Cuáles son las soft skills más demandadas por las empresas

Dependerán del tipo de perfil requerido y del tipo de organización y de su cultura de empresa

El entorno laboral cambiante, la necesidad de perfiles multidisciplinares, la aparición de nuevas líneas de desarrollo profesional o la necesidad de nuevas profesiones ahora emergentes, hacen que las empresas requieran cada vez más habilidades o características concretas para los profesionales que se incorporan a sus empresas. Aunque es esencial que los profesionales estén técnicamente cualificados a través de la formación y/o experiencia, las empresas cada vez valoran más a los profesionales que, además, sean capaces de desarrollarse en equipo o sean capaces de comunicar esta experiencia para la toma de decisiones dentro de un proyecto.

Desde Antal International, consultora experta en la selección de personal especializado, hemos analizado cuáles son las características o soft skills más demandadas por las empresas contratantes. Estas dependerán del tipo de perfil que se requiere en la empresa: manager o empleado, perfil comercial o perfil técnico… Y por otra parte, dependerá también del tipo de organización y de su cultura de empresa: Si es una gran compañía o por el contrario una empresa familiar, si se trata de una holocracia o una meritocracia…

A la hora de buscar perfiles de management, se requiere especialmente personas con capacidad para la gestión de equipos, el desarrollo de los mismos y aptitudes para la  resolución de conflictos. También es importante la capacidad analítica y una buena comunicación a diferentes niveles de interlocución.

En líneas generales, se valoran los profesionales que sean capaces de trabajar en equipo; con capacidad de colaboración, es decir, que se puedan coordinar en distintas áreas o proyectos de trabajo, algo cada vez más habitual en las empresas. También destaca la capacidad de aprendizaje y de mejora en un entorno laboral cambiante, con flexibilidad y autonomía.

Para perfiles comerciales destacan la resiliencia, la orientación a cliente y a resultados, las habilidades de negociación y la capacidad de adaptación. También es importante el conocimiento y pasión por la empresa, producto, marca o proyecto.

Las personas con pensamiento crítico, con empatía y ética profesional son, tras unos años de reconversión y tiempos muy duros en el ámbito laboral, profesionales muy valorados; así como el positivismo, la capacidad de adaptación a cambio y, sobre todo, la visión de negocio, es decir, profesionales que trabajen como si fuera su propia empresa. Estos promueven un ambiente mucho más productivo, y a la vez, mucho más feliz.

Leticia de la Herrán

Managing Director de Antal International en España

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo