Sor Lucía Caram: una monja dispuesta a cambiar el mundo

Portada de 'A Dios rogando'
Portada de ‘A Dios rogando’

“Antes le pedía solo a Dios, ahora tengo que pedirle a todo dios”, bromea Sor Lucía Caram en su último libro, A Dios rogando (Plataforma Editorial). Y es que la monja dominica tiene claro cuál es su causa: ayudar a aquellos que lo necesitan, porque, como ella misma asegura, “Dios no tiene manos, tiene nuestras manos, para curar, consolar, construir, transformar.”

A través de páginas llenas de lucidez y amor hacia los demás, la autora explica cómo y por qué inicio su lucha por un mundo más justo.  “Cuando me hice monja me dijeron que lo más importante era la oración. Era pedirle a Dios. Y pasé muchos años dedicada sólo a la plegaria… Con el tiempo estalló el drama de la humanidad, llegó el llanto de los más pobres”, cuenta.

Sor Lucía acerca en  la obra su labor solidaria junto a las personas más desfavorecidas, que la llevó a promover el Grupo de diálogo interreligioso de Manresa, el proyecto MOSAIC de salud mental y la Fundació Rosa Oriol. Esta última entidad se ha convertido en poco tiempo en un paraguas jurídico, organizativo y humano dedicado a proporcionar respuestas a las personas que han sido expulsadas del sistema y que no pueden vivir con dignidad, y cuenta con un albergue, un huerto y casas tuteladas entre otras instalaciones y proyectos.

En el libro, el lector encontrará también una invitación a comprometerse en la defensa de los más desamparados y a escoger un camino alejado del consumismo y el egoísmo. “Twitter y todos los medios son mis aliados, los amplificadores de mi oración universal: que todos los que quieran y puedan me ayuden o se apunten, para infectar la red, para crear una gran pandemia de compromiso, positividad, felicidad y vida, que termine de una puñetera vez con el modelo imperialista y perverso que excluye del banquete de la vida a algunos y privilegia a unos pocos”, asegura.

La autora

Sor Lucía Caram (1966, Tucumán, Argentina) es monja dominica contemplativa. Compagina la oración, el estudio y la vida en comunidad con la actividad social junto a las personas más vulnerables. Colabora en Els matins de TV3, Via Lliure de Rac 1 y Directe 4.0 de Ràdio 4. Es también autora de Mi claustro es el mundo (Plataforma Editorial, 2012).

 

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo