Selección: ¿entrevistas a candidatos?

Hace unos días estuve en una Lanzadera de Empleo facilitando una Master Class sobre selección de personal, los participantes querían conocer cómo hacer una buena entrevista de selección, aunque comentaban que no siempre los entrevistadores son profesionales.

Es febrero, ya está en marcha la Planificación Estratégica para este año y quizás uno de sus puntos sea la creación de nuevos puestos de trabajo. Es posible que tengas que hacer selección de personal y que comiences realizando internamente el proceso selectivo, donde encontrar al mejor candidato para desempeñar las funciones de ese puesto pasa por hacer una buena entrevista de selección.  La intuición propia que da el tener controladas muchas variables de lo que buscas no es suficiente; a esa intuición hay que darle consistencia a través de información clave obtenida durante la entrevista. Hoy daré unas pinceladas para que puedas sumar a lo que ya haces.

Todo lo que se haga durante el proceso de selección debe ir enfocado a obtener las predicciones de comportamiento. Hay que estudiar el C.V., recomiendo pasar alguna prueba psicotécnica, es posible utilizar análisis grafológico, pedir las referencias oportunas y, por último, y determinante es hacer una buena entrevista.

Es en la Entrevista de Selección donde analizamos la validez del candidato a nivel profesional y personal. Cualquier técnica que pretenda evaluar las habilidades de un candidato, por novedosa y sofisticada que parezca, solo se justificará si demuestra que mejora, de forma evidente, la manera de conseguir los siguientes objetivos:

  • Aumentar al máximo las predicciones correctas.
  • Minimizar los errores, detectando aquellos opuestos a lo que buscamos.

En la entrevista, el entrevistado es la variable y el entrevistador es y debe ser una constante. Por ello, en cada entrevista debemos mantener el mismo comportamiento y las mismas formas, de esta manera nos aseguramos que todos los candidatos han sido evaluados de la misma manera y con los mismos parámetros.

Si no damos la importancia que la situación requiere se adquieren malos hábitos que distorsionan los hechos. A veces se habla mucho, se escucha poco y se divaga de uno a otro lado de la conversación.

Te propongo reflexionar y valorar cómo te percibes en estas habilidades y competencias claves para realizar una buena entrevista:  comunicar, escuchar, utilizar las preguntas adecuadas y observar e interpretar el comportamiento no verbal.

Todas estas habilidades son necesarias para llegar a mantener una entrevista profesional que ayude a comprender a la persona que se tiene delante y cómo se inscribe dentro del sistema en el cual vive. Con ellas se podrá profundizar en el individuo y evitando los prejuicios o distorsiones que suceden en cualquier entrevista.

Es importante comprender que la entrevista, como cualquier otra técnica, exige una formación previa que facilite la investigación de la persona en esta situación, esta formación incide directamente en los rasgos de personalidad, potenciales, motivaciones, etc.

Recordar que es imprescindible tener definidas una descripción del puesto y del perfil de la persona que buscamos. Una descripción en base a funciones o competencias que faciliten las preguntas y, sobre todo, las respuestas que buscamos en los candidatos.

La función principal del entrevistador es averiguar comportamientos previos del individuo para predecir comportamientos futuros y para esto solo hace falta técnica y no una bola de cristal.

Son muchas las entrevistas de selección que he realizado. Si decides formarte o externalizar el proceso o alguna de sus partes, recuerda que puedo acompañarte.      l

Ana Herrero

Directora en Andalucía de Montaner & Asociados

@AnaHerrero

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo