Avanzando hacia la igualdad real y efectiva

Parece increíble que en los tiempos que vivimos resulte tan complicado que una parte del género humano se resista a vernos a las mujeres como iguales y con los mismos derechos. Y ese reconocimiento es, y así lo asume la Diputación de Jaén, el gran reto de nuestro tiempo.

De ahí que la Administración provincial jiennense asuma un firme compromiso con la igualdad de trato y de oportunidades, que se ha visto reforzado con la puesta en marcha del III Plan de Igualdad de Oportunidades entre Mujeres y Hombres de la Diputación de Jaén 2017-2020. En la ejecución de este III Plan para la Igualdad se evidencia un hondo y claro posicionamiento contra la discriminación por razón de género.

Trabajamos desde un modelo plural y participativo de colaboración con los ayuntamientos que trata de dotar a las ciudadanas y ciudadanos de igualdad de capacidades y oportunidades para su desarrollo, a través de unas políticas locales activas de mejora socioeconómica, bienestar social y conocimiento que toman como parámetros de referencia el equilibrio territorial y el crecimiento desde el desarrollo sostenible.

Nuestro objetivo hoy es proponer nuevos modelos de políticas públicas sociales y de igualdad, desde el concepto y la práctica de los derechos humanos, para promover sociedades más equitativas y justas. Una de nuestras metas es generar en la ciudadanía un cambio de los roles tradicionales entre mujeres y hombres, promoviendo la corresponsabilidad e incrementando el conocimiento de los recursos disponibles.

Un instrumento eficaz para conseguir nuestros objetivos es la Escuela de Feminismo y Empoderamiento. Han sido más de 20 las actividades -entre cursos y jornadas- llevadas a cabo en el marco de esta escuela, que entiende el feminismo como una ética y una forma de estar ante el mundo.

El gran reto y responsabilidad de nuestro tiempo sigue siendo erradicar la violencia machista contra las mujeres y niñas. Si conocemos y analizamos sus causas, podremos cambiarlas desde el origen. Son múltiples las campañas y acciones que hemos promovido encaminadas a luchar contra esta lacra, pero quisiera resaltar por su eficacia y novedad el Festival de Cortometrajes contra la violencia de género y el Premio de Investigación en Políticas de Igualdad Carmen de Michelena.

Los datos constatan que la realidad de nuestra provincia es plural y diversa. El número de mujeres que viven en municipios menores de 20.000 habitantes en la provincia de Jaén es de 194.261, de las que 106.2015 están afiliadas a la Seguridad Social.

Las mujeres avanzamos, por ejemplo, en la propiedad y en la gestión de las fincas de olivares. De hecho, el 40% de las personas físicas titulares de las explotaciones agrarias y ganaderas que presentan solicitudes de ayudas directas de la Política Agraria Común (PAC) en Andalucía en la campaña 2018-2019 son mujeres. Sin embargo, existen problemas y necesidades que se deben de gestionar: despoblamiento, falta de oportunidades, de formación…

Estas circunstancias nos animaron a llevar a cabo en toda la provincia el Programa socioeducativo para la participación de las mujeres rurales, financiado por la FEMP, como respuesta a la demanda de acercar las actividades a los pueblos.

Las líneas de apoyo a los ayuntamientos, así como a las asociaciones que integran el Consejo Provincial para la Igualdad y participación de las Mujeres Jiennenses, serán claves para el desarrollo en igualdad de nuestra provincia.

La formación, mediante jornadas y otras acciones de sensibilización didáctica desde la perspectiva de género, es necesaria y eficaz. Para ello, venimos planificando una serie de actividades formativas con el objetivo de poner de manifiesto que la igualdad y el feminismo permean cualquier ámbito socio-político y personal.

En los últimos tiempos, parece que se va normalizando la presencia de mujeres en el mercado laboral, aunque aún seguimos estando discriminadas. Estamos subrepresentadas en muchos sectores, así como en los puestos de responsabilidad y de toma de decisiones. Situaciones de desigualdad y discriminación que se agravan al sumarse la dificultad que supone la conciliación de la vida familiar personal y laboral, y por ende la corresponsabilidad.

Avanzamos, SÍ, aunque no al ritmo que nos gustaría.

                                 Francisca Medina Teba

Diputada de Igualdad de la Diputación Provincial de Jaén

 

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo