La Unidad de Mujeres y Ciencia analiza cómo el COVID-19 afecta al sistema de ciencia e innovación

En la reunión han participado las investigadoras Azucena Bardají, del Centro de Investigación en Salud Internacional de Barcelona; Cristina Romero, del Instituto de Ciencias del Mar, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); Diana de la Iglesia, consultora de I+D; Mariam Tórtola, del Instituto de Física Corpuscular (IFIC), de Valencia; María Villarroya, de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura de Zaragoza, y Silvia Gallego, vicedirectora del Instituto de Ciencia de Materiales del CSIC.

Con este encuentro, el ministro ha querido conocer de primera mano la situación de las investigadoras y de los centros o universidades en las que desarrollan su labor, así como sus inquietudes a futuro y propuestas a medio y largo plazo. El Ministerio, a través de su Unidad de Mujeres y Ciencia, está analizando cómo ha afectado el contexto del COVID-19 al sistema de ciencia e innovación en términos de igualdad de género y, de hecho, ya ha publicado un documento con recomendaciones para la toma de futuras decisiones desde una perspectiva de género.

Además, la Unidad de Mujeres y Ciencia está preparando un estudio sobre la conciliación de la vida familiar y laboral durante la pandemia entre el personal investigador del Ministerio, cuyos resultados también contribuirán a la toma de decisiones sobre posibles medidas preventivas o correctivas.

Durante la reunión, las investigadoras han puesto de relieve algunos de los principales retos que se han presentado durante el confinamiento, como la dificultad para conciliar el cuidado de menores con mantener el mismo ritmo de producción científica; la falta de concentración y las largas jornadas de trabajo. Todas han coincidido, además, en la necesidad de avanzar en políticas de conciliación y en medidas de formación en igualdad de género en la I+D+I, especialmente en sesgos inconscientes de evaluación, y en que la estabilidad de la carrera científica es clave para las científicas. En este sentido, también se ha puesto en valor las acciones del Ministerio de Ciencia e Innovación tanto en el ámbito de igualdad de género como para con el conjunto de su personal investigador.

El ministro ha defendido que la I+D+I debe ser uno de los ejes principales para afrontar los retos de futuro tras la pandemia y, para ello, debe garantizarse también que se hace con el mejor talento, sin perder talento femenino, y siendo, además, consistentes en las medidas impulsadas para integrar la perspectiva de género en la ciencia, de forma que la igualdad de género sea una realidad en el Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación. Además, ha recalcado que uno de los objetivos centrales del Ministerio en esta legislatura es definir una carrera investigadora desde el inicio, con contratos estables y evaluaciones justas e inclusivas.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo