Mujeres Avenir reclama el protagonismo que merece la mujer en la alta gastronomía

Esta Asociación celebró ayer un acto para reclamar un cambio de paradigma y de actitud en la sociedad

La asociación de amistad hispano-francesa Mujeres Avenir ha reclamado un cambio de actitud en la sociedad, en la que un hombre puede llegar a ser un gran Chef, mientras una mujer, por lo general, solo puede aspirar a ser una cocinera. Para ello, tuvo lugar ayer un acto celebrado en el Club Financiero Génova, llamado La alta gastronomía: una industria creativa para las mujeres.

Grandes ponentes nacionales e internacionales debatieron sobre el papel y los retos a los que se enfrentan las mujeres en una industria tan competitiva como la de la gastronomía.

Según recientes estudios de la consultora KPMG, la actividad vinculada a la gastronomía en España, representa una cantidad 388.159 millones de euros, el 33% del Producto Interior Bruto (PIB), y da empleo a casi 4 millones de trabajadores. Estos datos resaltan la importancia que tiene este sector en la economía española, dada su gran riqueza y variedad, como sinónimo de pluralidad cultural.

Para Carina Cabezas, presidenta de Sodexo España, “en nuestro intento de romper tradiciones machistas, en España hemos perdido una generación de grandes mujeres en la alta gastronomía, una generación que quería escapar del espacio donde nuestras madres y abuelas han estado recluidas, escapar de la cocina, para crecer profesionalmente en otras áreas, pero en esa huida hacia adelante perdimos la posibilidad de ser las referentes en este inicio del siglo XXI”.

“La mujer dobla en número de profesionales al hombre en el mundo de la restauración, pero nuestro esfuerzo diario se nos agradece cobrando un 15% menos, con un mayor porcentaje de contratos precarios y recordándonos que no llegan a un 10% el número de restaurantes con estrellas Michelin que están dirigidos por mujeres”, afirmó Carina Cabezas.

Inauguró el acto Cedric Prieto, Cónsul General de Francia en España, que incidió en el hecho de que la baja presencia de las mujeres en la alta gastronomía se debe a “una falta de educación en la sociedad, que ha de entender que el talento, el esfuerzo, y la sensibilidad no es cuestión de sexo ni de origen social, se nace y se desarrolla con esfuerzo personal, compromiso y trabajo duro”.

Para el cónsul, “poder desarrollar una carrera profesional donde cada día tenemos la satisfacción de crear algo nuevo y que nuestros comensales puedan disfrutar, solo es comparable al resto de las industrias culturales y las artes como la literatura, la arquitectura o las artes escénicas, donde la mujer tiene un merecido papel protagonista”.

Para Isabel Mijares, enóloga española de gran reconocimiento y académica de número de la Real Academia Española de Gastronomía, “el turista que viene a España cada vez lo hace más atraído por nuestra gastronomía, nuestros caldos y nuestra cultura y ya no tanto por el sol y las playas”.

“La mujer ha de dejar de pedir perdón por intentar alcanzar sus metas profesionales, nos han de tratar equitativamente conforme a lo que podemos aportar, conforme a nuestro talento, pero también debemos creer firmemente que somos capaces de lograr cualquier meta, cualquier objetivo que nos marquemos” concluyó Isabel Mijares.

Annett Teich, Chef del restaurante de cocina creativa BK, dijo que: “necesitamos un cambio de actitud en la sociedad, en la que un hombre puede ser un gran Chef, pero una mujer, solo una cocinera. La gastronomía es una pasión común que no entiende de géneros ni de fronteras, pero hoy el hombre tiene un status muy superior a la mujer, sencillamente la mujer chef no existe para un amplio sector de la sociedad”.

“Muchas mujeres tienen una gran formación en alta cocina, pero no terminan de desarrollar su talento profesional, en muchos casos porque la sociedad pone un techo de cristal que impide llegar a puestos de responsabilidad dentro de las cocinas o incluso emprender un proyecto propio. Ser madre y empresaria es un lastre en Francia, financieramente los bancos consideran que hay un mayor riesgo y no nos conceden créditos. Las madres han de soportar con sus ahorros los proyectos empresariales, lo que provoca la renuncia de los sueños de muchas grandes Chefs”, concluyó Annett Teich.

Verónica Fernández de Córdova, Consejera en Vinos de los Herederos de Marqués de Riscal presentó a Isabel Maestre, Premio Nacional de Gastronomía al Mejor Jefe de Cocina, que recordó a las más de 300 asistentes que “el reconocimiento de la mujer en el mundo de la alta gastronomía ha avanzado mucho en los últimos años, pero aún nos queda mucho más por lo que luchar en una industria donde la mujer ha representado desde el inicio de nuestra historia, un papel fundamental”.

Pepa Muñoz, Chef de su restaurante insignia, El Qüenco de Pepa, reconoce la importancia de la mujer empresaria como ejemplo para la sociedad. “En nuestro restaurante dividimos al 50% las responsabilidades entre hombres y mujeres, hemos demostrado que la conciliación en la gastronomía hoy es una realidad y que ha dejado de ser un freno, una simple excusa para muchos empresarios que nos quieren poner un techo de cristal, y evitar desarrollar nuestros talentos. Por nuestro trabajo y nuestra insistencia, esto está cambiando”.

Cerró el acto Rafael Anson, presidente de la Real Academia de Gastronomía española, que recordó como históricamente “la generación perdida de grandes profesionales de la gastronomía entre los años 60 y 70, ha provocado que muchos espacios estén monopolizados por los hombres, permitiendo crecer profesionalmente a las mujeres en nuevos conceptos como el catering o en puestos profesionales como el de sumiller, donde la mujer se ha alzado con el puesto que deseaba y que le corresponde por méritos propios”

“La alta cocina desarrollada por las mujeres tiene una calidad muy superior a lo que hemos conocido tradicionalmente, está rompiendo todos los techos de cristal y en pocos años la mujer alcanzará todas las metas que se proponga”, finalizó Rafael Anson.

Como suele ser habitual, al finalizar el acto, se sirvió un cóctel con vinos de extraordinarios vinos de las tradicionales bodegas Marqués de Riscal, que fueron acompañados por elementos sólidos por gentileza de Isabel Maestre del Pepa Muñoz y una variedad de fromages franceses ofrecidos por SODEXO.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo