¿Por qué no hay más mujeres STEM?

El pasado 28 de junio presentamos el libro ¿Por qué no hay mujeres STEM? Se buscan ingenieras, físicas y tecnólogas, con resultados de un proyecto de investigación fruto de la colaboración entre la Fundación Telefónica y la UOC.

milagros-sainz-altaDicho proyecto de investigación surge de la necesidad de analizar por qué las chicas jóvenes siguen desechando matricularse y dedicarse profesionalmente a la ingeniería y a algunos ámbitos científicos como por ejemplo la física. Para ello, consta de tres estudios con personas jóvenes que se encuentran en diferentes etapas de la vida: educación secundaria, educación universitaria y acceso al ámbito laboral.

Cabe señalar que, dentro del ámbito científico, hay muchas mujeres que se decantan profesionalmente por sectores ligados al ámbito de la salud como por ejemplo medicina, farmacia y veterinaria. Estas profesiones son igualmente prestigiosas que el ámbito de la ingeniería, pero atraen a muchas mujeres jóvenes porque resultan ser coherentes con los valores y los roles que se han venido asignando a las chicas a lo largo de las últimas generaciones y que tienen que ver con el ejercicio de los cuidados. Sin embargo, las carreras vinculadas al ámbito tecnológico son coherentes con la consecución de logros.

La escasa representación de mujeres en ámbitos tecnológicos y científicos tiene importantes implicaciones políticas, psicológicas, sociales y económicas. Por una parte, muchas mujeres no participan del diseño y producción de servicios y herramientas tecnológicas y científicas y, por lo tanto, muchas de sus necesidades como usuarias y beneficiaras de este tipo de innovaciones no están cubiertas.

De igual modo, esta baja presencia de mujeres justifica que en algunos casos se crea el falso estereotipo de que las mujeres no acceden a estos ámbitos porque tienen menos competencias tecnológicas y científicas que sus compañeros, cuando en realidad no existe base científica para apoyar dicho argumento.

Lamentablemente, esta falsa creencia prevalece en algunos puestos de trabajo masculinizados, donde muchas mujeres, hoy en día, se ven sometidas a un continuo escrutinio y cuestionamiento por parte de compañeros, mandos intermedios y superiores respecto a dichas competencias. Por ende, las mujeres parecen no ajustarse al prototipo de persona solitaria, inteligente y con una imagen poco atractiva que se atribuye con frecuencia a las personas que trabajan en el ámbito tecnológico-científico.

Asimismo, y dado que muchos puestos de decisión están ligados a estos ámbitos, existen muy pocas mujeres que accedan a dichos puestos, y que tengan todas las oportunidades en su mano para poder ejercer dichas responsabilidades en igualdad de condiciones que sus compañeros. Esto genera, a su vez, que apenas existan modelos de mujeres ocupando puestos de estas características.

Pero también se produce un fenómeno que hay que tratar de erradicar y tiene que ver con la invisibilidad de las aportaciones de las mujeres a estos campos. En este sentido, son muchas las mujeres que, a lo largo de la historia, han estado silenciadas y se ha ignorado completamente sus contribuciones a los distintos avances científicos y tecnológicos. Por todos estos motivos, además de por una cuestión de justicia social, se precisa que se busquen soluciones que proporcionen una igualdad de oportunidades entre  mujeres que se decidan profesionalmente a los ámbitos científicos y tecnológicos.

Milagros Sáinz

Investigadora senior

y directora del grupo de investigación de género y TIC de la UOC

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo