Más de la mitad de las emprendedoras trabaja de 40 a 60 horas semanales

Conciliar, la maternidad y llevar una vida de acuerdo con sus valores son los motivos principales que llevan a muchas mujeres a emprender y poner en marcha su propio proyecto profesional. Así se desprende del Observatorio, la encuesta anual impulsada por la comunidad de mujeres emprendedoras Extraordinaria, que cada año hace un radiografía sobre el estado de la emprendeduría en femenino en España. Coincidiendo con el próximo 19 de noviembre, día internacional de la mujer emprendedora, se ha hecho público este estudio en el que se pone de manifiesto que existe una emprendeduría de género que, en el caso de las mujeres, está condicionada por los talentos, la actitud y los diversos roles que tiene el género femenino.

Así, el 65% de las encuestadas asegura que emprenden para sentirse más llenas y alinear su profesión con su estilo de vida o bien que el 40% de las emprendedoras que han sido madres afirman que han puesto en marcha su propio proyecto para conciliar. A pesar de esto, los resultados del Observatorio indican que para sacar adelante sus proyectos y poder vivir de ellos, más de la mitad de las emprendedoras tienen que trabajar entre 40 y 60 horas semanales, más tiempos que el que establece la jornada laboral habitual. Ahora bien, a pesar de las horas dedicadas, sólo el 34% consigue vivir de su proyecto como única fuente de ingresos, hecho que obliga a 3 de cada 10 mujeres a compaginar su propio negocio con otro trabajo para complementar el sueldo. “Estos datos demuestran que uno de los grandes retos de la emprendeduría femenina es poder poner en marcha y consolidar proyectos que les
permitan llevar la vida que quieren sin tener que trabajar más horas”, explica Gemma Fillol, impulsora del estudio y fundadora de Extraordinaria.

Otro reto que se desprende de la encuesta es la necesidad que las mujeres hagan un cambio de mentalidad respecto a sus proyectos y la emprendeduría. Y es que el 75% de las participantes en El Observatorio consideran que la mujer lo tiene más difícil a la hora de emprender y sólo el 22% de las participantes de la encuesta asegura tener un plan de negocio a largo plazo. “El ritmo de vida diario, los diversos roles de las mujeres y el miedo al fracaso son motivos que ponen de manifiesto que hay que continuar trabajando para crear las circunstancias adecuadas para que las mujeres puedan poner en marcha proyectos sólidos”, añade Fillol. Una manera de hacerlo sería con la accesibilidad a las políticas públicas dirigidas a las emprendedoras ya que, según el estudio, el 80% de las encuestadas reconoce que nunca ha solicitado ninguna ayuda porque no saben de su existencia o cómo solicitarla.

Otra cifra relevante del estudio asegura que el 22% de las mujeres encuestadas no se considera feminista. Un dato que contrasta con el movimiento social que se vive ahora mismo y que demuestra que todavía queda mucha pedagogía por hacer sobre el significado del término feminista y también de las implicaciones sociales que tiene.

A pesar de los retos, el 98% de las participantes en El Observatorio creen firmemente que se puede vivir del propio talento. Además, 9 de cada 10 encuestadas sienten que su proyecto de emprendeduría va de la mano de su crecimiento personal.

El Observatorio nació en 2017 con el objetivo de hacer una radiografía de la realidad de las mujeres emprendedoras y entender qué significa emprender en femenino y qué retos y dificultades presenta. Esta es la 2ª edición de la encuesta, en la que han participado 970 emprendedoras españolas. Extraordinaria se fundó en 2015 como la comunidad de mujeres emprendedoras que quieren vivir de su talento. La licenciada en Ciencias Políticas y experta en comunicación emocional, Gemma Fillol, es su fundadora.

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo