Bachelet apuesta por la feminización de la política

ChileEn su discurso, que se efectuó en el contexto de la Visita Oficial que realizó en la Cuarta Cumbre Nacional de Mujeres de Filipinas, la presidenta de Chile Michelle Bachelet afirmó que estaba convencida de que si “logramos estar presentes en las esferas de poder y toma de decisiones, tendremos mayores posibilidades de influir y promover las necesarias transformaciones de las leyes y la práctica”.

En el Marian Auditorium del Miriam College, la Jefa de Estado, dijo que “estoy agradecida por esta oportunidad de intercambiar ideas y experiencias sobre temas que son muy importantes para mí, como el cierre de la brecha de género y la participación política de las mujeres. Desde las diferentes áreas en las que he desarrollado mi vida en el servicio público, incluyendo la Presidencia de mi país y la Dirección Ejecutiva de ONU Mujeres, he dado un rol central a la acción y la reflexión sobre estos temas”. Además, añadió: “estoy vencida que el desarrollo económico y humano de nuestros pueblos, así como la consolidación de nuestros sistemas democráticos, dependen en gran medida de ellos”.

En su discurso, la máxima autoridad nacional resaltó que la instancia se realiza en momentos que la comunidad internacional conmemora acontecimientos que definieron el desarrollo de la lucha por la igualdad de género: el 40° Aniversario de la Primera Conferencia Mundial sobre la Mujer de la Ciudad de México, el 20° Aniversario de la Célebre Cuarta Conferencia Mundial de Beijing, y el 15° Aniversario de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad sobre Paz y Seguridad y las Mujeres.

En estas últimas cuatro décadas, la Mandataria detalló que se ha reconocido el rol histórico de las mujeres y sus contribuciones al progreso de la humanidad. “Hoy, por ejemplo, nadie duda de la importancia de Manuela Sáenz, una ecuatoriana que no sólo fue compañera de Simón Bolívar, sino que también brilló con luz propia como líder en la Independencia Latinoamericana”, y añadió que “hoy en día, nadie duda del rol desempeñado por las mujeres de la Katipunan en la Revolución Filipina de 1896, o la contribución de las Katipuneras de Miriam College en la lucha contra la dictadura de Ferdinand Marcos”.

Asimismo, explicó que es incuestionable “la gran contribución de nuestras antecesoras, quienes fueron la fuerza impulsora detrás de los movimientos femeninos y feministas, que también actuaron como promotoras de los Derechos Humanos. Mujeres como Hermila Galindo, en México; Librada Avelino, aquí en Filipinas; Amanda Labarca, en mi país; o Eleanor Roosevelt en los Estados Unidos, por citar algunos ejemplos”.

Además, señaló que “hay que reconocer a Leticia Ramos Shahani, quien ha hecho una contribución tan importante a la lucha por la equidad y la justicia en Filipinas y en el plano mundial. Ha sido, entre otros, como ella mencionó, secretaria general de la Tercera Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Nairobi en 1985, y una oficial sobresaliente de las Naciones Unidas, así como embajadora, senadora y jefa de la delegación de Filipinas en la Conferencia de Beijing”.

La Presidenta explicó que “estamos avanzando en el reconocimiento de los esfuerzos y contribuciones diarias de miles de millones de mujeres, construyendo el desarrollo, la educación de sí mismas y de otras; la creación de redes para las demás mujeres; trabajo que es, normalmente, no reconocido y sobrecargado. Es por esto que podemos observar importantes avances en estas últimas cuatro décadas en todo el mundo en términos de derechos diarios para las mujeres en salud, educación, la no discriminación, seguridad, pensiones y participación política”.

En su discurso, la Presidenta destacó los avances realizados en la ínsula: “En este momento, Filipinas es el único país de Asia que ha sido capaz de cerrar completamente la brecha de género en educación y salud, y es el único que se coloca en el Top Ten del Global Gender Gap Report 2014, elaborado por el Foro Económico Mundial. Según este mismo informe, Filipinas ocupa el puesto 24 a nivel mundial en participación económica y el 17 en el empoderamiento político de las mujeres, y es el país con mayor porcentaje de empresas que son propiedad de mujeres. Estos datos son verdaderamente notables, y los felicito”.

Sin embargo, la Mandataria lamentó que aún hay desafíos mundiales relacionados con la violencia de género, la mortalidad materna y la feminización de la pobreza. “Por ejemplo, cerca de 800 mujeres mueren cada día en el mundo debido a complicaciones durante el parto. En mi región, América Latina y el Caribe, 9 mil 300 mujeres mueren cada año por causas relacionadas con el embarazo”.

En este contexto, dijo que “en muchas regiones hemos logrado reducir significativamente la pobreza, pero la pobreza cada vez parece tener cara de mujer. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en las últimas décadas la pobreza femenina se ha incrementado en América Latina, que actualmente aflige a 117 mujeres por cada 100 hombres. De manera que no podemos permitir que estas tendencias continúen, hipotecando su futuro y, con ellas, el futuro de nuestros niños, niñas y de nuestros pueblos.

A esta realidad añadió desafíos pendientes en materia de educación, brechas salariales y la participación en las empresas públicas, privadas y en política. “Estoy convencida de que, si logramos estar presentes en las esferas de poder y toma de decisiones, tendremos mayores posibilidades de influir y promover la necesaria transformación de las leyes y la práctica”, sentenció.

Tags:
Previous Post

I Congreso Mujer, Deporte y Empresa

Next Post

Ainara Martínez, PAN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo