Cinco características de la sociedad post-COVID-19

POR XIMENA DUQUE VALENCIA

¿Cómo hemos cambiado? ¿Cómo será la sociedad post Covid 19 durante el futuro próximo en el que aún no exista la vacuna para esta pandemia?

Más de la mitad de la población española comienza a salir a las calles y a avanzar en las fases de desescalada. Sin embargo, ni la sociedad ni la realidad serán las mismas que hace más de dos meses dejamos atrás. La entrenadora de desarrollo personal, espiritual y financiero, Ximena Duque Valencia, explica cuáles son las 5 tendencias que formarán parte del día a día de nuestra sociedad.

“El hecho de que la realidad (al menos durante un tiempo) no volverá a ser igual, no es ningún un secreto. Sin embargo, no solo nos enfrentamos a una nueva normalidad, también somos distintos a las personas que éramos hace dos meses, cuando comenzó la cuarentena y nos encerramos en nuestras casas”, reflexiona la entrenadora de desarrollo personal, espiritual y financiero, Ximena Duque Valencia.

Para la experta, para intentar entender cómo seremos de ahora en adelante, tendremos que aprender de las lecciones que nos deja esta crisis y teniendo en cuenta que el mundo que nos espera es muy distinto del que conocíamos.

Cinco características de la sociedad post Covid-19 y cómo afrontar la vuelta a la “nueva realidad”

  • Más resilientes y más críticos.

Esta crisis, para muchos, ha supuesto una prueba de fortaleza, tanto mental como física. Hemos vivido una situación sin precedentes y para Duque Valencia la mayoría de la sociedad ha decidido vivir esta experiencia desde la resiliencia, en lugar desde la resistencia o el victimismo. Son las circunstancias difíciles o los traumas las que nos permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes dentro de nosotros mismos y que desconocíamos hasta el momento. Somos más fuertes de los que creemos y la capacidad de superación es una de las grandes virtudes del Ser Humano. Sin embargo, esta capacidad de adaptación no merma nuestra capacidad de crítica. Hemos sido conscientes de errores que podrían haberse evitado y de la ausencia de líderes eficaces, carismáticos y con los conocimientos necesarios.

  • Hipocondría social.

El miedo al contagio seguirá ahí. Se extremarán las medidas de higiene, se priorizará y se dará aún más valor al bienestar y a la salud. Se evitarán los contactos y las aglomeraciones, no solo por recomendación del Gobierno, sino que será el propio individuo el que, al menos durante un tiempo, no se sienta cómodo cuando haya demasiada gente a su alrededor o desconocidos… como por ejemplo utilizando el transporte público.

  • Síndrome de la cabaña.

 Las consecuencias psicológicas del aislamiento pueden provocar situaciones de estrés postraumático, confusión, ansiedad, frustración e ira, y llegar a manifestarse no solo en el presente más inmediato, sino de acuerdo con un estudio publicado sobre cuarentenas por el King’s College de Londres, hasta 3 años después. El miedo al contagio puede provocar miedo a salir de casa. Hasta ahora, y tras más de dos meses confinados, nuestro hogar era un espacio seguro, donde no había riesgos, donde todo estaba controlado. Salir a la calle puede convertirse para muchos en una situación demasiado estresante y aterradora, porque se sienten vulnerables y sienten que han perdido el control, que se exponen. Este síndrome se ha observado en perfiles que han pasado mucho tiempo encerrados, como por ejemplo, los presos cuando recuperan su libertad. Esta claustrofobia social, será una de las secuelas más habituales que veremos en la etapa post Covid-19 y sus síntomas son, sobre todo, la ansiedad y la depresión.

  • Alargolescencia intencionada.

En épocas de crisis y recesión económica la sociedad tiende a buscar el ahorro, siempre pensando en el qué puede pasar. En este contexto, nos volveremos más cuidadosos con las cosas que ya tenemos buscando alargar su vida útil todo lo posible, evitando inversiones innecesarias y en el caso de no tener otra opción el consumidor apostará por el low cost y por marcas patrias, locales y de proximidad; un consumo más consciente y que tiene en cuenta los valores de la marca que adquiere.

  • Las palabras como conexión.

Cuando la distancia social y el aislamiento nos han privado de todo contacto físico, lo único que nos ha quedado es la palabra. La comunicación verbal ha vuelto a tener un papel protagonista en nuestras vidas. Han aumentando el número de conexiones, charlas y mensajes que hemos compartido con nuestros seres queridos durante esta crisis y durante los próximos meses seguirá siendo así. La palabra nos ha ayudado a sentirnos acompañados y a cuidar nuestros vínculos.

Para la experta estamos ante la oportunidad de reinventarnos como sociedad. Una sociedad más unida, más solidaria y más empática: “todos hemos pasado por situaciones parecidas y ahora es el momento de pensar cómo podemos contribuir a un futuro mejor para todos”, afirma.

Además, esta crisis ha puesto de manifiesto cómo el miedo baja aún más las defensas y nos hace más propensos a contagiarnos ante cualquier tipo de virus. Por eso, para Duque Valencia “dejar atrás el miedo y confiar será lo que nos permita sobrellevar y aprender de esta y cualquier otra crisis”.

Sobre Ximena Duque Valencia

Ximena Duque Valencia es entrenadora de desarrollo personal, espiritual y financiero. Es Maestra de Maestros, fundadora de la Escuela IRB y autora del Best Seller “IRB, Transforma el Miedo en Amor”.

Desde 2012, fruto de conocer muchas técnicas y grandes maestros, canaliza información que pretende crear una masa crítica de transformación para nuestro planeta.

Internacionalmente reconocida, imparte seminarios alrededor del mundo, es fundadora de Koradi, un centro de transformación personal y empresarial con sede en Bogotá.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo