“La mujer emprendedora andaluza es una pieza clave en esta historia colectiva”

Con la directora del Instituto Andaluz de la Mujer, Silvia Oñate, hacemos balance de los primeros 25 años de vida de la entidad en los que, como ella dice, “se han logrado para las mujeres derechos y libertades irrenunciables, fundamentales”. Además repasamos el trabajo que desde el IAM se hace en beneficio de la mujer emprendedora andaluza y hablamos de otros temas de interés como qué implica hoy en día la maternidad en el mercado laboral actual o cómo ha afectado la crisis a las políticas de igualdad. 

Silvia Oñate, directora del Instituto Andaluz de la Mujer
Silvia Oñate, directora del Instituto Andaluz de la Mujer

El Instituto Andaluz de la Mujer ha cumplido recientemente sus primeros 25 años de vida. ¿Qué balance haría de estos años y cómo valora el avance experimentado en Andalucía en materia de igualdad?

Yo lo resumiría en dos palabras: esfuerzo colectivo. En estos 25 años se han logrado para las mujeres derechos y libertades irrenunciables, fundamentales, imprescindibles para el ser humano. Y ese logro no ha sido fruto de la casualidad ni el azar, sino de un esfuerzo colectivo de varias generaciones de mujeres luchadoras, inconformistas y comprometidas con la igualdad de género. Andalucía ha ido abriendo caminos hacia la igualdad de la mano del asociacionismo, del feminismo, y del trabajo conjunto. Hoy disfrutamos de los frutos de ese esfuerzo, y es una responsabilidad colectiva reconocer el patrimonio igualitario construido paso a paso. Y qué mejor reconocimiento que seguir trabajando para conservar y enriquecer ese patrimonio.

 

¿Cómo definiría el perfil de la mujer emprendedora andaluza?

Pues como el de una pieza clave en esta historia colectiva. Las mujeres nos encontramos siempre con mayores dificultades que los hombres para crecer profesionalmente, y a pesar de ello seguimos avanzando, a través, por ejemplo, del emprendimiento. Por ello, considero que toda emprendedora es una mujer valiente que también abre caminos.

 

El IAM impulsa junto a la FAME el proyecto Empresarias + y el programa Capital Social Empresarial. ¿Podría decirnos qué objetivos se persiguen con ambos programas y qué balance de los mismos hacen hasta el momento?

El proyecto Empresarias + pretende impulsar la competitividad de los negocios liderados por mujeres y contribuir a la creación de redes de colaboración para la consolidación del tejido empresarial andaluz. En el primer semestre del año han participado en él 955 mujeres empresarias, que han recibido formación técnica en gestión empresarial y estrategias de negocio, y han asistido a encuentros de Networking para el intercambio de contactos y la promoción de sinergias. Junto a este proyecto, desarrollamos el programa Capital Social Empresarial, con el que queremos fomentar la cultura de la igualdad en el empresariado andaluz como estrategia clave para el desarrollo económico y social.

 

“El proyecto Empresarias + pretende impulsar la competitividad de los negocios liderados por mujeres y contribuir a la creación de redes de colaboración para la consolidación del tejido empresarial andaluz”

¿Qué otros proyectos o programas tienen desde el IAM en apoyo a la mujer emprendedora?

Desde la Junta de Andalucía estamos demostrando nuestro compromiso con el fomento de la empleabilidad y el emprendimiento de las mujeres. Las iniciativas se han orientado, por un lado, a mejorar la empleabilidad de las mujeres desempleadas, con las 110 Unidades de Empleo distribuidas por los municipios andaluces, que han atendido  en 2013 a más de 26.000 mujeres, logrando 3.300 inserciones laborales. Y por otro, se ha buscado fomentar el empresariado y el emprendimiento, utilizando las TICs como aliadas, con nuevos programas como el de mentorización Hipatia, el proyecto piloto Comercia Up (para revitalizar las empresas del comercio minorista a través del comercio on line), o el programa Innovat (para formar a empresarias en el negocio digital). Todo ello se ha sumado al Servicio de Asesoramiento a Emprendedoras y Empresarias, que en 2013 ha formado a 3.950 personas y ha atendido de manera personalizada a 1.274 emprendedoras, y la Red de Cooperación de Emprendedoras.   Finalmente, trabajamos en garantizar la igualdad en las empresas, a través de nuestro Servicio de Defensa Legal, que ofrece defensa jurídica y procesal para mujeres que sufren algún tipo de discriminación salarial, y nuestro programa Igualem, que ofrece formación y orientación a las empresas para que incorporen la igualdad de género en su gestión. Junto a ello, estamos elaborando el II Plan de Igualdad de Género, que fomentará el empoderamiento y la reducción de brechas de género, y estamos trabajando en el diseño de cláusulas sociales y de igualdad de género en la contratación pública, clave para el fomento de la igualdad en las empresas

 

¿Sigue siendo la maternidad penalizada por el sistema en el mercado laboral?

Sí. Muestra de ello son las últimas noticias sobre grandes empresas estadounidenses que promocionan entre sus trabajadoras el retraso de la maternidad. Una tendencia demostradamente errónea. ¿Por qué lo hacen entonces? Quizás porque aún no han descubierto que la vida personal, el cuidado,… en definitiva, el bienestar de cada persona repercute en gran medida en su productividad. La reproducción está indisolublemente unida a la producción, por lo que es responsabilidad de las empresas garantizar que las personas puedan conciliar, ya que ello acarrea beneficios, tanto  para trabajadores y trabajadoras como para la propia empresa.

 

¿Cómo se puede facilitar desde el ámbito empresarial la conciliación?

A  través de una nueva forma de gestión de los recursos humanos, en la que se evalúe el trabajo por objetivos y no por horas, en la que se incentive la corresponsabilidad, en la que haya una flexibilidad de horarios, en la que exista una mayor sintonía entre horarios escolares y laborales, y sobre todo en la que hagamos uso de las nuevas tecnologías como aliadas para la conciliación.

 

Andalucía acaba de constituir una Comisión de Seguimiento para reforzar la coordinación institucional ante la violencia de género. ¿Qué objetivos se persigue con la misma?

La comisión será la encargada de aprobar un Protocolo Marco de aplicación del procedimiento de coordinación institucional, en el que se creará un “circuito” para aunar todos los procedimientos institucionales de actuación que existen ante casos de violencia de género (en el ámbito sanitario, judicial, policial…). La comisión también propondrá nuevos protocolos en aquellos ámbitos donde sean inexistentes, y avanzará en el diseño de planes personalizados para la atención a las víctimas. Nuestro objetivo es seguir reforzando constantemente la colaboración institucional para poner freno a la violencia machista desde todos los ámbitos. Todos los esfuerzos son necesarios, porque la violencia de género es la punta del iceberg del machismo, un problema estructural que se perpetúa en nuestra sociedad, y que por tanto requiere de una implicación global. Buscamos la participación de todos los ámbitos de la sociedad, desde el institucional hasta el de los medios de comunicación, la industria publicitaria  o la propia ciudadanía, para unir fuerzas y crear una “cultura de la igualdad” que sepa prevenir, detectar y actuar ante cualquier síntoma de discriminación y violencia hacia las mujeres. En esa línea incidimos con nuestra campaña institucional contra la violencia de género, una iniciativa muy participativa.

 

¿Qué opina de los que dicen que existe un número elevado de denuncias falsas respecto a los delitos de violencia de género?

El machismo utiliza el engaño, y ante el engaño hay que reaccionar con contundencia, sin darle más espacio al falso debate. Los datos de la Fiscalía general del Estado son suficientemente contundentes: las denuncias falsas representan un 0,018% de las denuncias. Ese dato lo dice todo.  Cualquier otro debate es interesado y falso.

 

¿Cómo diría que se han visto afectadas las políticas de igualdad por la crisis económica?

Desde 2011, han sido muchos los retrocesos sufridos por las mujeres. Bajo la excusa de la crisis, las iniciativas del Gobierno central nos han empobrecido aún más (reforma laboral, tasas judiciales, recortes presupuestarios….), han pretendido, sin éxito, tutelar sobre nuestras vidas (con la fallida reforma de la ley del aborto), han perjudicado nuestra salud (eliminación de gratuidad en diagnósticos y tratamientos de fertilidad,….) y nos han intentado devolver al ámbito doméstico ( recortes en dependencia). Y no es una opinión. Así lo señala el propio Informe Sombra de la CEDAW, y el Foro Económico Mundial, cuyo ránking en materia de igualdad de género señala que España ha pasado de ser un referente mundial en materia de igualdad de género a convertirse en portada de la prensa occidental por sus retrocesos sociales, bajando del puesto 12 al 30 en dicho ranking.

 

¿Cómo definiría el tejido asociativo femenino de Andalucía? ¿Por qué diría que son necesarias asociaciones marcadas por el género?

Lo definiría como el motor de la igualdad, como los cimientos que nos han permitido construir y consolidar. El asociacionismo de mujeres es el gran aliado que ha ido abriendo caminos hacia la igualdad real. El origen del IAM está en el propio asociacionismo, y su trabajo diario ha sido impulsado, promovido, reivindicado desde la historia colectiva de las mujeres. Gracias al tejido asociativo, que hoy cuenta con más de 2.000 asociaciones y federaciones con más de 230.000 mujeres asociadas, hemos avanzado, y gracias a él hoy mantenemos derechos y libertades que nos quieren arrebatar.Su trabajo está reconocido y representado en el Consejo Andaluz de Participación de las Mujeres, órgano de representación de las mujeres en las políticas andaluzas y nos acompaña e impulsa cada día.

 

 “El asociacionismo de mujeres es el gran aliado que ha ido abriendo caminos hacia la igualdad real”

 

¿Cómo le gustaría que se viera desde fuera al Instituto Andaluz de la Mujer?

Como una casa para todas las mujeres, para todas las personas que defienden la igualdad. Como un espacio abierto, cercano, para personas mayores y jóvenes, donde sumamos voces. Como un punto de encuentro para fomentar la cultura de la igualdad desde todas nuestras acciones, desde todos los ámbitos de la sociedad. Para seguir avanzando, para seguir abriendo caminos.

Isabel García

 

 

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo