“Responsabilidad social y negocio no pueden ir por separado”

SONIA PASCUAL

Este año es el 50 aniversario de Grupo Pascual. Sonia Pascual, consejera de Corporación Empresarial de Pascual, comenta en Mujeremprendedora todos los detalles de esta fecha clave para la compañía y hace un recorrido por los orígenes, evolución e historia del grupo empresarial.

50 años. ¿Tienen previsto algún proyecto o iniciativa para conmemorar esta efeméride?

Estamos muy felices de poder decir que Pascual cumple medio siglo desde su nacimiento. Todo comenzó cuando mi padre se hizo cargo de una cooperativa láctea en quiebra en Aranda de Duero en 1969 y hoy somos un referente en la alimentación en España. Seguimos siendo esa empresa familiar que éramos en nuestros inicios, solo que ahora somos una familia mucho más grande, de más de 2.200 personas. Para celebrarlo, estamos realizando varios eventos desde comienzos del año, recordando cuáles han sido nuestros grandes logros durante estos 50 años y homenajeando a toda la gente que ha hecho posible que Calidad Pascual sea lo que es hoy. En febrero celebramos el primero de ellos, que coincidió con el XII Aniversario del ITPS (Instituto Tomás Pascual Sanz), en el que contamos con cuatro héroes anónimos que son un ejemplo de los valores de Calidad Pascual en el día a día. Luego, en mayo, tuvimos una gran convención con más de 800 personas en el Wizink Center de Madrid, un evento en el que realizamos un viaje por el pasado, el presente y el futuro de la compañía, con las tres generaciones de la familia presentes, empleados y diversas personalidades. En junio hicimos algo similar, pero dando el protagonismo que se merecen a los más de 1.000 empleados de Aranda. Quisimos compartir con ellos un día de celebración y de recuerdos y fue muy emocionante, con familias en las que todas sus generaciones han tenido y tienen su vida ligada a Calidad Pascual. En los próximos meses, haremos lo propio con los empleados del resto de nuestras delegaciones comerciales y fábricas repartidas a lo largo del panorama nacional. Está siendo un año muy bonito en el que estamos recordando todo lo que nos ha traído hasta aquí y sentando las bases que nos permitirán seguir creciendo de ahora en adelante.

También hemos puesto a la venta una edición limitada del primer brik de Leche Pascual, que estará tres meses en los supermercados, y que es una réplica del primer tetrabrik aséptico que hubo en España, en el año 1973. Tenemos preparada alguna sorpresa más que se irá conociendo en los próximos meses…

“La historia de Pascual es una historia ligada a la evolución de nuestro país”

¿Podría hablarnos de la filosofía de Pascual?

Pascual ha sido desde sus inicios una compañía basada en los valores, y creo que en ellos radica la clave de nuestro éxito. El compromiso junto a la pasión, la integridad, la cercanía, la innovación y la calidad es lo que nos ha traído hasta aquí y lo que nos ha demostrado que es posible construir un futuro en torno a pilares sólidos que dan sentido e identidad a las personas y a la compañía. Con esta premisa, y a través de la Fundación Tomás Pascual y Pilar Gómez-Cuétara, pusimos en marcha el Centro de Investigación en Valores (CIVSEM) para la investigación, divulgación y formación en valores humanos como base del emprendimiento y la innovación, así como para una vida plena, madura y feliz.

Nuestros valores tienen como denominador común mejorar la calidad de vida de las personas, y la alimentación juega un papel fundamental en ello. Por eso, siempre hemos tratado de dar lo mejor y transmitir hábitos de vida saludables, para lo que es clave que nuestros productos sean de gran calidad.

En Pascual queremos el bienestar de las personas no solo a través de la alimentación, sino también a través del resto de las actividades de la compañía, de modo que contribuyamos al desarrollo sostenible al mismo tiempo que somos respetuosos con el medioambiente y la sociedad en general.

¿Cómo valora la evolución de la compañía a lo largo de estos 50 años?

Creo que la historia de Pascual es una historia ligada a la evolución de nuestro país. Hemos vivido grandes cambios y hemos sido partícipes de ellos con grandes hitos como la introducción del tetrabrik aséptico en España. Un hecho que permitió conservar la leche durante varios meses y que democratizó el consumo de leche en nuestro país. Además, en la búsqueda del bienestar y de la mejora de la calidad vital, apostamos por la mejora de las condiciones desde el primer paso del proceso: las granjas. Nosotros no hacemos la leche, la hacen las vacas. Y, para que sea de calidad, tienen que estar sanas y felices. No lo entendemos de otra manera, tenemos la convicción de que no puedes llegar a buen puerto sin hacer las cosas bien. Obtuvimos el certificado AENOR de bienestar animal el año pasado, pero es algo que ya hacíamos desde hace más de 20 años. Mi padre ya hablaba de bienestar cuando nadie lo hacía en los años 80. Y el sector nos ha seguido y eso ha ayudado a mejorar las condiciones de vida de los animales y el trabajo diario de muchas personas.

Por otro lado, nuestra presencia a nivel nacional contribuye al desarrollo de diferentes regiones, dando empleo de manera directa e indirecta a más de 14.000 personas, alcanzando a más de 30 millones de consumidores. Hemos sido una empresa pionera: por ejemplo, dimos protagonismo a las bebidas vegetales en España con Vivesoy cuando apenas había actividad en este mercado, combinamos leche y zumo en una bebida nutritiva con Bifrutas y fuimos la primera empresa láctea en exportar a América.

Considero que hemos seguido un buen camino y nuestra voluntad es seguir en la misma senda para seguir mejorando la salud y los hábitos alimenticios de las personas.

“Es fundamental la escucha activa y tener en cuenta la opinión de los consumidores: son los valores los que nos han hecho llegar hasta aquí, sin ellos no somos nada”

¿De qué forma Pascual responde a los cambios de demanda de sus consumidores?

En Pascual intentamos anticiparnos a la demanda de los consumidores teniendo la vista siempre puesta en las tendencias del mercado. Para nosotros es fundamental la escucha activa y tener en cuenta la opinión de los consumidores: preferencia de compra, sabor o formato. Un ejemplo de ello es Vivesoy.

Los consumidores estaban demandando bebidas vegetales de calidad, con ingredientes naturales y, a ser posible, de origen local. Por eso, hemos apostado por que todas las materias primas empleadas en la producción de nuestras bebidas vegetales Vivesoy sean 100% locales. La tendencia hacia este tipo de bebidas es creciente y vemos que está sucediendo algo similar con los smoothies vegetales, por eso hemos entrado en esta categoría con ‘The Goods’, nuestros smoothies de frutas y verduras.

Además, los consumidores valoran cada vez más que la empresa sea humana y cuide de las personas, los procesos y el medioambiente y, en esto, creo que puedo decir que hacemos las cosas bien, porque desde el nacimiento de Pascual hasta hoy ha sido algo innegociable, y así seguirá siendo en el futuro.

En cualquier respuesta ante una demanda del mercado siempre ponemos en primer lugar la calidad, puesto que no entendemos otra forma de hacer las cosas que no sea dando lo mejor en todos los sentidos.

¿Qué diría que aportan al consumidor que se decanta por su marca?

Ofrecemos productos de una gran calidad y la garantía de que el proceso productivo que hay detrás es respetuoso con el medio y con todas las personas que intervienen. Lo respaldamos con certificaciones como el sello de Bienestar Animal que nos otorgó AENOR el pasado año y nos posicionó como el primer gran fabricante con todas las granjas certificadas en bienestar animal. Además, estar presentes en el Top 10 de las empresas mejor valoradas por sus empleados supone también un gran éxito y una muestra de que estamos comprometidos con el bienestar de todas las personas que forman Calidad Pascual.

También aportamos valor con nuestro compromiso hacia las comunidades locales, apostando por el cultivo local. No olvidamos nuestros orígenes y, por eso, queremos devolverle a la sociedad todo lo que nos ha dado, aportando calidad, salud y bienestar.

“Ante una demanda del mercado siempre ponemos en primer lugar la calidad”

Definen su modelo empresarial como cercano y basado en valores. Explíquenos esta idea.

Al final, lo que importa son las personas. Una empresa vale lo que valen sus personas, que diría mi padre. Y es totalmente cierto. Por eso mantenemos esa estructura y modelo de empresa familiar, porque son los valores los que nos han hecho llegar hasta aquí, sin ellos no somos nada. Es algo que hay que demostrar con hechos y considero que nosotros lo hacemos teniendo en cuenta las opiniones de los empleados y dándoles voz, para que así puedan expresarse y mejorar entre todos el día a día y el desarrollo de la empresa.

Como he comentado antes, en Pascual estamos convencidos de que responsabilidad social y negocio no pueden ir por separado. Prueba de ello es el nuevo marco de gestión del negocio responsable, Pascual Aporta, en el que hemos recopilado las diferentes acciones y programas que ya se venían realizando dentro de la compañía para ordenarlas y darles visibilidad. En Pascual Aporta encontramos reflejado todo lo que desde la compañía aportamos en los territorios de bienestar, desarrollo y medioambiente.

¿Cómo valora su experiencia en una posición de primer nivel de una empresa familiar?

Formar parte de una empresa como Pascual es una responsabilidad importante y un gran reto, ya que nos enfrentamos cada día a nuevos desafíos. Somos una empresa familiar en la que mis hermanos Tomás y Borja, mi madre, mi hermana Pilar y yo formamos parte del Consejo de Administración y decidimos, junto a otros grandes profesionales, las estrategias a seguir por parte del grupo. Es una suerte poder compartir con mi familia estas decisiones y continuar juntos el legado que nos dejó mi padre.

Somos, además, una compañía familiar, pero adaptada a las dimensiones y a las necesidades en cuanto a estructura y gestión de una gran empresa. Esto nos ofrece la posibilidad de desarrollar proyectos que también ayuden a otras personas y profesionales a crecer, tanto dentro como fuera de la compañía. Nos sentimos comprometidos con una sociedad que está en plena trasformación y ponemos al servicio de la misma, todo lo recibido.

Considero que estar en esta posición supone una gran oportunidad para contribuir a mejorar la sociedad en la que vivimos a través de la actividad de la compañía y el compromiso con el desarrollo sostenible, creando empleo de calidad al mismo tiempo que promovemos un uso responsable de los recursos, lo que al final repercute en todas las personas.

“En Pascual queremos el bienestar de las personas”

¿Qué proyectos/objetivos tiene a corto y largo plazo?

Sonia Pascual

Nuestro principal objetivo como compañía es crecer de forma sostenible y rentable, conectando a nuestras marcas con los consumidores y adaptándonos al nuevo perfil de consumidor, que ahora busca saber la verdadera historia que hay detrás del alimento que consume. Por eso queremos dar lo mejor de nosotros mismos, para transmitirle a los consumidores todos lo que hacemos para que les llegue un producto saludable y nutritivo, ganándonos su confianza y esfuerzo con el trabajo.

Seguir trabajando en la promoción de hábitos de vida saludable, ayudando a concienciar a la población de la importancia de la nutrición y la correcta alimentación para disfrutar de una buena calidad de vida.

Queremos cuidar a nuestros consumidores cada día y posicionarnos en tres momentos de consumo: desayuno nutritivo, snacking e hidratación saludable y proponiendo soluciones de valor para las personas, no solo productos.

Además, creo que es importante normalizar e integrar la gestión de las emociones, porque puede ayudarnos mucho en nuestro día a día a todos los niveles. Su impacto va más allá del plano personal e influye directamente en el entorno empresarial, en especial, en empresas familiares como la nuestra. No cabe duda de que las empresas son un espacio de desarrollo laboral, pero también tienen que considerarse como un lugar de crecimiento personal contemplando los valores y los sentimientos de cada una de las personas que forman parte de ella. En este sentido, desde la Fundación, ofrecemos diversas iniciativas centradas en técnicas de gestión emocional y crecimiento personal, convencidos de que solo así lograremos conectar y contribuir a crear vínculos entre los empleados y la compañía. Estamos muy orgullosos por el camino que ya iniciamos hace 13 años ofreciendo herramientas emocionales a través de nuestros programas de Desarrollo Personal y Orientación profesional.

Mens sana in corpore sano.

María Cano Rico

Sonia Pascual, en primera persona…

Nuestros padres nos animaron a todos a tener una formación superior como parte del Protocolo Familiar que después firmamos, de modo que estuviésemos preparados para afrontar los retos de sucesión de una empresa familiar, tanto en los ámbitos de gestión como de gobernanza. En mi caso, estudié Derecho en la Universidad Complutense de Madrid y luego realicé un Programa de Dirección General (PDG) por el IESE. Por otra parte, obtuve también el título de coach Ontológico, que considero muy útil para entender cómo podemos sacar el mayor provecho de nuestras habilidades profesionales y personales, desde el conocimiento profundo de uno mismo.

Además, la salud, la nutrición y el medioambiente están inmersos en el desarrollo y responsabilidad personal desde nuestros orígenes en el ADN de nuestra empresa. Por eso he enfocado mi carrera profesional hacia esos ámbitos, tratando actualmente de contribuir a su desarrollo tanto desde la comisión de Responsabilidad Social y desde los consejos de Administración y Familia de la Corporación Empresarial Pascual, dando forma a esta nueva realidad social a través de distintos proyectos dentro de la Empresa y de la Fundación Tomás Pascual y Pilar Gómez-Cuétara. De ahí que nuestra misión o mantra como Empresa Familiar sea ‘la trascendencia de la familia a través de proyectos con valores’.

Anteriormente, desempeñé diferentes tareas en varias áreas de la compañía para poder tener una visión más global del negocio, después de algunas experiencias en Asesoría Jurídica ejerciendo  de secretaria de los consejos de Administración y de Familia,  aprendiendo de los distintos departamentos como vienen haciendo las jóvenes generaciones tras establecerlo en el Protocolo Familiar como un ‘plan de Inmersión  en la Empresa Familiar’ para conocimiento profundo de la organización como accionistas y miembros del gobierno de la Empresa familiar que, en definitiva, no es otra cosa que liderar la transformación para adaptarse a este mundo nuevo que nos ha tocado vivir.

En la actualidad, presido el Club TEYPE -T de Tomás y P de Pilar-, un espacio común donde, desde la familia, gestionamos el desarrollo de la formación. Compartimos herramientas de comunicación para estar informados, formados y preparados para las necesidades de la Empresa Familiar y proteger de forma profesional el legado que queremos trascender.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo