El sentido de un plan de igualdad en la universidad

El 8 de noviembre aprobamos en la Universidad Pablo de Olavide el II Plan de Igualdad. A nadie extrañará este hecho, ni dudará de la utilidad de tener un documento de estas características en una universidad pública, aunque solo fuera porque es preceptivo. Sin embargo, en estas líneas quiero hablarles del sentido que para nosotros y nosotras tiene este segundo plan que recientemente aprobamos.

La aprobación del plan es fin y también principio, la última etapa de una gestación que es, ante todo, un proceso con gran valor en sí mismo. Y es el principio, el comienzo en el que las acciones en pro de la igualdad en nuestra universidad continúan realizándose o se renuevan.

El plan de igualdad es un proyecto participado y pensado por personas de la comunidad universitaria y también en colaboración externa con la administración autónoma. Cumple con los elementos básicos que componen los planes de igualdad universitarios, pero es muy nuestro: pensado para nuestro contexto, teniendo en cuenta nuestras potencialidades y nuestras limitaciones.

Para su realización, partimos de una evaluación sobre los indicadores recogidos en I Plan de Igualdad de la UPO. Sistematizamos los datos y analizamos el grado de cumplimento. Este trabajo, con independencia de que arrojara unas cifras de cumplimento aceptables (en torno a un 80%), nos convenció de la necesidad de diseñar un nuevo plan que avanzara elementos innovadores en su alcance y método, a la par que se simplificara para poder ser aprehendido por toda la comunidad UPO.

Mas que un plan de factura extensa, el papel lo sostiene todo. Nos interesaba un plan comprensible, cercano, de finalidades amplias, pero de ejecuciones asequibles, que lograra la complicidad del personal de administración y servicios, del profesorado y del alumnado. Y estos convencimientos venían determinados por lo concluido en las sesiones colectivas, organizadas para la evaluación cualitativa del primer plan y las propuestas sobre el segundo, que nos pusieron en la senda del nuevo.

Sobre la base de los datos cualitativos y cuantitativos obtenidos en el proceso de evaluación, la Comisión de Igualdad de la universidad compuesta por representantes del equipo de gobierno de la universidad, de RR. HH. y del comité de empresa, inició la redacción del segundo Plan de Igualdad.

El trabajo de esta comisión se completa con el análisis y seguimiento de la Comisión Experta, en la que se encuentran profesorado, representantes de los colectivos laborales y funcionarios, alumnado y una asesoría externa. Y todos ellos con una característica común, la experiencia y conocimiento especializado en el ámbito de la igualdad de género.

La necesaria evaluación de lo conseguido a través de los indicadores y de los foros de debate colectivos y la implicación de las dos comisiones hace del diseño y aprobación del plan un proceso desarrollado en el tiempo que puede resultar extenso pero que a la postre le da sentido.

¿Tiene sentido redactar un plan descontextualizado y alejado de las inquietudes de las personas sobre las que van a incidir? Para el equipo de este vicerrectorado de cultura y compromiso social que tiene la responsabilidad de impulsarlo, no lo tenía. La participación de la comunidad universitaria en la elaboración del plan no es solo un proceso en el que se ponen sobre la mesa las diferentes percepciones sobre las desigualdades entre hombres y mujeres, sino que también se produce una toma de conciencia sobre cómo operan estas en el contexto universitario desbaratando la creencia del equilibrio en un entorno amable como sería el de la Educación Superior.

Y esta toma de conciencia colectiva es fundamental para elaborar las propuestas, pero, sobre todo, para lograr avances reales: o estamos implicados todas las personas de la comunidad con independencia de su estatus, sexo u edad, o acabar con la desigualdad será un objetivo inalcanzable.

Elodia Hernández León

Vicerrectora de Cultura y Compromiso Social

Universidad Pablo de Olavide (Sevilla)

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo