El Centre Pompidou Málaga acoge una retrospectiva de Jim Dine

A partir del 10 de julio y hasta el 6 de octubre, se puede ver la exposición de este artista, que consta de una selección de treinta obras

El Centre Pompidou Málaga presenta una retrospectiva de Jim Dine (1965,  Cincinnati, Ohio, Estados Unidos) con una selección de treinta obras donadas por el artista al Musée National d’Art Moderne. El artista realizó esta donación al museo francés entre 2017 y 2018 y agrupa obras pertenecientes al periodo de 1961 a 2016. Se trata de un conjunto de pinturas y esculturas que revelan la incesante exploración autobiográfica a través de los elementos recurrentes: herramientas, corazones, albornoces, venus, pinocho, entre otros. Con esta donación, Jim Dine quiso agradecer a Francia haberle inspirado una estética que ha alimentado su obra. Además de las piezas artísticas que provienen de esta donación, el artista ha realizado una intervención site specific en el Centre Pompidou Málaga escribiendo con carboncillo varios poemas en diferentes paredes de la sala expositiva.

La exposición ha sido presentada esta mañana por el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; la delegada de Cultura, Noelia Losada; el artista Jim Dine; la comisaria de la exposición, Annalisa Rimaudo; la directora del Centre Pompidou París, Julie Narbey; el director del Museo d’Arte Moderno del Centre Pompidou París, Bernard Blistène y el director de la Agencia y el director de la Agencia Pública para la Gestión de la Casa Natal de Pablo Ruiz Picasso y otros Equipamientos Museísticos y Culturales, José María Luna.  A esta presentación ha asistido, también, el gestor territorial de la Fundación Bancaria ‘La Caixa’, Juan Carlos Barroso.

Jim Dine es pintor, escultor, grabador y poeta. Comienza su práctica artística en Nueva York en 1958 creando happenings y environnements (ambientes) junto con Claes Oldenburg. A principios de la década de 1960, crea, con objetos cotidianos, obras que se asimilaron de forma errónea al Pop Art. Fascinado por el Neodadá, explora la relación de la pintura y la escultura con el objeto. En la década de 1970, recurre a la práctica del dibujo y del grabado y aboga por un cuestionamiento radical que lo lleva a redescubrir la figuración. A finales de la década de 1980, Dine se apropia de los elementos estilísticos de las culturas antiguas, de diferentes iconos artísticos y de imágenes vernáculas, y desarrolla una práctica atenta a las formas del pasado basada en el amor por el trabajo manual e imbuida de símbolos personales. Influenciado por el expresionismo abstracto, recientemente ha realizado grandes pinturas, las Concrete Paintings, donde da rienda suelta a su experimentación pictórica. Su práctica de la poesía delimita esta exposición: el artista escribe poemas inéditos con carboncillo en las paredes y las palabras amplifican las cualidades plásticas y simbólicas de sus obras.

Los primeros objetos que Jim Dine elige para sus composiciones son prendas de ropa (trajes, corbatas, zapatos, guantes…). Unos accesorios con mucha connotación que se convierten en presencias metafóricas por la forma en que se exponen, inertes, cual reliquias (My Tuxedo Makes an Impressive Blunt Edge to the Light). Sirven en cierto modo de transición entre el cuerpo y el objeto y representan la extensión del cuerpo del artista en el paisaje que lo rodea. Rápidamente, Dine asigna a las herramientas que han forjado su infancia -sus abuelos tenían una ferretería- un uso autobiográfico.

Además de los objetos seleccionados por su connotación autobiográfica, Jim Dine utiliza figuras emblemáticas para diseñar múltiples alter ego que le permiten dialogar consigo mismo y abordar su relación con el arte y con su proceso creativo.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo