Tres factores que aumentan dramáticamente el estrés en la alta gerencia

MARTA REGINA

Una estructura organizacional disfuncional, características personales inadecuadas y una fuerte presión del ambiente exterior

El estrés está aumentando entre los directores ejecutivos de las grandes empresas multinacionales. Es la epidemia de la empresa del siglo XXI, especialmente ‘contagiosa’ en su altos mandos. Una enfermedad que amenaza no solo con quebrar la salud de los trabajadores, sino también de los ejecutivos. Actualmente, tres de cada diez españoles sufren estrés laboral ‘siempre’ o ‘casi siempre’ y un tercio considera que el trabajo afecta negativamente a su salud. Un porcentaje que se acentúa cuanto más responsabilidad encierra el cargo.

En 2011, el presidente ejecutivo de Lloyd’s, Antonio Horta-Osório, anunció que dejaba el trabajo  por agotamiento. En 2010, el CEO de Pfizer, Jeffrey Kindler, se fue de Pfizer debido a que “la naturaleza 24/7 era extremadamente exigente”. En 2010, el CEO de Connaught, Mark Tincknell, renunció a su trabajo debido a problemas de salud. Y estos son solo algunos ejemplos.

Por la naturaleza de su cargo y sus responsabilidades, los presidentes ejecutivos desempeñan un papel clave en el rendimiento de una empresa y dan forma significativa al destino de sus organizaciones. Es lo que pone de relieve la psicóloga Marta Regina, especializada en coaching ejecutivo y en la reducción de estrés para líderes que están constantemente bajo presión: “Es muy importante poner más atención en el estrés relacionado con el trabajo y sus consecuencias negativas en estas posiciones de alta gerencia”.

Tras trabajar con altos mandos ejecutivos ayudándolos a aumentar el enfoque, el rendimiento, la resiliencia y el bienestar, Regina comparte tres factores específicos que hacen que estos roles laborales estén altamente expuestos al estrés:

1.- Una estructura organizacional disfuncional

El clima de la organización donde trabajan estas personas puede aumentar el agotamiento emocional. Un conflicto de roles es un ejemplo común que deriva en un ambiente disfuncional. Otros ejemplos recurrentes pasan por un consejo de administración con una mentalidad cerrada y que se centra en objetivos a corto plazo, o una reestructuración organizativa inadecuada que deja al ejecutivo con menos recursos para satisfacer las estrictas demandas de los inversores. Todo esto contribuye significativamente a aumentar el nivel de estrés en los directores ejecutivos.

2.- Características personales inadecuadas

El segundo factor tiene que ver con las características personales inadecuadas, por ejemplo, la edad. Con frecuencia, los ejecutivos más adultos están menos estresados que los más jóvenes. Y además, en la medida en que los presidentes de las empresas perciban cierto nivel de control sobre su organización, sus niveles de estrés serán menores. La pérdida de control se ha asociado con niveles más altos de estrés, tensión laboral y burnout.

3.- Presión del ambiente exterior

El entorno externo que enfrentan las empresas tiene un impacto fundamental en su rendimiento. La competencia sin límites, las altas demandas del grupo de accionistas y la incertidumbre en la economía global son ejemplos de circunstancias que pueden alterar el rendimiento de los ejecutivos en sentido negativo. A medida que aumenta la hostilidad ambiental percibida por el ejecutivo, aumentará también su nivel de estrés.

Para revertir los efectos del estrés, la psicóloga recomienda la práctica de mindfulness (atención plena) para neutralizar la fatiga y la ansiedad de los empleados y mejorar el rendimiento laboral. El ritmo frenético al que están sujetas las personas en la alta gerencia puede ser desalentador para empezar con determinadas técnicas de Mindfulness, debido a la escasez de tiempo. Por eso existen breves programas a medida para directores ejecutivos que resultan muy eficaces y que están teniendo cada vez más éxito.

Marta Regina

Psicóloga por la Universidad de Padova y Mindfulness en University of Aberdeen

Sobre Marta Regina

Licenciada en Psicología en la Universidad de Padova y Mindfulness en University of Aberdeen. Certificación formal en la reducción del estrés basada en Mindfulness MBSR por el Center For Mindfulness UMASS. Especializada en coaching ejecutivo y reducción de estrés para líderes que están constantemente bajo presión, Regina ha desarrollado un breve programa de Mindfulness que ha usado durante años con directores ejecutivos con poco tiempo. Actualmente trabaja con ejecutivos ayudándolos a aumentar el enfoque, el rendimiento, la resiliencia y el bienestar mediante el uso de las técnicas de mindfulness. Trabaja en la evaluación y manejo del riesgo del estrés laboral, utilizando técnicas de evaluación y monitoreo en cumplimiento con los estándares de la Unión Europea y según la ley de Prevención de Riesgos Laborales.

 

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo