El primer verso te lo dan los dioses

Amo esta editorial. Disfruto de autores y autoras, editores, correctores, diseñadores, libreros, dibujantes, lectores. Vivo en una nube. Es un amor inspirado por hombres y mujeres que tienen la habilidad de poner palabras a los sentimientos con enorme sensibilidad y belleza, como los autores de Sordo ¡Y qué! Este fue el primer libro editado por LoQueNoExiste, el de mi estreno en 2007, ¿no te parece un título sugerente? Nada es casualidad. Aquellos trece extraordinarios escritores sordos llegaron a mi vida para explicarme el silencio, para enseñarme el poder infinito de cada palabra, para regalarme su sabiduría en 228 páginas.

Aún me emociono recordando sus aplausos, la tarde en la que presentamos juntos el libro en la Sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés, entonces en la calle Serrano de Madrid. Puedo sentir su alegría ahora mismo. Cierro los ojos y veo sus manos alzadas bailando al viento. Llenaron páginas de periódicos. Televisiones y radios (imagina, ¡programas de radios!) de toda España dedicaron enormes espacios a los autores de Sordo ¡Y qué!. El lanzamiento de este libro fue un sonoro éxito mediático en el que tuvo que ver, también, Medialuna, la empresa de comunicación fundada por mi siete años antes y que comparte espacio y conocimiento con esta excelente editorial.

Medialuna, también hoy, como entonces, realiza la campaña de comunicación, promoción y relaciones públicas, de este nuevo libro, Empresarias, una manera de estar en el mundo. Somos constantes con lo que funciona, disciplinados en el trabajo, amorosos en esencia. Gracias, equipo Medialuna, Virginia, Elena, Ángeles, Rubén, Benjamín, Mario, Yamira, y tantos corazones creativos, por acompañarme.

A la primera fiesta editorial en 2007 siguieron otras muchas, con autores y títulos apasionados, como Lo importante no es cómo te caes sino cómo te levantas, del gran publicista Stanley Bendelac. Stanley me dejó también su mirada verde, luminosa y desafiante, clavada en mía; junto al prólogo de su último libro inacabado. Qué privilegio el de ser destinataria de tu último libro inacabado. Gracias.

O la obra maestra, lanzada en 2017, Genios y creativos. Cómo reconocer su talento, del prestigioso académico y psiquiatra Francisco Alonso Fernández. Pura genialidad, la de este sabio autor que después de aspirar tanto conocimiento, escribir 54 libros, llegó a la conclusión de que “sin amor nada sirve; el amor es la alegría de la vida”. Gracias, amigo, por tu conclusión definitiva; por mantener a raya la muerte durante más de noventa décadas.

Autores, autoras, vuestras palabras llenan  LoQueNoExiste y, sobre todo, mi vida.

Me ha pedido Carolina Orihuela, amante incondicional de este sello, que escriba por qué fundé la editorial, que dé recomendaciones a los que busquen hacerse un hueco en este negocio del libro; así que comienzo aquí, con una advertencia previa: Para mí, este sello es un ocio no negado así que desconfíen de cualquier lección que siga.

 Dos consejos, algunos hitos, y yo.

Primer consejo: Si quiere fundar una editorial por dinero, olvídese de la idea, alquílese una vaquería o dedíquese al alpinismo; si únicamente le mueve el romanticismo, tampoco se embarque. Editar, producir libros, pasarse la vida entre letras no sigue la lógica empresarial: debe estar dispuesto a disfrutar tanto de los libros que consiguen grandes ventas como de aquellos que solo llegan a una pequeña minoría de lectores. Cada libro es un misterio. Edite sin hacer demasiados números, con alma de poeta. Segundo y último consejo: ame a los autores más que a sus libros. Cada libro es un mundo completo para cada autor.

Aquí algunos hitos: Hemos creado la colección talento femenino y puesto en marcha proyectos solidarios aportando nuestro valor en especie: letras, literatura y conocimiento. Nuestros libros han permitido recaudar fondos o dar visibilidad a organizaciones sin ánimo de lucro como FEDER (Enfermedades raras), ANSHDA (Hiperactivos, como ayudarlos en casa y en la escuela), ASEME, CÁRITAS, CNSE. Me gustan las palabras que nos elevan el alma; sé que el primer verso te lo dan los dioses y que, en el principio, fue el verbo. Somos una editorial con corazón donde la literatura es valiosa porque nos hace nobles.

He llegado al final. ¿Quién soy yo? ¿Por qué me convertí en empresaria? La respuesta está en mi origen. Mi padre, Eduardo, nació en 1936 en una casa en la que, como en tantas de aquellos crueles tiempos de guerra, se recocía el mismo hueso para combatir el hambre. Sin apenas ir a la escuela, sin aprender matemáticas, convirtió su primera minúscula barbería de la calle Peña Herbosa de Santander en una gran cadena de peluquerías y estética con numerosos y elegantes salones. Hoy Eduardo&PilarPescador es la firma de referencia en Cantabria. Mi hermana Pilar, la primera, continúa al frente de este sueño conseguido, dando amor a cada persona que desea sentirse guapa, cambiando su mirada ante el espejo de la vida. También lo hace Mónica, mi hermana pequeña más próxima, la única de pelo moreno, tan rebelde, tan auténtica, tan resistente, tan enamorada de la belleza. Mónica sigue descubriendo cada día que la verdadera luz está en la hoguera de las emociones. Os quiero, hermanas. También a María y a Paula y a ti, madre, por haberme dado la vida. Somos un jardín lleno de playa, de mar, de amaneceres gloriosos.

Mi padre construyó esta empresa con las armas que tuvo a su alcance: la navaja, la brocha de afeitar, la tijera, el peine, el hambre convertido en esperanza. Innovador y visionario, murió como se marchan los poetas: antes de tiempo, atrapado por la vida. A los pocos meses de su adiós, en 2000, fundé Medialuna y siete años después esta gran editorial. Nada es casualidad. Quiero seguir conectada. Ser consciente de mi yo verdadero: «soy la de la playa de los peligros en la que aprendí a nadar; la hermana, la niña del pelo débil, la de las pupas en el alma; soy la abundancia, también la esperanza, el amor a la palabra».

Amo mi vida. Conservo el poema que me escribiste cuando dejé mi casa por primera vez: «Eres la primera paloma que levanta el vuelo de mi palomar». También, guardo tu última carta: “vivir la vida, siempre os he querido y siempre os querré”. Soy afortunada. Quiero beberme la vida entre letra y letra; escaparme con mis autores de viaje, leerme todas las tardes; descubrir títulos memorables, de esos que nos elevan el alma hasta la última palabra. Quiero palabras, palabras.

¿Por qué «LoQueNoExiste»? Este es otro capítulo.

Mercedes Pescador

CEO de Medialuna Comunicación y editora de LoQueNoExiste

Este artículo ha aparecido originalmente en el libro Empresari@s. Una manera de estar en el mundo publicado por LoQueNoExiste en septiembre de 2017

Tags:
0 shares
Anterior

CEM suma un programa de Salud Digital

Siguiente

Nueva estructura organizativa en Rastreator.com

Periodismo
Constructivo