Networking o la necesidad de crear relaciones

Hoy todos tenemos un espacio en nuestras agendas dedicados al networking con la finalidad de crear una red de contactos de confianza que faciliten referencias, orientados a mejorar el desarrollo de la actividad profesional o empresarial.

Es posible que para maximizar la efectividad hayamos recibido formación en las técnicas de networking y en contenidos relacionados con la oportunidad o no de crearse una marca personal que nos haga mostrar desde la autenticidad, en el mejor de los casos, aquello que nos facilite dar calidad a esa red de contactos que queremos y necesitamos.

Yo misma acompaño y dirijo sesiones sobre estas materias, la efectividad del networking y la marca personal como técnicas y herramientas para crear y dar calidad a nuestra red de contactos de confianza.

Hoy, de nuevo, me voy al principio recordando las claves sobre las que se construyen todos estos conceptos, claves que sirven para entender las relaciones entre las personas; Estas son:

1º. En toda relación existe percepción. O lo que es lo mismo, distorsión, malos entendidos, olvidos, generalizaciones, etc. Como humanos, tenemos que conocer que la percepción que yo pueda tener no es la misma que la de la otra persona, por lo tanto, debo acercarme para que podamos conectar bien.

2º. En toda relación hay un interés. Por pequeño que sea o aparente altruismo, siempre hay un interés, que puede ser muy diverso: hacer amigos, obtener información, etc. Tengo que fijar también el interés u objetivo que pueda tener en cada relación y no dejarlo vacío de contenido. Hay que señalar que existe un motivo egoísta por cada una de las partes de la relación.

3º. En toda relación existen expectativas mutuas. Siempre miramos las expectativas desde nuestro punto de vista, sin pensar que la otra persona también tiene sus propias expectativas y que para ella son tan importantes como las nuestras.

4º. En toda relación se buscan personas similares. De ti depende saber poner el foco en unas o en otras.

5º. En toda relación, cuantos más contactos, más conocimiento del otro y, en consecuencia, más profundidad en la relación. Es importante clarificar los límites entre lo personal y lo profesional.

6º. En toda relación hay que buscar los elementos comunes. Es la forma de evitar dispersiones de energía desde el primer momento. Clarificar los objetivos en común ayudará a confiar los unos en los otros y a evitar conflictos interpersonales. Reforzar continuamente los elementos en común nos ayuda a ir todos por un mismo camino.

7º. En toda relación no hay que poner límites a la imaginación. Muchas veces pensamos que “alguien” en un momento determinado nos rechazó o no fue amable con nosotros, todos evolucionamos y esa situación con probabilidad haya cambiado. O, a veces, no contactamos con tal o cual personaje por miedo a molestarle o porque pensamos que lo nuestro no es importante. Dejemos que sean los otros los que pongan los límites, no los pongamos nosotros.

Construye tus propias claves, centra tus objetivos en esta área de trabajo y da valor a esa red que ya tienes, ¡aseguro que te alegrarás!

Ana Herrero | Directora en Andalucía de Montaner & Asociados

@AnaHerrero

Artículo incluido en el número de abril de la revista Agenda de la Empresa

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo