“Perseverancia, pasión y motivación, las claves del éxito de ASHO”

RUTH CUSCÓ. ASHO

“Irresponsablemente responsable”. Así califican a Ruth Cuscó, directora gerente de ASHO. Una persona que en el entorno laboral se caracteriza por ser “estricta, algo perfeccionista y tener mucha constancia en todo lo que hace”.  Y es que, tal y como indica: “cuando algo te apasiona, lo intentas hacer lo mejor posible y contagiar a los que te rodean para que sientan y tengan la misma pasión y entrega”.

De hecho, Cuscó incide en que es muy importante que en la vida te guste lo que haces. “Esta filosofía forma parte de mi vida y es prácticamente mi mantra. Además, llevo 20 años vinculada a ASHO, luchando por sacarlo adelante. Sé que es más que un trabajo porque me ha hecho mejorar y crecer a nivel personal y profesional junto al equipo, cada reto al que nos hemos enfrentado nos ha convertido en lo que somos hoy. Si bien es cierto que para mí, dar el salto a gerencia conllevó una mayor responsabilidad, un cambio de rol, un trato más directo con el cliente, el tomar decisiones y ser la cara de la empresa. Pero como todo cambio, también tiene sus ventajas, y después de un periodo de aclimatación, uno se adapta”, revela.

Perseverancia, pasión y motivación

Licenciada en Ciencias Económicas y Master of Business Administration (MBA) por la Universidad de Barcelona, Cuscó inició sus prácticas en una empresa del sector sanitario que pertenecía al mismo grupo que ASHO y muy pronto la designaron responsable del departamento de codificación. Por lo tanto, lleva 20 años vinculada a ASHO. “Por aquel entonces solo contaba con cinco años de recorrido, siendo una empresa pequeña con un grupo muy reducido de personas que tenían el objetivo de asesorar a los hospitales y centros asistenciales y cubrir un nicho en el mercado tan necesario como el de la codificación clínica. Tras muchos años de dedicación, tuve la oportunidad de dar el salto a la gerencia”, explica Cuscó.

Este año la empresa de asesoramiento hospitalario y codificación clínica cumple 25 años tras cerrar 2018 con una facturación total de 1.520.000 euros, lo que supone un incremento del 60% en solo un año. “ASHO ha experimentado una gran evolución en sus 25 años de trayectoria, especialmente el cambio de lo analógico a lo digital. En 1994, la codificación no era tan sofisticada ni automatizada como ahora. Para realizar un informe, yo misma me trasladaba con infinidad de cajas a cuestas, con informes de altas en papel que había que pasar a código en limpio, hasta llegar a un punto en que uno se aprendía esos códigos de memoria de tanto repetirlos. Hoy en día, contamos con sistemas digitales que nos han facilitado todo el proceso”, afirma Cuscó.

Profundizando en la evolución de ASHO, Cuscó señala que la perseverancia y la pasión son dos de pilares esenciales en los que se fundamenta la compañía, así como las claves de su éxito.  “No obstante, hay un factor que sobresale por encima del resto, la motivación. Al final, nuestro éxito en la vida depende de la motivación con la que trabajamos día a día. Tanto la propia, como la de un equipo”, destaca.

Navegar en una misma dirección

Su función principal como directora gerente es asegurar que todos navegan en una misma dirección y que la empresa sale adelante con sus objetivos económico-financieros. “Es mi obligación supervisar el área de contabilidad y de contrataciones (ya sea en hospitales privados o a partir de concursos públicos). También hago las labores de directora de producción. Me encargo de planificar las tareas de los trabajadores de forma que obtengan los mejores niveles de rendimiento, eficiencia y productividad para el conjunto de la empresa. Asimismo, me ocupo de revisar los objetivos, gestión y logros de la compañía y tomo decisiones en relación a la estrategia empresarial”, detalla.

Además, Cuscó ha recalcado que en ASHO, que cuenta con un 75% de la plantilla femenina, potencian un fuerte sentimiento de pertenencia y de equipo. “Motivamos a nuestros empleados en que se sientan parte del proyecto, y que sepan que lo que se quiere se consigue, con  esfuerzo y dedicación. Además, desde dirección somos conscientes que debemos facilitar que las personas puedan compaginar el trabajo en ASHO con sus estudios. Asimismo, tenemos un horario reducido (de 08:30h am a 15:30 pm) que permite que los trabajadores concilien la vida laboral con la familiar de una manera óptima. En ASHO el trabajador siempre gana. Y en consecuencia, la empresa también gana”, añade.

Respecto a sus objetivos, destaca que, a corto plazo, desde la empresa quieren seguir apostando por la investigación y potenciar el desarrollo de sistemas de la Inteligencia Artificial basado en análisis de datos. “Este es, sin duda, el centro de nuestra labor. Se está demostrando que IA tiene increíbles beneficios en el ámbito de la salud, y muchos apuntan que es el futuro del sector sanitario; especialmente en cuanto a codificación, ya que permite reducir los tiempos de manera precisa”, comenta.

Y, a largo plazo, tiene el objetivo de ir expandiendo miras más allá de España y otros países de Latinoamérica. “Desde la compañía recientemente anunciamos un proyecto de internacionalización que tenemos entre manos, tanto en el mercado latino -que ya se ha iniciado-, como en otros continentes, en un futuro”, señala.

Y con todos estos proyectos, no es de extrañar que Cuscó haya confesado que, a veces, le resulta algo difícil desconectar. “Más hoy en día con el teléfono móvil a cuestas y siempre conectado. Mi opción para desconectar es apagar el móvil, estar con mi familia y siempre que puedo me gusta cambiar de aires y desplazarme fuera de la ciudad, a sitios tranquilos o rurales que te permiten conectar con la naturaleza y reflexionar, en definitiva, encontrarse con uno mismo”, subraya.

La constancia como aliada en el camino hacia el éxito

“El éxito del perseverante no solo radica en alcanzar sus metas sino en hacerlo sin sacrificar sus principios”. Con esta frase ha concluido Cuscó, quien ha revelado que sintetiza su trayectoria laboral. “El hecho de tener la constancia como aliada en el camino hacia el éxito y siempre apostar por las buenas prácticas en el trabajo. De la misma forma, intento inculcarle a mi hijo pequeño este mensaje para que lo aprenda lo antes posible y lo ponga en práctica en su futura vida adulta, tanto en su vida personal, como en el entorno laboral”, confiesa.

María Cano Rico

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo