Vuelve Inés Plana con su segunda novela

Una nueva historia del teniente Tresser y su equipo

Tras el éxito de Morir  no  es  lo  que  más  duele,  Inés  Plana  sumerge  al  lector  en  una trama  vertiginosa  por  la  que  transitan  personajes  atormentados  y  complejos y  en donde  el  teniente  Tresser  se  someterá  a  un  dilema  moral  que  pondrá  a  prueba  sus convicciones.

Todos los protagonistas  deberán elegir,  en  algún  momento, un  camino  para  resolver sus  problemas actuales y  afrontar  un  futuro  incierto.  Narrada en  una tercera  persona omnisciente, que pasa, sin solución de continuidad, de un personaje a otro, el lector es el único que conoce los pensamientos y los actos de todos ellos.

Concretamente, la novela traslada al lector a las Navidades  de  2009,  con  un  país  aplastado  por  la  crisis,  una  funcionaria  de  la Seguridad Social muere al ser empujada violentamente contra una cristalera. Quien lo hace es una  joven  que  huye  del  lugar  sin  dejar  rastro.  Este es  el  caso  que  investiga Julián  Tresser,  teniente  de  la  Policía  Judicial  de  la  Guardia  Civil,  cuando  surge  la primera  pista  fiable  sobre  el  paradero  de  Luba,  una  chiquilla  de  doce  años  que desapareció misteriosamente dos años atrás.

Desde  entonces,  Tresser  ha  buscado  desesperadamente  a  esa  niña  que  no  es  su  hija pero que debería serlo. No imagina que la pequeña ha escapado del sórdido mundo de la prostitución en la que la habían confinado. El azar la lleva a esconderse en una casa en un pueblo perdido donde dos mujeres parecen ocultar un secreto inconfesable que podría  arruinarles  la  vida.  Luba debería  pedirles  ayuda,  puesto que llega  herida  hasta allí,  pero  los  abusos  que  ha  sufrido  le  impiden  confiar  en  nadie.  Esas  circunstancias, caprichosas y crueles, no se lo van a poner fácil al teniente, pues, a la vez que busca a la niña, deberá elegir entre la responsabilidad que conlleva su profesión y la fuerza de los vínculos de sangre.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo