La era digital, la era de las personas

MAR GARRE. LÍNEA DIRECTA

Estamos ante un cambio de época sin precedentes, en el que la digitalización y las nuevas tecnologías lo están modificando todo: nuestra forma de consumir, de trabajar, de relacionarnos… Ya nadie pone en duda que la Transformación Digital ha dejado de ser una opción, para convertirse en una necesidad en todos los ámbitos de la sociedad. Incluso, con la celeridad propia de esta nueva era, algunas compañías ya miramos más allá, hacia lo que será la siguiente gran revolución.

En lo que respecta al sector asegurador, uno de los pilares de la economía española, la digitalización ha llegado para quedarse trayendo consigo importantes desafíos estratégicos, pero también grandes oportunidades.

En mi opinión, uno de los principales errores al hablar de Transformación Digital es pensar que esto trata de tecnología, cuando realmente la era de la digitalización va de personas. Es aquí donde el Área de Personas juega un papel clave en este fascinante momento, ya que somos quienes velamos por las personas y la cultura, los verdaderos motores de la transformación.

La digitalización supone un cambio importante en nuestra forma de relacionarnos con los empleados y nos lleva a implantar nuevas formas de trabajar, nuevas formas de aprender y nuevos canales de comunicación. Todo ello con el objetivo de preparar a las personas para desarrollar nuevas competencias que les permitan abordar con éxito los retos de esta etapa. Ahora más que nunca, tenemos una responsabilidad enorme para inspirar a nuestros equipos y crear esos entornos estimulantes, donde los profesionales se sientan comprometidos y conozcan la trascendencia de su misión dentro de la compañía.

Necesitamos generar espacios de trabajo ágiles y colaborativos, estructuras flexibles y poco jerarquizadas, acceder a la información a golpe de “click” y no olvidar en ningún momento que los protagonistas de todo esto son las personas, con sus emociones y sus necesidades. A la hora de rediseñar nuestros procesos debemos aplicar las tecnologías necesarias para hacerlos más sencillos, personalizados y agiles, pero sin perder nunca esa sensibilidad hacia las personas.

Uno de los retos del momento es ser capaz de incorporar a la compañía talento clave, especialmente STEM y digital, imprescindible en este proceso de transformación que avanza a una velocidad vertiginosa. Para ello, es necesario crear una relación más cercana con los candidatos, adecuando nuestra comunicación, nuestro lenguaje, y nuestro proceso para sorprender e impactar ofreciéndoles una imagen atractiva y diferente. En este sentido, la tecnología vuelve a ser una gran aliada porque nos permite segmentar nuestro mensaje, personalizándolo para los distintos perfiles.

En definitiva, la era digital es la era de las personas. Es el talento el que verdaderamente va a marcar la diferencia y, por ello, debe estar en el centro de toda estrategia, construyendo organizaciones con “cabeza” y “corazón”.

Mar Garre

Directora de Personas y Comunicación Interna de Línea Directa

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo