Psicología financiera: cinco trucos para mejorar tu relación con el dinero

Ahorrar dinero es muchísimo más difícil de lo que parece. Sean regalos de cumpleaños, viajes de última hora o reparaciones del coche, siempre aparecen cosas que hacen tus buenas intenciones con el dinero se escapen por la ventana.

Así que si este año tú también te has propuesto planificarte mejor para ahorrar más y gastar menos, nos haremos un favor a nosotras mismas si dejamos a un lado las buenas intenciones y ponemos en práctica algunos trucos mentales para tener un 2018 financieramente feliz.

¡Vamos allá!

  1. Pregúntate: ¿Qué más podría hacer con la misma cantidad de dinero?

Si gastas 100 euros en una cosa, no puedes gastar esos 100 mismos euros en otra. Parece una obviedad como una casa, pero la cuestión es que este “coste de oportunidad” está presente en todas y cada una de tus decisiones financieras.

Dan Ariely y Jeff Kreisler, expertos en economía conductual y autores de Dollars and Sense, reconocen que la tecnología que tenemos ahora -como las tarjetas de crédito o el fácil acceso a préstamos- dificulta aún más que pensemos en el coste de oportunidad. Así que, si intentas ponerlo en práctica, irás un paso por delante de la mayoría.

  1. Decide ahorrar por adelantado (en vez de en el momento)

Responde sinceramente: ¿eres de los que separan una parte de la nómina a la cuenta de ahorros a principios de mes, o ahorras lo que te ha sobrado al final del mes? Si has contestado que sí a lo primero, ¡ole tú!, reconoces los límites de tu propio autocontrol.

De hecho, si automatizas el ahorro de una parte de tus ingresos a principios de mes, solo vas a tener que vencer la tentación una vez, en lugar de 12 veces al año. Fíjate en este estudio de Harvard Business School que encontró que las mujeres en Filipinas que optaron por depositar dinero automáticamente en cuentas de ahorro aumentaron su capital en un 81% en un año.

  1. Piensa en términos absolutos (no relativos)

Imagina que compras un coche de 25.000 euros y el vendedor te comenta que por 900 euros más puedes agregar un mejor sistema de sonido. Las probabilidades de que le digas “¡vale!” son altísimas porque inconscientemente relativizas ambas cantidades y la del equipo de música no te parece muy grande.

Lo mismo pasa cuando vas al súper y después de pasar la compra entera por la cinta, añades un paquete de chicles. Parecen cantidades ridículas si las comparamos con el total de la compra, ¿verdad?, pero eso no es sinónimo de buena elección. Piensa en términos absolutos por cada gasto individual y entonces valorarás si realmente lo quieres.

  1. Intenta hacer el ahorro un poco más visible

¿Te has fijado alguna vez que gastar es una acción visible, mientras que el acto de ahorrar pasa desapercibido? Irracionalmente, este simple hecho potencia que gastemos más dinero porque queda constancia explícita de ello.

Plan de acción: intenta hacer el ahorro un poco más visible. Puedes empezar por hablar con tu pareja o amigos acerca de cuánto tienes ahorrado, o incluso clavar una chincheta en la pared cada vez que ahorres 1.000 euros. Cualquier cosa que te sirva como un recordatorio para ahorrar más que gastar.

  1. Evita los pagos fáciles (y sin dolor)

No es ningún secreto que tanto los grandes almacenes como las tiendas online están reestructurando los procesos de pago para que puedas comprar de manera más rápida, fácil y cómoda.

Sin embargo, estudios reafirman que pagar duele. Y mientras más te alejes del acto de pagar, más probable es que termines gastando más dinero. ¿Una forma de evitarlo? Paga en efectivo cuando sea posible y evita guardar el número de tu tarjeta de crédito en el ordenador para impedir los pagos con un solo clic.

Si entendemos nuestra relación con el dinero seremos capaces de decidir mejor sobre otros temas que, aparentemente, no tienen nada que ver con el dinero. Nuestra manera de comprender las finanzas afecta a cómo valoramos las otras cosas importantes de la vida: cómo manejamos nuestro tiempo, nuestro trabajo, nuestras relaciones con otras personas, qué nos hace feliz y, por último, cómo interpretamos el mundo donde vivimos.

Miriam Ballesteros, Inbound Marketing Manager en STRANDS

Autora del blog MiriamBallesteros.com

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo