“En España tenemos una posición privilegiada para liderar la innovación inmobiliaria”

CRISTINA GARCÍA-PERI. PREMIO MDI

Cristina García-Peri recibirá este martes a las 19.30 h., en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid, el premio MDI 2019 por su contribución, desde la actividad profesional, al bien común, en coherencia con el principio de sostenibilidad económica, medioambiental, social y cultural de la actividad inmobiliaria y constructora.

García-Peri es socia directora de Azora Capital, donde lidera el área de desarrollo de negocios y estrategia y es responsable de los departamentos de financiación, auditoría y cumplimiento.  Lideró desde Azora la salida a bolsa en 2014 de Hispania, de la que fue gerente general, socimi española que más rentabilidad dio a sus accionistas hasta que fue comprada por Blackstone en 2018. Adicionalmente, es consejera independiente de la junta y presidenta del Comité de Riesgos de Evo Banco (banco comercial español), miembro del consejo de Isolux (compañía española de energía, construcción e infraestructura) y miembro del Círculo de Empresarios

¿Podría hablarnos de la presencia femenina en el sector inmobiliario?

La presencia de la mujer en este mundo del ladrillo es pequeña, aun cuando las mujeres representan más de la mitad de todos los nuevos graduados en arquitectura. Pero es quizás el mundo de la construcción y la promoción los que no acaban de atraer suficientemente a las mujeres, de manera que tenemos muy pocas en los puestos de decisión que sean modelos para las nuevas generaciones, creándose así un círculo vicioso en el que las jóvenes, al no ver a mujeres que hayan sido exitosas en esos mundos, se desaniman y se decantan por otros sectores. Y esto ocurre exactamente igual fuera de España y se nota, no ya solo en la falta de mujeres sino en la escasa diversidad que existe en el sector. En Azora somos privilegiados, ya que uno de nuestros cofundadores, Concha Osacar, es una de las mujeres pioneras en el mundo inmobiliario y de la inversión y un referente para la industria. Y quizás, por eso, tenemos una presencia de mujeres totalmente paritaria. Yo estoy convencida de que aquellas empresas que sean capaces de atraer al talento femenino, tendrán una ventaja competitiva frente al resto y acabarán liderando este sector.

¿Qué supone para usted haber sido reconocida con el Premio MDI?

Recibo este premio con mucha ilusión y con el respeto que merece al venir de unas instituciones tan prestigiosas como la Universidad Politécnica y su escuela de arquitectura y de un programa pionero en nuestro sector como es el Master en Dirección de Empresas Inmobiliarias. Creo que yo soy un ejemplo de que la cultura del pelotazo inmobiliario es parte del pasado de este país y que hoy existen muchos caminos diferentes para llegar a tener impacto en este sector. Además, es tan solo la segunda vez que este premio se otorga a una mujer y espero poder servir de inspiración para que seamos cada vez más las que nos sentimos atraídas por el mundo del ladrillo.

“Aquellas empresas que sean capaces de atraer al talento femenino, tendrán una ventaja competitiva frente al resto y acabarán liderando este sector”

¿Podría hablarnos de Azora Capital?

Azora Capital es la mayor gestora independiente de activos inmobiliarios en España, habiendo gestionado más de 5.5 billones de euros de activos tanto en España como en Europa y Estados Unidos. Trabajamos con compañías de seguros, fondos de pensiones, otros inversores institucionales y familias tanto españolas como internacionales, alrededor de propuestas de inversión en diferentes áreas del mundo inmobiliario y también de otros activos reales, como las energías renovables. Nuestro ADN es ser innovadores, pioneros y con gran capacidad de gestionar activamente nuestras inversiones, generando valor a través del reposicionamiento de activos y también de la implementación de mejoras operativas. Hemos sido y somos líderes como inversor y gestor institucional en sectores como el residencial en alquiler, las residencias para estudiantes, los hoteles vacacionales o las residencias para la tercera edad. Con más de 15 años de trayectoria, Azora ha pasado la crisis inmobiliaria española sin haber perdido nunca dinero para nuestros inversores y habiendo cumplido siempre sus compromisos financieros. Estamos además orgullosos de haber generado mucho valor en nuestras inversiones, con unas rentabilidades que en algunos casos han superado el 30% anual.

Por otra parte, ¿qué me dice de Hispania Activos Inmobiliarios?

Hispania fue una historia de éxito para sus inversores y una catapulta para dar a conocer a Azora a nivel internacional.  Hispania fue parte de la historia de la recuperación del sector inmobiliario ya que, a través de ella, volvieron a confiar en nuestro país inversores que marcan tendencias a nivel mundial, como Soros, Paulson, APG, Cohen & Steers o Fidelity.

Desde Hispania levantamos más de un billón de euros de capital y construimos una cartera única de oficinas, residencial y hoteles vacacionales. Era, además, la primera vez que se ponía en la escena internacional la inversión institucional en hoteles vacacionales españoles, una de las industrias más relevantes de nuestro país, en la que somos líderes a nivel mundial y uno de los sectores con un peso inmobiliario más importante.

Hispania fue comprada por Blackstone, uno de los inversores de referencia en el sector inmobiliario, lo cual fue un reconocimiento adicional de la calidad de la cartera que habíamos creado desde Azora. La rentabilidad generada para nuestros inversores durante los cuatro años desde el nacimiento de Hispania hasta su venta fue de casi el 20% anual.

“Hispania fue una historia de éxito para sus inversores y una catapulta para dar a conocer a Azora a nivel internacional”

Es reconocida por promover el emprendimiento en el sector inmobiliario. ¿Cómo valora el emprendimiento en este sector y cómo cree que se podría impulsar?

Estoy convencida de que el sector inmobiliario ofrece innumerables oportunidades de emprendimiento y que la pura especulación con el suelo no es ni la única ni la mejor de las maneras de ser emprendedor en este mundo. Hoy en día se está innovando a través de propuestas de valor innovadoras en cuanto al diseño de los activos, que cada vez se adaptan más y mejor a sus usuarios e inquilinos. El mundo inmobiliario ya no es solo suelo y ladrillos, sino, y cada vez más, servicio, tecnología y valor añadido.

En España tenemos una posición privilegiada para liderar la innovación inmobiliaria. Somos una gran cantera de arquitectos, de compañías constructoras y de empresas de servicios. Y tenemos un país con unas condiciones geográficas, culturales y políticas privilegiadas para atraer a personas y empresas para que se establezcan aquí. Debemos innovar tanto en oficinas, como en todos los aspectos de la oferta residencial como por supuesto en el ámbito del ocio, el turismo y el entretenimiento en general.

Además, incide en la necesidad de captar inversión para las proptech. Coméntenos

Creo que España y el sector inmobiliario no pueden perder el tren de la revolución tecnológica. En nuestro sector, la tecnología está revolucionando toda la cadena de valor. La tecnología nos puede ayudar a invertir mejor, a diseñar mejor los proyectos, a construir mejor, más barata y eficientemente, a gestionar mejor y dar un mejor servicio a los usuarios, a monitorizar los activos y sus consumos y poder ir mejorándolos de manera continua, a comprar y vender mejor cuando lo necesitemos. Pero es clave que canalicemos fondos y dinero, no solo público, sino también de las empresas del sector, a fomentar y financiar la innovación tecnológica. Y la mejor manera de alcanzar una masa crítica es que lo hagamos en colaboración unos con otros. Los avances tecnológicos cuando ocurren benefician a todos y, en España, con nuestro tamaño, o sumamos fuerzas o corremos el riesgo de perder el tren de las nuevas tecnologías.

“El mundo inmobiliario ya no es solo suelo y ladrillos, sino, y cada vez más, servicio, tecnología y valor añadido”

Por otra parte, ¿en qué punto está la sostenibilidad en la edificación?

Creo que estamos empezando a entender que tenemos que cambiar la manera en la que hacemos las cosas. Los activos inmobiliarios suponen alrededor del 40% de toda la huella de carbono de nuestra sociedad. Hay mucho que se puede hacer, desde cómo se planifica una ciudad o un espacio, el diseño y configuración de sus activos, cómo se van a usar y, por supuesto, cómo se construyen.

Hoy empieza a haber presión desde los gobiernos y desde los inversores más avanzados en temas de sostenibilidad, pero falta mucho camino por recorrer. Todos tenemos que interiorizar que la sostenibilidad tiene mayor coste a corto plazo y que hay que invertir más para, seguramente, generar los mismos retornos inmediatos. Pero esto va a cambiar porque ya se empieza a hablar de la sostenibilidad a largo plazo de las estructuras inmobiliarias, de las ciudades y las infraestructuras y aquellos activos que no cumplan con los estándares mínimos, perderán valor a medio plazo, les será más difícil tener el mismo atractivo para dueños, inquilinos y usuarios y tendrán menor liquidez.

Además, desde enero de 2018 es presidenta de Plan Internacional España. ¿Qué balance hace desde que llegó al cargo y cuáles son sus proyectos al frente de la entidad?

El objetivo de Plan es trabajar en el mundo en desarrollo, protegiendo a la infancia y ayudando de manera especial a las más desfavorecidas, que son siempre las niñas. Desde Plan hemos conseguido que se instaure el Día Internacional de la Niña, elevando la sensibilidad de la comunidad internacional a la gravísima desigualdad y discriminación que sufren las niñas en la mayoría de los países en vías de desarrollo y en emergencias provocadas por desastres naturas o guerras. Mi objetivo es que fomentemos la solidaridad y que convoquemos cada vez a más personas y también a las empresas, a ayudar a los niños y las niñas que viven en la pobreza ya que, sin nuestra ayuda, nunca van a poder salir de ella.

“El sector inmobiliario tiene innumerables oportunidades para tener un impacto positivo en la vida de las personas”

Agenda 2030. ¿Es optimista?

Cada vez lo soy más, pues veo a los países, las empresas y las personas cada vez más concienciadas de tomar medidas para actuar sobre los grandes retos que tenemos como civilización.

Por primera vez, veo al mundo empresarial y a los consejos de administración tomarse en serio los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Estamos en un momento de grandes incertidumbres y volatilidad geopolítica y con unas expectativas de crecimiento económico poco halagüeñas. Los objetivos que nos hemos puesto para el 2030 deben ser prioritarios pues si no los conseguimos, nuestra forma de vida en Europa y en el resto del mundo desarrollado, tal y como la conocemos y la disfrutamos, va a peligrar. Va a hacer falta firmeza y liderazgo, y nosotros en Azora, vamos a dar ejemplo.

Finalmente, ¿qué proyectos/objetivos tiene a corto y largo plazo?

Yo siempre tengo nuevos retos personales y profesionales. Desde Azora, queremos seguir descubriendo al mundo institucional nuevos activos inmobiliarios incidiendo en tener un impacto positivo en los usuarios y en las comunidades en las que trabajamos. Estamos muy enfocados en mundo de la tercera pues creemos está lleno de posibilidades de innovación para dar servicio a la mayor generación de jubilados que hemos tenido nunca en Europa. Y desde nuestra plataforma residencial, seguiremos dando cada vez mejores productos en el ámbito de la vivienda asequible. Y vamos a seguir también innovando en el mundo del ocio, el turismo y el tiempo libre, todo el cual se está transformando y convergiendo cada vez en activos y lugares mixtos.

Me considero muy afortunada por trabajar en el sector inmobiliario, un sector vibrante, con profesionales de altísimo calibre y con muchísima innovación, pero desde el que, además, hay innumerables oportunidades para tener un impacto positivo en la vida de las personas.

María Cano Rico

Cristina García-Peri, en primera persona…

Siempre he sido muy empollona. Me encanta a estudiar y aprender cosas nuevas y siempre que puedo, lo hago. Estudié en ICADE Ciencias Económicas y Empresariales y empecé a trabajar en la consultora McKinsey, siendo la primera mujer consultora en España en esta firma. Al cabo de un par de años, fui admitida en el master-in-business-administration (MBA) de la escuela de negocios de Harvard, donde también resultó que fui la primera mujer española que hizo el MBA.

Y de ahí entré en banca de inversión, en JP Morgan, donde pasé 13 años magníficos, todos ellos en Londres. Comencé en M&A y luego pasé al área de mercados, y los últimos 10 años fui responsable del departamento de Corporate Equity Derivatives para Europa, Oriente Medio y África, y miembro de European Management Committee. Mi última etapa en banca la pasé en Merrill Lynch, otra fantástica casa (hoy Bank of America Merrill Lynch). Tras unos años sabáticos dedicados a mi familia y durante los que desarrollé mucha actividad filantrópica, regresé a España, todavía en el mundo de las finanzas, cambiando mi rumbo profesional de manera decisiva en el 2012 cuando me incorporé a Azora Capital y al apasionante mundo inmobiliario.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo