Para conectar con el éxito, ¡hazlo personal!

SOPHIE VURPILLOT. ESCP BUSINESS SCHOOL

Cuando realicé los career days a principios de este año a los estudiantes de Master de ESCP Business School, mencioné el networking como uno de los cuatro pilares principales del éxito profesional. También hablé sobre mi interpretación personal del éxito, la cual asocio con la creación de impacto.

Creo que el éxito es el resultado directo de nuestra red y de lo que creamos con las personas que la conforman. En otras palabras:

Éxito = [las personas que conocemos y con las que conectamos] x [lo que creamos juntos].

Estoy fascinada por el poder del networking. Va más allá de conseguir buenos trabajos y promociones, es fantástico para influenciar e impactar a nuestras organizaciones y a nuestro mundo. El networking es una de las área en las que mi perspectiva ha evolucionado más, después de 15 años colaborando y empoderando a miles de líderes de más de 20 países.

Estoy emocionada por compartir mis aprendizajes, articulados en mis propias tres reglas doradas.

Autoconocimiento y Autenticidad

Ser genuino allana el camino para colaboraciones fructíferas, lo que se traduce en un mayor impacto. La vida nos ofrece incontables oportunidades diarias de conocer a nuevas personas que podrían ser instrumentales para nuestra trayectoria profesional: el speaker del webinar al que fuiste, los participantes de una conferencia o training al que te apuntaste, también tus vecinos en la terraza de un café, o en un avión… Si eres una persona extrovertida, seguramente tengas muchas de esas historias.

Conocernos a nosotros mismos -nuestros valores, nuestro propósito, nuestras creencias- y ser genuinos (mostrar nuestro verdadero ser al mundo) nos permite identificar a aquellas personas con las que compartimos cosas importantes y nos permite conectar a un nivel más profundo creando las bases para la confianza y la amistad, dos ingredientes clave para las colaboraciones más exitosas. Sin ninguna duda, la magia existe cuando hacemos aquello en lo que creemos, con las personas que queremos y con quien compartimos nuestro propósito.

Generosidad y Lealtad

Cuando empecé a investigar sobre el networking, me encontré con numerosos artículos que trazaban una paralela entre networking y hunting. De acuerdo con esta creencia, existe un cazador (hunter) y un cazado (huntee). Cuando te aproximas al networking con esta mentalidad, se convierte en una actividad estresante y desagradable, a no ser que estés ahí por el subidón de endorfinas. También es verdad que muchas personas están altamente buscadas y necesitan ser contactadas con una aproximación eficiente, puesto que su tiempo siempre es escaso, en general, el networking no se trata de endorfinas. Se trata de serotonina (sentido de pertenencia) y oxitocina (el químico generado por la amistad y la confianza profunda).

El networking no es hunting: es farming. De la misma manera en que los cultivos necesitan la luz del sol, la temperatura adecuada, humedad, aire y los nutrientes para crecer, las relaciones necesitan ser protegidas y nutridas. De la misma manera en la que las presas mueren, las organizaciones y proyectos pueden terminar, pero las personas siguen siendo quienes son más allá de su ocupación actual. Conocí a algunos de mis mejores partners hace 13 años, en un contexto profesional muy diferente.

Y por alguna razón, el networking parece ser gobernado por una ley del karma: cuanto más das, más recibes. No deberías enfocarte en contar puntos, en cambio, invierte tu preciado tiempo y esfuerzo en ayudar a personas de tu red y nuevos proyectos y colaboraciones van a seguir el ejemplo.

Curiosidad y Diversidad

Los líderes más inspiradores que conozco buscan activamente el estar constantemente aprendiendo de todos y de cada lugar, creando una red diversa. Para mí y para ellos, una red verdaderamente diversa es intergeneracional, inter-cultural y multi-sectorial. Una red diversa también está equilibrada en géneros.

Interactuar constantemente con personas con trayectorias diferentes a la tuya, te lleva a hacer el esfuerzo consciente de entender perspectivas diferentes. Amplia tú campo de experiencias y desafía tu forma de pensar. Te permite ver nuevas analogías, que te permitirán ver nuevas posibilidades. Ver esas paralelas es el core del pensamiento creativo y estratégico, dos de las fortalezas de los grandes líderes.

Para concluir, el networking es una palabra impersonal que conlleva un proceso muy personal. Se trata de conectar y nutrir relaciones auténticas, basadas en la cercanía, confianza, curiosidad y generosidad.

Sophie Vurpillot, Emprendedora y Coach Ejecutivo

Alumni y ponente invitada en ESCP Business School

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo