Las empresas felices atraen el talento

Los empleados felices son más productivos, se involucran más en los proyectos de la empresa y se mantienen más tiempo en sus puestos de trabajo

 La felicidad laboral, después del salario, se ha convertido en una de las motivaciones principales de retención del talento, por lo que es importante detectar el clima laboral que reina en las oficinas y procurar propiciar un ambiente positivo.

Cada vez es más habitual que las empresas midan el nivel de satisfacción de sus empleados, ya que los empleados felices son más productivos, se involucran más en los proyectos de la empresa y se mantienen más tiempo en sus puestos de trabajo.

Desde Antal International, consultora experta en la selección de personal especializado, hemos analizado las empresas con una gran satisfacción de sus empleados y hemos concluido que son más productivas y que hay menor fuga del talento.

Los empleados que trabajan con una gran presión por parte de sus compañías, pueden ser más productivos a corto plazo, pero a la larga sus productividad suele decaer y puede ser motivo de cambio laboral. No obstante, crear un buen clima laboral no es sólo labor de una empresa, que debe favorecerlo, pero al final, las empresas están formadas por sus trabajadores y la implicación de estos en la cultura corporativa, puede ser la clave para conseguir una empresa feliz.

¿Cómo favorecen las empresas que sus empleados sean felices? Proporcionando todas las herramientas posibles para desempeñar sus trabajos, teniendo en cuenta sus ideas y opiniones, generando oportunidades para que los empleados interactúen (team buildings, comidas de equipo, actividades de RSC en grupo…), valorar los éxitos laborales…

Muchas veces las empresas optan por dar gratificaciones no monetarias (cheques guardería, refrescos gratis, café o desayunos) que en vez de tomarse como un aliciente, termina siendo una obligatoriedad para la empresa, ya que las personas se acostumbran a tenerlo siempre y producen, por lo tanto, el efecto contrario.

No hay que olvidar, no obstante, que el objetivo final de las empresas es ser rentables, no la felicidad de sus empleados, por lo que la satisfacción de los empleados estará supeditada a la rentabilidad de las mismas.

Leticia de la Herrán

Managing Director de Antal International en España

 

 

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo