Valeria Castro, Platonic Games

 

Valeria Castro es desarrolladora de videojuegos y cofundadora de Platonic Games, una compañía que nació en 2015 y se dedica al desarrollo de juegos para plataformas móviles y tablets. ‘Sweet Sins’ ha sido el primer videojuego lanzado por Platonic Games y ahora están a punto de publicar el segundo que, bajo el título ‘Cartesian’, ha recibido unas críticas excelentes. Tal y como señala Valeria, “hay algo mágico en crear un juego de la nada”.

¿Podría hablarnos de su trayectoria académica y profesional?

Valeria CastroEmpecé estudiando Publicidad y RR.PP. porque me imaginaba a mí misma organizando grandes eventos de videojuegos y lanzando las campañas más exitosas de la historia (¡pero Sandi Gardiner se me ha adelantado!). Me especialicé en diseño gráfico, lo que me dio la oportunidad de trabajar en países tan diferentes como Alemania o China y, finalmente, me animé con un Máster de Informática Gráfica, Juegos y Realidad Virtual.

¿Cuándo y qué le llevó a sumergirse en el mundo de la creación de los videojuegos?

Llevo toda mi vida jugando y disfrutando de la extensa variedad de experiencias que ofrecen los videojuegos. Pero no supe que quería crearlos hasta que tuve 20 años y asistí por primera vez a un evento internacional de videojuegos, en el cual tuve la suerte de conocer a gran cantidad de desarrolladores. Desarrolladores que, pese a tener perfiles de lo más variopintos, compartían algo en común: a todos les brillaban los ojos cuando hablaban de sus proyectos. Me sentí identificada, parte de todo aquello. Fue entonces cuando decidí que quería unirme al club de los ojitos brillantes (¡y lo conseguí!).

La creación de videojuegos tiene diversas fases ¿en cuál de ellas está especializada y con cuál disfruta más?

Actualmente estoy “especializada” en el ámbito de la Producción, coordinando equipos y proyectos y asegurándome de que se cumplen los plazos y presupuestos. Pero de la parte que más disfruto, con diferencia, es la del diseño de juegos. Hay algo mágico en crear un juego de la nada. He descubierto más cosas sobre mí misma en estos últimos años creando juegos que en todo el tiempo que pasé leyendo e investigando sobre cómo crearlos.

Platonic Games desarrolla juegos para plataformas móviles y tablets. ¿Cuándo y cómo surgió?

Platonic Games nace en Febrero de 2015 cuando mi socio Álvaro Gutiérrez y yo decidimos que era hora de lanzarse a la piscina. Decidimos que era momento de dejar de simplemente tener ideas y empezar a ejecutarlas. A día de hoy puedo decir que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

¿Cómo es su día a día en Platonic Games?

Siempre que me lo preguntan respondo que “me levanto, y 16 horas y 5 tés más tarde, me acuesto”. Mi día a día es tan intenso y caótico que no sabría por dónde empezar. Un posible acercamiento incluiría: definir/redactar documentos con el diseño y balanceo de los juegos, diseñar y hacer análisis de usabilidad de las interfaces, testear los avances y corregir bugs, mantener al día las redes sociales, responder a dudas/sugerencias de jugadores, analizar las métricas de nuestros juegos (y los de la competencia), organizar nuestros espacios en distintos eventos, responder cientos de mail, etc.

¿Qué factores le impulsan a crear un videojuego?

La pregunta es, ¿quién no querría crear un videojuego? Para mí, los videojuegos son la forma de expresión artística definitiva. Combinan a la perfección lo narrativo y lo visual y añaden a la mezcla el toque extra que los convierte en algo único: la interactividad.

¿Podría hablarnos de los videojuegos creados por Platonic Games?

Pretendemos desarrollar 4-6 proyectos en un año, diferentes entre sí y diferentes de todo lo que hemos hecho hasta ahora. ‘Sweet Sins’ fue nuestro primer juego como Platonic Games y, aunque tiene sus defectillos, estamos muy satisfechos con el resultado. Ahora estamos a puntito de lanzar el segundo, ‘Cartesian’, que ha recibido unas críticas excelentes y estamos ansiosos por publicarlo.

¿Qué estrategias comerciales han llevado a cabo para impulsar Platonic Games?

Mentiría si dijera que planteamos estrategias comerciales desde el principio. Lo cierto es que pecamos de ingenuos e improvisamos sobre la marcha. Pero bueno, ¡todavía estamos aprendiendo! Ahora tenemos un plan de negocio y visión de futuro, por lo que resulta más fácil definir y planificar las estrategias a seguir.

Desde que fundaron Platonic Games, ¿cuáles son los principales obstáculos que se han encontrado en esta aventura empresarial y qué destacaría como lo más gratificante?

El mayor obstáculo lo tenemos a nivel burocrático-empresarial. Se nos exigen las mismas condiciones que a macro-estructuras empresariales sin disponer de los recursos y capacidades de las mismas. El marketing también nos supone un esfuerzo extra por el sacrificio en tiempo y recursos que requiere.

Lo más gratificante es que invertimos toda nuestra energía en crear proyectos afines a nosotros y disponemos de libertad para desarrollarlos a nuestro ritmo, sin perder la ilusión por el camino.

Si hace balance desde la fundación de Platonic Games, ¿cuáles cree que son las claves para emprender un proyecto en la actualidad?

Lo manido sería hablar de energía y pasión (aunque estoy de acuerdo en que son muy necesarias), pero creo que lo más importante de emprender es que te obliga a enfrentarte al fracaso. Es algo que no se nos enseña y es tan importante saber lidiar con el éxito como con el fracaso. Nos bombardean todo el tiempo con historias de éxito, felicidad y amor y apenas se publican historias de fracaso, angustia y pérdida; tan reales (si no más) como las primeras. El optimismo extremo al que estamos sometidos puede llegar a resultar más dañino que beneficioso. Dicho esto, considero que emprender es difícil y aterrador, pero necesario, porque nos impulsa a crecer tanto a nivel personal como profesional.

El mundo de los videojuegos es considerado como un sector mayoritariamente masculino. ¿A qué cree que se debe?, ¿considera que la tendencia está cambiando?

Aunque no lo parezca por la cantidad de infraestructura que mueve actualmente, la industria del videojuego es todavía muy, muy joven. Teniendo esto en cuenta, y sabiendo que los videojuegos, consolas y ordenadores se vendían en los 80-90 como productos orientados al mercado masculino, resulta lógico encontrar más hombres que mujeres en la industria actual. Con el paso del tiempo (y con cierta ayuda y responsabilidad social por nuestra parte) cada vez habrá más jugadoras y, por ende, más mujeres interesadas en formar parte del ámbito profesional del videojuego.

¿Cómo se podría impulsar un incremento de mujeres en el sector?

Hace falta un empujón social. En general, no sólo en el sector del videojuego. Hay que deshacerse de los roles impuestos y empezar a educar. Educar de verdad, dejando prejuicios y ‘verdades absolutas’ a un lado. Niños y niñas nacen con las mismas habilidades y talentos, pero la desigualdad les asalta muy temprano. Tenemos que pelear todos juntos para que, desde pequeños, se nos ofrezcan las mismas oportunidades independientemente de nuestro género.

Madrid Games Week tuvo lugar la primera semana de octubre ¿Qué valoración hace del encuentro?

Muy positiva. Pese a los problemas técnicos con los que tuvimos que lidiar el primer día (algo habitual en eventos de estas características), la acogida por parte de los medios y los asistentes ha sido increíble

¿Qué supone este tipo de encuentros para empresas como Platonic Games?

Un evento como la MGW nos permite principalmente recopilar feedback de los usuarios. Es una oportunidad fantástica para analizar las reacciones de los jugadores: ver qué funciona y qué no.

Además, conseguimos un plus de visibilidad, que siempre viene bien, y compartimos unos días con otros desarrolladores de la industria, que siempre es instructivo (¡y divertido! No todo tiene que ser trabajo, trabajo y más trabajo).

¿Qué le recomendaría a aquellas personas que se plantean la posibilidad de introducirse en el mundo de la creación de los videojuegos?

Siempre doy dos consejos a las personas que quieren desarrollar juegos:

  1. Haced juegos. A hacer juegos se aprende haciendo juegos (y jugándolos). Por suerte, actualmente disponemos de un sinfín de recursos que nos permiten crear videojuegos a bajo coste y con equipos pequeños.
  2. Hacedlos con cabeza. Buscad proyectos acordes a los recursos de los que dispongáis. Puede que tengáis una idea buena y ultra original, pero si requiere de un equipo de cincuenta personas trabajando a jornada completa durante tres años, y en realidad sólo sois dos, NO se puede. Id poco a poco, analizad y aprovechad lo que tenéis y tirad adelante con eso. Como poco, habréis ganado experiencia y conocimientos que podréis aplicar a futuros proyectos más ambiciosos. Y como colofón: MOVEOS. Id a eventos, conferencias, charlas y Meetups. A Game Jams. Uníos a grupos de discusión de Facebook y LinkedIn. A foros. Seguid a desarrolladores nacionales e internacionales en Twitter y canales de Youtube. Escuchad podcast. Leed la prensa especializada y bloggers. Interesaos. Aprended. Profundizad. Y, casi sin daros cuenta, estaréis formando parte de una de las industrias más apasionantes, solidarias y enriquecedoras (a nivel económico, sí, pero especialmente a nivel personal) del mundo.

María Cano Rico

 

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo