Recuperar la línea tras la Navidad con deliciosos y saludables menús

Durante las fiestas navideñas casi todos nos dejamos llevar por las comidas y cenas copiosas acompañadas de los tradicionales dulces navideños como el turrón, los polvorones y el roscón de Reyes. Todo ello se traduce en unos cuatro kilos de más de media. Ahora que ya han terminado los días festivos, llega el momento de las lamentaciones por esos kilos de demás convertidos en una compañía incómoda. Pero lo mejor es dejarse de quejas y lamentos y pensar en una alimentación sana. No hace falta una dieta estricta ni acabar con nuestra vida social, pero sí concluir con los excesos y con las comidas demasiado grasientas.

Existen alternativas culinarias para quienes desean mantener la línea a raya tras los excesos navideños sin por ello renunciar a platos apetecibles y especiales con comidas o cenas fuera de casa. En Restaurante Gigi su dueña Pilar Menéndez nos da varias opciones ligeras y sanas para no sobrepasar las calorías recomendables:

Para los primeros el comensal puede elegir entre una deliciosa Ensalada de codorniz (en escabeche), vinagreta de frambuesa, almendra tostada y polvo de oliva negra o para quienes prefieren una verdura de invierno pueden optar por la Colifror con romescu libanés y granada. Siguiendo con las opciones verdes, pero sin olvidar el toque sofisticado de la cocina de Gigi, podemos inclinarnos por una deliciosa flor: la alcachofa. Las presentan naturales a la plancha con virutas de foie.

Para los segundos ofrecen varias platos sabrosos y sanos tanto de pescado, como la receta peruana del Ceviche de lubina con chips de plátano macho, como de carne para los amantes de la carne cruda con la opción del Steak tartar de ‘La Finca’ con helado de mostaza y pan sardo.

También para quienes quieren un único plato de carne o pescado pueden elegir entre estas opciones que van con acompañamiento vegetal: Atún cajún con puré de guisantes, alioli de coco-piña y guasacaca,que se caracteriza por la combinación de especias y su potente sabor, y para los amantes de la carne tienen un sabroso Tataki de lomo de vaca, tirabeques, hummus de remolacha y rabanitos.

Gigi es un espacio chic con un toque que sabe a hogar, al entrar te sientes como si un amigo te abre las puertas de su coqueta casa decorada con mucho gusto. Lo mismo ocurre en su cocina, donde son imprescindibles los ingredientes de temporada y proximidad en cada plato. Como nos recuerda Pilar Menéndez, la creadora de este ‘restaurante persona’, “en nuestra cocina utilizamos producto de temporada y si podemos de kilómetro cero. Por ejemplo, la carne la compramos en la carnicería La Finca, situada muy cerca del restaurante y con ganadería propia en la sierra de Madrid y las frutas y verduras son de Manolo, nuestro frutero del barrio de toda la vida”.

Para degustar su carta Gigi ofrece tres espacios diferentes: junto a los grandes ventanales que llenan de luz natural el local, frente a la barra o al fondo, la zona más íntima y recogida. En Madrid se puede probar un poco de aquí, otro poco de allí y mucho de Gigi.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo