“Pikolinos siempre se ha caracterizado por hacer las cosas de una forma diferente, con pasión”

ROSANA PERÁN. GRUPO PIKOLINOS

Rosana Perán es la vicepresidenta de Grupo Pikolinos, una empresa -en sus palabras- diferente. “Creo que Pikolinos siempre se ha caracterizado por hacer las cosas de una forma diferente. Con pasión, creyendo mucho en lo que hacemos y la forma en que lo hacemos. Además de con unos valores corporativos afianzados en toda la organización y que presiden nuestro día a día”, comenta.

Rosana se incorporó a Pikolinos en 2001, aunque desde siempre tuvo claro que su futuro pasaría por la empresa familiar. “Prácticamente pasé de jugar en la fábrica de mi padre durante los veranos a tener claro que mi futuro. Además, siempre tuve entre ceja y ceja los números y así dirigí mi  formación. Finanzas y organización que complementé con la formación en otros países y trabajar en otras grandes empresas del sector y multinacionales del mundo de la auditoria. Esto me aportó una visión global que luego pudo aplicar a nuestro sector y nuestra empresa”, explica Rosana.

Rosana ha sido reconocida este año con el Premio Forinvest a su trayectoria empresarial. “Estoy muy agradecida por este premio. Pero, sinceramente, no creo que sea un premio a mi trayectoria sino a la trayectoria de Grupo Pikolinos. A la de mi Padre, mi madre, mis hermanos, a las cientos de personas que nos han acompañado y nos acompañan cada día. Me encantaría poder compartirlos con ellos porque, sin ellos, no habría llegado nunca este premio”, ha señalado Rosana sobre el reconocimiento.

“Si algo bueno tiene el mundo de la empresa es que exige un constante aprendizaje, retos nuevos cada día”

Tras su incorporación a Pikolinos, su formación fue constante y 360 grados ya que pudo estar  en todas las empresas y departamentos del Grupo hasta el día de hoy, que está al frente de las áreas de Auditoría Interna, al frente de la Comisión Financiera, además de la vicepresidencia de la compañía. “Si algo bueno tiene el mundo de la empresa es que exige un constante aprendizaje, retos nuevos cada día y esto es una gran ventaja porque nos permite estar en constante evolución, profesional y personal”, señala.

Sobre su situación laboral, Rosana ha confesado que se ha reinventando. De una parte estrictamente financiera, ha pasado a desarrollar proyectos más operativos dentro de la compañía, en diferentes áreas, especialmente la productiva: con el diseño y ejecución de la nueva fábrica en Elche, Pikokaizen, o el nuevo almacén logístico, Pikolog. “Son proyectos muy operativos pero que me han permitido estar cerca de la gente… y esta es mi verdadera pasión, más allá de ese control financiero de la compañía que, por supuesto, sigo desarrollando”, comenta.

De hecho, Rosana ha revelado que le gusta estar muy cerca de los equipos. “Saber sus inquietudes, sus problemas, porque, en ocasiones, la dirección de una compañía puede aislarse de esa realidad que viven diariamente sus equipos. Y eso no es bueno”, comenta.

Sobre la política de igualdad y conciliación, en Pikolinos tienen un Comité de Responsabilidad Social Corporativa formado por personas de diferentes departamentos y unidades productivas. “Entendemos que ésta es parte de la receta del éxito de este tipo de políticas: que las diseñen los propios equipos y estén involucrados desde el principio en ellas”, opina.

Y, para ello, “cuentan con un Plan de Flexibilidad Horaria, diferentes protocolos internos de Comunicación Interna, de prevención de delitos, y un largo, etc. persiguiendo que Pikolinos sea el mejor lugar posible para trabajar y para crecer personal y profesionalmente”, detalla.

Para desconectar del trabajo, Rosana ha confesado que no hay mejor receta para ello que viajar con su hija. “Es el mejor de los placeres que conozco. Nos hace sentirnos vivas, unirnos viviendo experiencias enriquecedoras, conocer culturas, ciudades”, confiesa. Además del deporte, especialmente el boxeo.

Y aunque no parezca una desconexión, -tal y como comenta- a Rosana le encanta hablar con la gente de su empresa, tomarse café con ellos, poder ayudarles en lo personal y profesional.

Lucha y constancia, las recetas del éxito

Si algo describe a Rosana es su carácter de lucha y constancia… “Como herencia de mi padre he desechado completamente la palabra “NO”. No entiendo la vida con un “no puedo algo”… Todo se puede, con trabajo, con esfuerzo, con pasión, disfrutando de lo que hacemos”, subraya.

Respecto a sus próximos propósitos, Rosana ha confesado que, sin lugar a dudas, el mayor de ellos es ser feliz en el trabajo y conseguir que las casi 700 personas que conforman parte de Grupo Pikolinos lo sean. “Es vital disfrutar de lo que uno hace cada día, levantarse cada mañana con la ilusión de participar en un gran proyecto empresarial que nos complementa y nos hace crecer. Con este punto bien, cualquier objetivo cuantitativo como empresa que nos marquemos… lo conseguiremos sin duda”, concluye.

María Cano Rico

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo