“El legado de Catherine Elliot es una metáfora de amor por los libros”

Esther Gili dibuja desde que tiene uso de razón y disfruta interpretando el mundo a su manera. Estudió ilustración en la Escuela de Arte nº10 de Madrid. Desde entonces trabaja como ilustradora para varias editoriales y realizando ilustraciones y storyboards para cine y publicidad. Su técnica favorita es la acuarela y la usa siempre que puede.  En sus obras aparecen habitualmente mujeres con carácter que nos hablan desde el silencio de papel. Ha recibido varios premios de cómic e ilustración, como el INJUVE o el Jóvenes Creadores de Madrid; y es autora de 39 semanas y mis experiencias como madre novata (Lunwerg) y El lenguaje de las olas (El Astronave), entre otros.

Por su parte, Gemma Camblor se licenció en Humanidades por la Universidad de Alcalá.  Desde siempre se ha sentido atraída por las historias y le ha encantado estar rodeada de libros. Actualmente, trabaja en una biblioteca especializada en libro antiguo y comparte sus cuentos cortos en su cuenta de Instagram, @wayaiu.

Háblennos de El Legado de Catherine Elliot. ¿Qué encontrarán los lectores?

Esther: El legado de Catherine Elliot es una metáfora de amor por los libros y ese poder que tienen de emocionarte y marcarte de por vida.

¿Quién es Catherine Elliot?

Gemma: Es la protagonista del primer capítulo, la mujer con la que arranca todo. Es una joven escritora de principios del siglo XIX que publica sus cuentos bajo pseudónimo masculino. Hasta que decide dejar de hacerlo y escribe El legado. Un ejemplar de El legado va a pasar a partir de entonces por las manos de varias mujeres a lo largo de la historia desde inicios del XIX hasta la actualidad.

¿Cómo surge el libro?

Esther: Yo había publicado 39 Semanas, experiencias de una madre novata con Lunwerg. Tuve una reunión con mi editor en la que me preguntó que qué proyecto me gustaría hacer. Yo le contesté que me encantaría hacer algo con Gemma, porque ya habíamos hecho alguna cosilla y trabajábamos muy bien juntas.

¿Por qué un libro como eje principal?

Gemma: El libro como metáfora del saber, como transmisor de la información que da lugar al conocimiento y su poder emancipador. Los libros viajan muy bien a través del tiempo y van pasando de mano en mano, transmitiendo ideas y conocimiento.

El relato reivindica el papel de la mujer a lo largo de la historia. ¿De qué forma?

Esther: Muchas mujeres no pudieron cumplir sus sueños ni dedicarse a las profesiones para las que estaban capacitadas por encontrarse en situaciones históricas o socioeconómicas en las que no se les permitía. O si lo hicieron muchas han sido silenciadas y no han tenido la repercusión que merecían. En El legado hacemos que varias mujeres cumplan sus sueños a pesar de los convencionalismos de sus épocas.

Háblennos de los personajes femeninos. ¿Todas estas mujeres tienen alguna característica en común? ¿Cómo describiría la huella que ellas dejan en el libro?

Esther: Todas tienen en común su pasión por los libros y la lectura. Son mujeres fuertes e inconformistas que se crecen ante las adversidades y que abrazan sus destinos con miedos, pero con valentía. Cada una de ellas interactúa físicamente con el libro y eso se puede ver en las ilustraciones. Dejan su nombre, notas, manchas, siglas o dedicatorias.

Gemma: Hemos intentado reivindicar también a todos los personajes y oficios que rodean el mundo de los libros. No solo escritoras, también editoras, libreras, investigadoras, encuadernadoras, coleccionistas, bibliotecarias, lectoras…

El libro está a la venta desde finales de octubre. ¿Qué acogida han tenido hasta el momento?

Gemma: Estamos muy contentas, en menos de un mes ya estamos con la segunda edición, pero lo más importante es que a la gente le está encantando, o al menos esa es la sensación que nos transmiten por redes sociales.

¿De qué forma El Legado de Catherine Elliot puede influir en los lectores?

Esther: Creemos que es una historia ilustrada para todos los públicos que promete hacer pasar un agradable rato leyendo y disfrutando de las imágenes y, quizás, hacernos reflexionar.

Esther, ¿cómo surge su pasión por el dibujo? ¿Podría indicarnos tres ilustradores que les hayan inspirado a lo largo de su trayectoria?

Esther: Dibujo desde pequeña, así que no recuerdo no tener pasión por dibujar. Dibujar es parte de mi vida. Tengo muchos referentes, pero más que ilustradores me inspiran pintores, me gustan mucho los prerrafaelitas, Mucha, Klimt y Schiele.

¿En qué se han inspirado para elaborar las ilustraciones? ¿Qué las caracteriza?

Esther: Hay muchos referentes literarios como las heroínas de Jane Austen o las hermanas Brönte. Pero al abarcar 200 años de historia nos documentamos mucho visualmente buscando fotografías o viendo películas ambientadas en cada época. Las ilustraciones están marcadas claramente por la técnica, que el libro esté hecho con una técnica tradicional, como es la acuarela, creo que le aporta la calidez que pedía el proyecto.

¿Podrían hablarnos de sus próximos proyectos y objetivos? ¿Están trabajando en alguna nueva novela?

Gemma: Para la próxima primavera publicaremos un cuento infantil juntas. Tenemos más proyectos futuros, pero es pronto para hablar de ellos.

María Cano Rico

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo