a las que se enfrentan, la asunción de responsabilidades directivas, la conciliación, la brecha salarial o la mala conciencia de algunas de ellas por no sentirse del todo realizadas.

Además de Laura Baena, el encuentro contó con la participación de Paloma Beamonte, presidenta y directora general de Xerox España y Portugal; Silvia Leal, consejera de la Comisión Europea y directora académica de Programas de Innovación y Tecnología del IE Business School, y Rafael González-Palenzuela, director de Recursos Humanos de Mutua Madrileña.

Durante su intervención, Baena insistió en que “la maternidad es el verdadero techo de cristal de las mujeres, que les hace renunciar a su carrera profesional”. En su opinión, “no está claro todavía qué es conciliar y cuáles son sus objetivos dentro de la sociedad”, al tiempo que afirmó que “la corresponsabilidad es clave, pero no puede venir si realmente no se impulsa con medidas gubernamentales”.

“La realidad a día de hoy es que el cuidado de los hijos y las tareas del hogar recaen sobre la mujer, que tienen que renunciar a su carrera profesional porque no tienen ayuda y no les compensa trabajar”, añadió.

LIDERAZGO FEMENINO

Según explicó Rafael González-Palenzuela, para potenciar el acceso de la mujer a puestos de responsabilidad dentro de la compañía, Mutua ha desarrollado el programa “Liderazgo Femenino”. “El proyecto persigue no sólo conservar y aprovechar el máximo potencial y talento de las mujeres que desarrollan su actividad profesional en Mutua, sino seguir creando las condiciones y eliminar barreras para que puedan reforzar su apuesta profesional”, dijo.

Asimismo, afirmó que el objetivo de este proyecto es potenciar la carrera profesional de las mujeres hacia posiciones directivas, además de sensibilizar al resto de la organización de que “las mujeres están ahí porque ellas lo valen y tienen tanto derecho como los hombres”.

El director de Recursos Humanos de Mutua Madrileña recordó que en su compañía no existe brecha salarial entre hombres y mujeres, algo en lo que Mutua ha sido pionera en el sector y que refuerza su apuesta por la diversidad de género y la igualdad. Además, dio a conocer el plan de medidas de conciliación que lleva a cabo la aseguradora, entre las que se encuentran la ampliación en dos semanas del permiso de paternidad o la posibilidad de trabajar a distancia desde el sexto mes de gestación en el caso de las futuras madres.

MERITOCRACIA VS CUOTAS

Rafael-González Palenzuela se mostró a favor de la utilización de las cuotas para garantizar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres cuando sea necesario. A su juicio, “se requieren equipos diversos y las cuotas sirven para compensar que esos equipos lo sean”. “No podemos prescindir de las cuotas, nos ayudan a conseguir los objetivos de desarrollo de la Agenda 2030”, añadió.

En este punto, coincidió Paloma Beamonte para quien las cuotas “son necesarias cuando hay que hacer cambios”, aunque reconoció también la importancia de mantener la meritocracia en ciertos procesos de selección.

Asimismo, Laura Baena indicó que “es necesario forzar las cuotas para que dentro de unos años no hagan falta”. “En la actualidad hay tanto talento femenino que, sin duda, esas cuotas serán talentosas”, concluyó.

Asimismo, Silvia Leal aseguró que “las cuotas son necesarias y, en ocasiones, imprescindibles, aunque ojalá no fueran necesarias”.

CAMBIO CULTURAL

Los participantes en la jornada analizaron también la necesidad de un cambio cultural para que la conciliación sea una completa realidad dentro de la sociedad y de las empresas. Según Laura Baena, hacen falta leyes y el compromiso mutuo de Gobierno, empresas y sociedad para impulsar ese cambio. “Las leyes son una palanca de cambio clave”, agregó.

En esta línea, Silvia Leal apostó por el cambio dentro de las estructuras de las familias. “Hay muy pocos casos en los que la madre pueda desarrollar una carrera profesional sin tener que hacer una renuncia personal. Hay temas culturales que se resuelven muy despacio y aquí es muy importante la labor de los medios de comunicación”, aseguró.

Por su parte, Paloma Beamonte manifestó que se ha pasado de un entorno totalmente de hombres a otro con mucha  más presencia de mujeres en puestos de responsabilidad. “Nos hemos incorporado más tarde al mercado de trabajo, pero ahora hay un escenario donde quien dude que una mujer no puede tener un puesto igual que el de un hombre no está realmente capacitado para tomar decisiones en su empresa”, concluyó.

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo