“Personalización textil, el ADN de nuestra marca”

Carla Marcelino, Alicia Coda y Silvia Peralta desarrollaban carreras profesionales muy distintas… Carla,  licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales, llevaba 15 años como responsable en gestión de proyectos de transformación de sistemas de información de instituciones financieras nacionales y extranjeras como Accenture. Alicia, también licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales y con título superior en diseño de moda, trabajó como Project Manager en Loewe y, durante los últimos años, desarrolló su propia firma de novias, Thinking Ali. Y Silvia, licenciada en Ciencias de la Información, trabajó durante 15 años como responsable de comunicación y marketing para clientes tanto nacionales como multinacionales, principalmente del ámbito de las Tecnologías de la Información. El interés por la moda, así como sus ganas de emprender, las llevó a estudiar un MBA en Dirección de Empresas de Moda y a crear con The Rootz.

Háblennos de The Rootz

Silvia: La idea inicial surge hace ya casi tres años, estudiando el MBA. Allí surgió la idea embrionaria, el proyecto, que fuimos trabajando poco a poco y evolucionando hasta lo que es ahora. Además, las tres teníamos muchas ganas de emprender y de montar nuestra propia empresa, y tras llevar a cabo un profundo estudio de mercado, quisimos cubrir la demanda que existe en cuanto a personalización textil, el ADN de nuestra marca. Así que, una vez descubierto nuestro pequeño hueco y un nicho de mercado al que dirigirnos, nos liamos la manta a la cabeza y apostamos por el proyecto… Así que decidimos dejar nuestros respectivos trabajos y proyectos para dedicarnos a The Rootz al 100%. Con todo esto, nuestro principal objetivo es dar respuesta a la creciente necesidad del cliente por la búsqueda de prendas diferentes y únicas frente a la gran industrialización textil. El modelo fast fashion en el sector textil está a la orden del día y copa gran parte del mercado, pero existe un nicho que busca prendas diferentes y personales, y es a este público al que nos dirigimos. Por tanto, nuestro valor diferencial es la posibilidad que ofrecemos al cliente de que pueda personalizar sus prendas y de que se involucre en el proceso creador de la marca. Esta tendencia la habíamos visto ampliamente en otros ámbitos, sobre todo en el calzado, y pensamos: ¿por qué no llevarla a cabo en otras prendas que nos apasionan como son las cazadoras de cuero?

“Nosotras no queríamos ser una marca más”

Cazadoras personalizables y con diseños propios. ¿Dónde y cómo se lleva a cabo el proceso de elaboración?

Carla: Tendríamos que hablar de diferentes conceptos. Por un lado, de las prendas base y, por otro, de las diferentes personalizaciones. En cuanto a lo primero, toda la parte de diseño y el desarrollo de patrones de las prendas base la hacemos nosotras como marca en Madrid. Todas nuestras cazadoras tienen diseño propio que, aún siendo básicos, están bastante estudiados. Por otro lado, tendríamos que hablar de la fabricación de las mismas -cazadoras de piel y algodón- que se lleva a cabo tanto a nivel nacional como a nivel internacional para algunas referencias. En cuanto a las personalizaciones, toda la colección y selección de apliques y motivos de personalización lo hacemos de forma interna en The Rootz con nuestro equipo de producción. Finalmente, la parte más importante y lo que nos da valor, que es la personalización, la hacemos en Madrid, en nuestro taller peletero. Es ahí donde hacemos realidad las creaciones de nuestros clientes, donde trabajamos de forma individual cada una de las cazadoras, donde el proceso artesanal toma el protagonismo, donde disfrutamos viendo el resultado de cada uno de nuestros pedidos.

¿Qué caracteriza a los materiales utilizados?

Alicia: Uno de nuestros puntos fuertes es la calidad. Es de lo que más orgullosas nos sentimos. Sobre todo la calidad de nuestras cazadoras de piel -100% ovina- que es realmente extraordinaria. Hay que verlas y tocarlas para enamorarte de las prendas. Trabajamos con proveedores de primer nivel que también fabrican para otras marcas que admiramos mucho, tanto por diseño como por calidad. Para nosotras era un elemento fundamental que la piel fuera de premium, ya que apostamos por la calidad. Lo mismo con las cazadoras denim y las militares, que son 100% algodón… para estas prendas también hemos tenido la suerte de encontrar muy buenos proveedores.

Una de las cosas que hemos descubierto durante los últimos meses es la importancia de estar en un punto de venta físico para que nuestros clientes y potenciales clientes puedan ver y tocar nuestras chaquetas porque sorprenden. Realmente, al verlas en directo ganan mucho. Finalmente, y como comentábamos, cada chaqueta la trabajamos individualmente en nuestro taller en función de lo que nos pide el cliente. Es un trabajo manual, artesanal, que se hace con mucho cuidado y cariño, y realmente las personalizaciones quedan muy bien acabadas y con un buen resultado.

De cuero, militares, vaqueras… ¿Cuáles tienen mayor acogida?

Silvia: Las cazadoras de cuero son nuestro producto estrella, precisamente por lo que comentábamos anteriormente, por la calidad de la piel. Además, nuestros diseños son atemporales y clásicos (en cuanto a estilo) y sientan bastante bien. Pero también hemos de decir que hemos agotado el stock de cazadoras militares esta Navidad. ¡Y lo más curiosos es que no hemos vendido prácticamente ninguna igual que la otra!

“El modelo fast fashion en el sector textil está a la orden del día”

¿Cómo se lleva a cabo el proceso de diseño por parte de sus clientes?

Carla: Nuestra web viene equipada con un configurador donde es muy sencillo personalizar las cazadoras. Partiendo de una base -piel, militar o vaquera- se pueden ir colocando apliques -parches, hombreras, tachuelas, etc,.- en las diferentes zonas disponibles y combinarlos hasta dar con la cazadora que más guste. Además, nuestro trato con el cliente es muy cercano y muchas veces les damos soporte tanto telefónico como a través del chat que tenemos disponible en la web, para asesorarles y ayudarles en cualquier duda que les puede surgir durante el proceso de personalización.

¿Dirían que la personalización es una nueva tendencia? ¿Es únicamente posible para un público exclusivo?

Alicia: Sí, pensamos que la personalización es una tendencia de consumo. Nosotras no queríamos ser una marca más, queríamos ofrecerle un valor añadido y diferencial a nuestros clientes. Está claro que la personalización y la exclusividad son dos factores que el mercado está demandando, y quisimos incorporar estos conceptos  a nuestra marca de cazadoras. Queríamos que nuestro cliente se sintiera identificado de verdad con las prendas y la mejor forma de hacerlo era dándole la opción de involucrarse en el proceso de diseño de su propia chaqueta a través del configurador. Lo que realmente nos motiva y nos hace ilusión es que nuestro cliente se sienta realmente identificado con la cazadora que recibe en su casa. Nos hace mucha gracia que, partiendo de una misma prenda base, salgan cazadoras tan diferentes y tan acordes con la personalidad de cada uno. Ese es nuestro verdadero valor diferencial, nuestro ADN, y lo que nos motiva cada día.

¿Su marca cumple con las premisas del consumo responsable?

Silvia: Desde luego, nuestra marca no es de compra impulsiva, no se trata de una marca fast fashion… nos podríamos posicionar más como slow fashion o marca de nicho, donde la compra pensamos que es más meditada. El hecho de que nuestro cliente se involucre en el proceso de diseño hace que piense mucho mejor su compra, haciendo que ésta sea más responsable y meditada. Además, nuestras prendas pueden considerarse más atemporales y más duraderas ya que no nos regimos estrictamente por las tendencias, sino por diseños más atemporales y la calidad tanto de las prendas como de los acabados. Nuestras cazadoras son prendas para toda la vida.

“Nuestras cazadoras son prendas para toda la vida”

¿Dónde podemos encontrar puntos de venta de The Rootz?

Carla: Actualmente, se puede adquirir The Rootz a través de nuestra página web. Sin embargo, consideramos imprescindible estar presentes en puntos de venta físicos para que nuestros clientes nos conozcan mejor, se prueben y se cercioren de la calidad de nuestros productos. Todavía no somos una marca muy conocida -aunque poco a poco nos vamos haciendo nuestro hueco- y, por eso, tenemos que generar esa confianza y seguridad que da el punto de venta. Durante los últimos meses hemos estado presentes en el concept store elParacaidista (Madrid) y la verdad es que nos ha funcionado bastante bien. Tener un sitio físico siempre genera confianza y además da la oportunidad de que se puedan probar y de darte a conocer a un público nuevo, al que no has alcanzado a través del universo digital… así que nuestra estrategia para 2019 es el punto de venta… ¡Ya os iremos informando! Además, cuando nuestras clientas ven las chaquetas, las tocan y se las prueban, se las quieren quedar.

“Nuestra estrategia para 2019 es el punto de venta”

¿Qué balance hacen desde la creación de The Rootz?

Alicia: Desde que lanzamos la marca en noviembre de 2017, podemos hacer un balance muy positivo. Es complicado emprender en cualquier sector y en la industria de la moda más aún. Se trata de un sector muy competitivo y donde surgen continuamente nuevas firmas y nuevas ideas de negocio. Por otro lado, es muy complicado competir con las grandes cadenas de moda que venden a precios muy competitivos. El cliente está muy acostumbrado a precios low cost, a grandes volúmenes y a una gran velocidad en la reposición y cambio de prendas.

The Rootz no pretende competir en este mercado. Es prácticamente imposible para una firma nueva y pequeña como la nuestra. Nuestro mercado es otro, de nicho, y nuestra propuesta de valor para el cliente es la personalización, la posibilidad de poder hacerse una prenda exclusiva, diferente y única, involucrarle en el proceso de creación y que se divierta creando con nuestro configurador.

Poco a poco vamos viendo cómo cada vez nos va conociendo más gente, cómo nuestros clientes están satisfechos con sus compras -lo cual suele genera siempre otra venta-, cómo vamos creciendo cada vez un poquito más… así que, a pesar de las dificultades, creemos que vamos por el buen camino.

¿Cuáles son sus proyectos a corto y largo plazo?

Silvia: Nuestro siguiente reto es lanzarnos al modelo de “chico”… De cara a primavera seguramente tengamos alguna novedad en este sentido.

María Cano Rico

Tags:
0 shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo