Primeros pasos de mujer por el espacio

Es preciso observar que de los aproximadamente 500 astronautas que han logrado salir al espacio, solo el 10% son mujeres. Pero esta cifra fue desafiada por Svetlana Yevgenyevna Savitskaya hace 34 años.

– Svetlana nació en Rusia, concretamente en Moscú, el día 8 de agosto de 1948. Su padre Yeveniy Savitsky destacó como diputado comandante de defensas aéreas soviéticas durante la segunda guerra mundial. Ella, al alcanzar una edad temprana, mostró un enorme interés por la aviación debido a las grandes influencias de su padre.

Cuando cumplió los 20 años, ya había saltado 400 veces en paracaídas y en el campeonato mundial de acrobacia había logrado el primer puesto.

Posteriormente en 1972 se licenció en Ingeniería en el instituto Moscow Aviation. Una vez obtenido el título, quiso ofrecerse para piloto de prueba. Al proponerlo fue aceptada y consiguió volar mas de 20 tipos de aeronaves a lo largo de los años. Svetlana tenía un don para la aviación y se veía reflejado en sus registros. Había conseguido superar los récords de muchas aviadoras del momento en velocidad y altitud.

Ocho años más tarde, fue seleccionada para unirse al programa espacial soviético. A medida que trabajaba, comenzó a capacitarse para colaborar con la astronave Soyuz y la nave espacial Salyut.

La vida de Svetlana dio un giro cuando el 19 de agosto de 1982 forma parte de la misión Soyuz T-7, la cual correspondía a la estación espacial Salyut 7. Así, se convertía en la segunda mujer en viajar al espacio exterior.

Pero su aventura no había terminado cuando dos años más tarde, regresó al espacio el 25 de julio colaborando con Salyut 7 de nuevo. Esta vez, salió de la estación espacial y con un gran coraje y dedicación participó en experimentos de soldadura en el casco exterior de la estación. Permaneció fuera durante un tiempo exacto de 3 horas y 35 minutos. Svetlana se había convertido en la primera mujer en pasear por el espacio.

Savitskaya hizo una transición a la política repentina y fue elegida para la Duma como miembro del partido comunista. Siguió trabajando en el partido hasta que fue ascendida al cuarto mayor puesto de este.

La vida de Svetlana fue un claro ejemplo de perseverancia y desafío a uno de los comportamientos más crueles, el machismo. A pesar de todo ello, la sociedad comenzó a darse cuenta de que las mujeres también pueden lograr cosas increíbles. Y esto se puede ver reflejado en los premios que recibió, como 16 medallas de deporte en la URSS y 1 medalla espacial. Svetlana ha aportado un granito de arena a la mujer, junto a muchas otras que poco a poco van construyendo un mundo de igualdad.

Andrea Morales De Giles

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Periodismo
Constructivo