“En Esther Noriega tenemos una forma especial de entender la moda”

En el año 2005, tras realizar estudios de diseño, moda, patronaje y costura en diferentes lugares entre Madrid y Barcelona, y haber trabajado para firmas como Pronovias, Petro Valverde o Amaya Arzuaga, Esther Noriega decidió crear su propia empresa, una tienda con taller incluido donde diseñar y vender vestidos de novia y fiesta ubicada en Valladolid. Cinco años después cambió la tienda por un Showroom, de forma que tuviera la posibilidad de realizar otras tareas fuera de Valladolid, como ir a ferias, viajes y eventos de moda.

En el año 2013, Esther Noriega decidió subirse a la pasarela, haciéndolo en la FashionWeek de Valencia. Tan solo un año después, llegó su primer desfile en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid. Este sería el comienzo de casi cuatro años con sus respectivas ediciones sobre la pasarela madrileña. Y en el año 2018 se animó a participar en la Valmont Barcelona Bridal Week, la mayor feria de moda en cuanto a vestidos de novia y de invitada en Europa. “Es allí donde surgió mi oportunidad de colaborar como diseñadora en una firma China, para la que tan solo meses después viajaría a Shanghai a desfilar, y establecer un potente lazo comercial”, informa.

“La feminidad es la fuerza de la mujer, la moda su armadura”

Sobre sus inicios en el mundo de la moda, Esther detalla que fueron desde abajo, conociendo y aprendiendo cada pequeño detalle del oficio. Realizó todo tipo de empleos; desde planchadora en una tienda de novias, hasta llevar el control de calidad en Pronovias, así como ejercer de patronista. “Siempre que empezaba en un trabajo nuevo, estaba deseando aprender cosas, y absorbía todo lo que iba conociendo en cada lugar donde estaba, hasta que veía que no podía aprender nada mas, entonces, buscaba otro trabajo y cambiaba”, comenta, destacando que lo que más le gustó de haber trabajado en diferentes áreas “fue el descubrir que, poco a poco, iba adquiriendo los conocimientos de cómo funcionaba una empresa, más allá de los vinculados meramente a la moda”.

En ese momento, Esther descubrió que la moda le daba posibilidades infinitas y que, además, era capaz de realizarlas todas, por lo que se sentía muy completa. “La moda te ofrece muchas fases diferentes: la creativa, (que es cuando te toca diseñar), la técnica (cuando tienes que hacer los patrones y cortarlos en tejido) y la artesanal (cuando con aguja e hilo te pones a montar la prenda), entre otras muchas”, enumera.  En estos 15 años de trayectoria, “cada paso, cada acierto y, sobretodo, cada error, me han llevado a que Esther Noriega evolucione día a día, y se adapte a la demanda del mercado”, explica.

Sobre la esencia de la firma, Esther comenta que nació en Ávila, pasó su infancia en la Costa Brava y su adolescencia en Valladolid. “Llevo la mezcla de dos culturas tan diferentes y a la vez tan especiales, que soy incapaz de separar la una de la otra. Y este juego de contrastes tan enriquecedor, se refleja de alguna manera en lo que hacemos”, explica.

Un instrumento de empoderamiento

Bajo el lema “La feminidad es la fuerza de la mujer, la moda su armadura”, la marca trabaja en crear piezas no solo como prendas de vestir, sino como una parte inherente de la mujer, que la acompañará en momentos especiales para vestirla y, sobre todo, para ser parte de su recuerdo, parte de la emoción y de la seguridad en si misma durante sus días especiales, y también en los cotidianos. “En Esther Noriega tenemos una forma especial de entender la moda, educada desde el entusiasmo y el amor por cuidar los pequeños detalles”, señala.

La moda de Esther Noriega es el resultado de un proceso creativo cuidado y meditado, hecho con ilusión y, sobre todo, con cariño y paciencia, un resultado tangible, por ejemplo, en nuestros patrones hechos a mano, que cuidan y siguen las líneas de la silueta femenina adaptándose a ella. “Nuestras piezas importan, pero también cuidamos el proceso, las ideas, y la inspiración, que será la nota creativa que conecte nuestra marca con sus usuarias, con las guerreras del mundo de a pie de cuyo universo queremos formar parte”, concluye.

María Cano Rico

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo